Arxius de Marruecos | Diari La República Checa

REDACCIÓ10 Desembre, 2020
sahara.jpg

Ha perdido las elecciones pero Donald Trump es presidente hasta el próximo 20 de enero y, como han hecho sus antecesores, el líder de Estados Unidos piensa ejercer hasta el final en especial en materia de política exterior para dejar su impronta, en este caso en un dossier con ramificaciones que alcanzan al norte de África y España.

“Hoy he firmado una proclamación que reconoce la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental”, ha anunciado Trump vía Twitter a las once de la mañana, hora local de Washington, una posición que rompe con la política tradicional de Estados Unidos sobre la cuestión. “La propuesta de autonomía de Marruecos, seria, creíble y realista, es la única base para una solución justa y duradera para la paz y la prosperidad”, ha argumentado el mandatario estadounidense en funciones.

Conseguir el apoyo de Washington a sus reclamaciones sobre el Sáhara es un valioso soporte para Rabat de cara a hacer valer su posición ante el resto de la comunidad internacional.

“Nuestros dos grandes amigos, Israel y el Reino de Marruecos, han acordado mantener relaciones diplomáticas plenas, un enorme avance para la paz en Oriente Medio”, ha celebrado Trump. Marruecos, recuerda, reconoció la independencia de Estados Unidos en el año 1777 y “por lo tanto es adecuado que nosotros reconozcamos su soberanía sobre el Sáhara Occidental”, explica Trump en su último tuit sobre el tema, plagados de mayúsculas para enfatizar la gran amistad con ambos países y su convicción de que este es el único camino posible para la paz en Oriente Medio.

La Casa Real marroquí ha confirmado su intención de restablecer las comunicaciones y relaciones diplomáticas con el Estado judío y ha celebrado el gesto de Estados Unidos: “una toma de posición histórica”, ha celebrado Mohamed VI, reza el mensaje oficial, que confirma la “marroquinidad” de Sáhara. El restablecimiento de los lazos con Israel se materializarán en “la reapertura de las oficinas de enlace en los dos países” encargadas de promover la cooperación económica y tecnológica (no hablan de consulados o embajadas), así como la puesta en marcha de conexiones aéreas directas.

El acuerdo fue cerrado anoche en una conversación telefónica entre Trump y el rey de Marruecos, Mohamed VI, según han informado la Casa Blanca. El objetivo es “ampliar la colaboración económica y cultural para avanzar en la estabilidad de la región”. En los últimos meses, otros tres países árabes han acordado normalizar sus relaciones diplomáticas con Israel. Primero fueron Emiratos Árabes Unidos y Baréin y, posteriormente, en plena campaña electoral americana, Sudán.

La noticia ha pillado a la ministra de Exteriores de España, Arancha González Laya, en Ramala. “Damos la bienvenida a esa normalización como hemos dado la bienvenida a todas y cada una de las normalizaciones que han tenido lugar en estas últimas semanas, como no podía ser de otra manera”, ha declarado. “Ahora bien, queda por resolver la paz entre israelíes y palestinos y queda por resolver la cuestión del Sahara Occidental, y en ambos casos la posición de España es muy clara: respeto a las resoluciones de Naciones Unidas para buscar una vía de resolución también a esas dos cuestiones”.

El Frente Polisario ha hecho lo único que cabía esperar, condenar el movimiento de Trump, opuesta a sus aspiraciones. “La decisión de Donald Trump no cambia la naturaleza jurídica e histórica del Sáhara Occidental. Ahora lo que se refuerza es la voluntad del pueblo saharaui, bajo el liderazgo del Frente Polisario, para intensificar su lucha y resistencia a fin de lograr la total independencia de la República Árabe Saharaui Democrática, estado fundador y de pleno derecho de la Unión Africana”, declaró a la agencia Efe el representante saharaui ante la Unión Europea, Oubi Bachir.

El gobierno israelí, por su parte, ha aplaudido el movimiento de Washington. “Siempre creí en esta paz, siempre trabajé por esta paz y ahora se materializa ante nuestros ojos”, ha dicho Netanyahu durante una ceremonia de la festividad judía de Janucá. “Nunca nos olvidaremos de esto”, ha añadido el mandatario hebreo de los “increíbles esfuerzos” de Trump por “traer la paz a Israel”.

PUBLICITAT


REDACCIÓ15 Novembre, 2020
sahara-marruecos_valencia.jpg

En Tarragona, se han extremado las medidas oportunas per evitar que pase lo mismo que en Valencia. 

La situción es muy tensa. Les consecuencias pueden resultar imprevisibles y muy tragicas. En el Consulado de Marruecos en Valencia ha ondeado este domingo la bandera de la autodenominada República Árabe Saharaui Democrática.

El simbolo nacional utilizado por el Frente Polisario ha sido colocado – en sustitución de la marroquí – por un grupo de manifestantes convocados tras el fin de alto el fuego mantenido desde 1991 con una declaración de guerra por la liberación del Sáhara Occidental.

El Gobierno de España ha condenado “categóricamente” esta acción y cualquiera “que contravenga los principios y valores de las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares de 1961 y 1963, de las que es parte y firme valedora”. Por ello, ha mostrado rechazado “con rotundidad” a la retirada de la bandera marroquí durante la concentración convocada por la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el Pueblo Saharaui de la Comunidad Valenciana.

Los manifestantes, concentrados frente a la sede del Consulado General de Marruecos en Valencia, han trepado el pórtico del edificio, donde ondeaba la bandera marroquí.

Esta ha sido retirada y sustituida por la de la polisario, “violentando de este modo la inviolabilidad, integridad y dignidad de la sede consular”, según ha valorado el ejecutivo de Pedro Sánchez en su primer pronunciamiento tras la declaración de guerra del Frente Polisario contra Marruecos.

PUBLICITAT


REDACCIÓ6 Novembre, 2020
saloua_bichri.jpg

El 6 de noviembre no es solo una fecha que el pueblo marroquí recuerda cada año. Es una conmemoración de un acto de una de las etapas de una lucha nacional liderada por los marroquíes para completar su independencia y la integridad territorial del país, en definitiva, una orgullosa memoria colectiva.

La Marcha Verde fue y seguirá siendo el símbolo absoluto de la simbiosis que une indisolublemente al Trono y al pueblo. Es una prueba de que, juntos, el Rey y el pueblo de Marruecos son capaces de afrontar los retos de la Nación.

En este día de conmemoración, os relato sucintamente lo más relevante del significado de este gran hecho histórico marroquí.

El 16 de octubre de 1975 el dictamen de la Corte Internacional de Justicia declaró que el territorio no era terra nullius durante la colonización. En cuanto a la segunda pregunta, la CIJ reconoció “la existencia, en el momento de la colonización española, de vínculos legales de lealtad entre el Sultán de Marruecos y algunas de las tribus que vivían en el territorio del Sáhara Occidental”.

Sobre la base de la opinión de la Corte Internacional de Justicia, el Rey Hassan II podía entonces tomar la histórica decisión de convocar al pueblo marroquí a una Marcha Verde (al Massira al khadra) para tomar posesión de su territorio.

Así, el difunto Rey Hassan II anunció la organización de la marcha pacífica más grande de nuestra historia, la Marcha Verde en la que participaron 350.000 marroquíes. Esta marcha permitió la liberación de las provincias del sur y la reintegración de nuestros compatriotas saharauis a la patria.

De esta forma puso fin a casi tres cuartos de siglo de colonización y permitió a nuestro país completar su integridad territorial dentro de sus fronteras meridionales. Con una sola voz, los marroquíes escribieron un capítulo esencial de la historia de Marruecos que está destinado a ser indivisible. Y desde entonces, la Marcha Verde ha sido parte integral de la identidad de un pueblo para renovar un pacto de unión y recordar que la integridad territorial es una realidad histórica para nuestro pueblo.

El evento de la Marcha Verde es un hecho social y psicológico por excelencia, es el evento insignia que vivieron los marroquíes tras la independencia. El 5 de noviembre de 1975, el Rey Hassan II dirigió un discurso a los voluntarios que iban a participar en esta marcha, diciendo: “Mañana cruzarán la frontera. Mañana comenzarás tu Caminata. Mañana pisarás una tierra que es tuya. Sentirás las arenas que son tuyas. Mañana abrazarás un suelo que es parte integral de tu querido país”.

El número de participantes fue equivalente al número de nacimientos en Marruecos durante este período. De hecho, no fue difícil para el Rey convencer a los ciudadanos marroquíes para que se trasladaran al Sahara, consolidando aún más la relación estrecha entre el Trono y el Pueblo.

Equipado con la única fe en la justicia de su causa y blandiendo el Sagrado Corán y la bandera nacional, una marea humana de 350.000 voluntarios civiles, procedentes de todas las regiones del Reino, respondió al llamado lanzado por el difunto SM Hassan II y convergieron, con toda serenidad, hacia Tarfaya en una verdadera ilustración de la perfecta simbiosis entre un Rey dirigente y un pueblo valiente.

Esta marcha también atestigua el ingenio de un Rey unificador que triunfó de manera civilizada y pacífica gracias a una firme convicción en el derecho a la recuperación de las provincias del sur, a hacer izar, el 28 de febrero de 1976, la bandera nacional en el cielo de Laâyoune, anunciando así el fin de la presencia colonial en el Sahara marroquí. Así demostró al mundo entero la firme voluntad de este pueblo valiente de realizar sus objetivos rompiendo las fronteras artificiales entre los hijos de una misma Patria.

Finalmente, la Marcha Verde allanó el camino por la firma del Convenio de Madrid del 14 de noviembre de 1975, por España, Marruecos y Mauritania, estableciendo las modalidades de retrocesión de territorios antes de febrero de 1976.

Esta es la historia tal y como sucedió, más allá de que diversas interpretaciones sobre el hecho en si mismo hayan llevado este proceso de unificación a largas negociaciones internacionales de forma que garanticen la necesaria paz, estabilidad y seguridad de la zona, el derecho al bienestar y desarrollo de nuestro pueblo, así como a una equilibrada y respetuosa relación  con los países vecinos.

Saloua BICHRI
Cónsul general de Marruecos en Tarragona, Lérida y Aragón

 


REDACCIÓ11 Març, 2020
saloua_cara-1280x960.jpg

Saloua Bichri es la primera mujer que ejerce las funciones de cónsul general de Marruecos en Tarragona, Lleida y Aragón. Es una defensora nata de los derechos de la mujer. Entiende que la cultura, la religión o el origen no pueden ser motivo para alimentar discriminaciones. Considera que la cultura y el respeto mutuo son los mejores ingredientes para nortear la coexistencia i la convivencia entre los dos pueblos. La diplomática agradece el cariño que ha recibido de las autoridades. Su gran objetivo es dar a conocer su país y acabar con algunos estereotipos que están fundados, muchos de ellos, en el desconocimiento. Saloua Bichri que ya dejado huella a Tarragona por su personalidad trabaja de forma incansable para mantener la hermandad entre Tarragona i Marruecos, alejada de las polémicas políticas. Cree que el respeto y el cariño superan todas las dificultades y generan Paz.

Hace un poco más de un año que ejerce las funciones de cónsul general de Marruecos en Tarragona. ¿Cómo definiría su estancia aquí?
En primer lugar, agradezco a mi ministro, el Sr. Nasser Bourita, que haya depositado la confianza en mi para ejercer éste cargo, al igual que al gobierno de España y al de Cataluña y Aragón que me han acogido con confianza y generosidad. Mi trabajo en este tiempo se ha centrado en hacerme una composición de lugar, en escuchar y atender las demandas de la comunidad marroquí, así como en mantener un diálogo permanente con las autoridades locales, civiles e institucionales ante las que estoy acreditada como representante de mi país.

Si tuviera que concretar mi experiencia, le diría que es tremendamente positiva, enriquecedora y fructífera en el acercamiento y conocimiento de nuestros pueblos entre sí.

Desde el primer día, he abierto las puertas de este Consulado General a todos, de forma que tanto nuestros compatriotas marroquíes como nuestro entorno social, político y cultural supiese que nuestras oficinas están al servicio de los y las ciudadanas y que, aparte de ser un espacio administrativo por su propia naturaleza, es también un espacio para la convivencia, el dialogo y el conocimiento mutuo.

Cuáles son las principales preocupaciones y reivindicaciones de los ciudadanos magrebíes, en Tarragona?
No sé exactamente la situación de los ciudadanos magrebíes que, como sabe, aparte de Marruecos, el Magreb lo componen otros países del Norte de África. En concreto y en lo que a mis compatriotas marroquíes se refiere, le puedo decir que los problemas más acuciantes, al igual que para los españoles, son los derivados del trabajo, la vivienda, la salud, la educación y naturalmente el cómo afrontar las diferencias culturales, sociales, religiosas y de convivencia cotidiana entre vecinos.

Si ambas sociedades hacemos el esfuerzo de conocernos, sobra cualquier adaptación ya que el respeto y el conocimiento serían suficientes para una mayor y mejor convivencia

Naturalmente afrontamos estas demandas informándoles lo más exactamente posible sobre sus derechos y obligaciones en este país, y en su caso acompañándoles en los tramites administrativos ante las autoridades locales, ya que no en pocas ocasiones a los problemas generales se suman los de conocimiento del idioma o de normas o costumbres que lógicamente a veces son diferentes a las nuestras.

¿Cuál es la principal misión de su equipo en Tarragona?
Nuestro personal está muy familiarizado con su entorno, lo que hace que su misión sea muy eficaz en la resolución de problemas y demandas de nuestros compatriotas. Además, ejercen una buena labor de interlocución y mediación en toda clase de situaciones, incluso en las que son delicadas o que requieren una alta profesionalidad. En ese sentido, su asesoramiento y acompañamiento hacen que mi misión esté a la altura de lo que mi país espera de mi labor aquí.

Apuesta por la Cultura
Usted apoya mucho la Cultura entre los dos pueblos, ¿cree que es importante para su cohabitación?
Yo le pediría que le ponga “apellidos” a la cultura y verá la inmensa riqueza que contiene, porque es un conjunto de bienes materiales espirituales, patrimonio de las civilizaciones y sociedades que nos la han llegado de generación a generación. Hay una cultura de la lengua, de los modos de vida, de las costumbres, de las tradiciones, de los valores, del conocimiento, del deporte, hay cultura culinaria, hay industria cultural, hay tal riqueza en la Cultura que estoy convencida que su valor más preciado es la de ser generadora de la Paz.

Y sin Paz, como bien sabe, no hay progreso y por consiguiente la Cultura debe ser promocionada en todas sus múltiples facetas desde todas las instituciones, todas. En este sentido toda inversión será poca porque la riqueza que nos proporciona es generadora de los más altos valores de la Humanidad.

El día 13 de marzo organiza un encuentro para celebrar el Día de la Mujer. Marruecos tiene muchas mujeres cónsules en España e incluso una Embajadora. ¿Eso significa que su país está apostando también por dar a la mujer el papel que se merece en una sociedad moderna?
Ya el pasado año celebramos en Tarragona el Día de la Mujer y fue un éxito total que nos desbordó en participación, emoción y convivencia entre ambos pueblos. Por ello, este año queremos repetir y aportar una vez más nuestro compromiso con la sensibilización de nuestras sociedades de forma que pongamos en valor el trabajo de la Mujer y su aportación al bienestar y desarrollo de la sociedad.

La nueva Constitución de Marruecos del 2011, ya recoge en su Artículo 19 la igualdad de género y en su preámbulo proclama que se compromete a combatir y a prohibir toda discriminación hacia cualquiera por razón de sexo

Si no me equivoco, Marruecos tiene más personal diplomático femenino destinado en España que España en Marruecos, por lo que en ese sentido nuestro país no hace una apuesta como tal, sino que hace una política activa que ya hace años Su Majestad el Rey Mohammed VI está llevando a la práctica en todos los campos de la administración marroquí.

La nueva Constitución de Marruecos del 2011, ya recoge en su Artículo 19 la igualdad de género y en su preámbulo proclama que se compromete a combatir y a prohibir toda discriminación hacia cualquiera por razón de sexo.

¿Cuáles son las principales dificultades para que la mujer musulmana se adapte a nuestra sociedad?
Yo quitaría las palabras “dificultad” y “adaptación”, y comenzaría diciendo facilidades y respeto mutuo por lo y el diferente, ya que con ello facilitamos de entrada la convivencia.

En primer lugar, somos mujeres y debería no importarnos si somos musulmanas o cristianas, ya que aparte del culto religioso que, como sabe, forma parte del mismo tronco, poco o nada nos diferencia en cuanto a la condición de mujer se refiere.

Somos mujeres y debería no importarnos si somos musulmanas o cristianas

¿No sería mucho mejor hacer un planteamiento desde lo que nos une como mujeres? ¿Esa adaptación a la que usted alude no sería más enriquecedora vista como una complementariedad de dos culturas? Fíjese que si une desde el respeto mutuo el conocimiento de unas y otras el resultado es una suma de riqueza cultural privilegiada que pueden tener ambas sociedades.

Si ambas sociedades hacemos el esfuerzo de conocernos, sobra cualquier adaptación ya que el respeto y el conocimiento serían suficientes para una mayor y mejor convivencia.

Acojida fantástica
Usted es la primera mujer cónsul en Tarragona, ¿Ha sido fácil integrarse, ¿La han acogido bien?

Si bien es importante ser la primera, lo crucial es que no sea la última y en eso concentro también mi esfuerzo personal y profesional.

En mi caso ya había tenido experiencia profesional en España y por consiguiente mi llegada aquí no ha tenido el más mínimo problema para habituarme al ritmo local. No se trata de integración que pienso es una acepción de asimilación, algo que en la sociedad del siglo 21 creo que debemos superar. En ese sentido la acogida ha sido fantástica y el respeto que desde la diferencia me otorgan cada día tanto los y las tarraconenses como mis compatriotas hacen que me sienta una marroquí orgullosa de serlo y de compartirlo con los que me acogen, rodean y aprecian.

¿Qué consejos le daría a españoles y marroquíes para que la convivencia y coexistencia sean más fáciles?
Viajar y conocer.

Concurso literario
¿Qué proyecto le gustaría llevar a cabo como cónsul y que fuera benéfico para todos sus compatriotas que viven en la provincia?

Sí que me gustaría llevar a cabo proyectos. Uno de ellos es pensado para jóvenes marroquíes y españoles y se trata de una ruta cultural. Este proyecto pretende, a través de un concurso literario, seleccionar a un grupo de jóvenes marroquíes que viajaran a España y españoles que viajaran a Marruecos para realizar una ruta cultural.

Para jóvenes españoles lo tengo claro, tendré que determinar la ‘’ Rihla de Ibn Batuta’’ (viajero árabe) y establecer el programa del viaje en Marruecos. Se pretende involucrar a los jóvenes marroquíes y españoles a debatir con creatividad y originalidad sus problemas actuales a través de una figura que pertenece al imaginario colectivo.

En la vida cotidiana de España, hasta no hace mucho, las mujeres también llevaban velo, incluso fuera de la propia liturgia religiosa

Para jóvenes marroquíes que vendrán de Marruecos, aún no lo tengo claro. Estoy pensando en una ruta en Cataluña, la de una figura universal.

Al finalizar estas dos rutas, se organizaran en Marruecos y en España una exposición itinerante (fotos y textos) que refleje los sentimientos y experiencias de los jóvenes participantes a estas rutas.

Hay personas que se sorprenden en ver a una cónsul más ‘europeizada’. Puede que algunos esperaran verla con pañuelo. …. ¿Cómo se puede acabar con estos estereotipos?
¡En este país ver a una mujer dirigiendo ya no debería sorprender a nadie! No obstante, no comparto que se me tilde de ‘europeizada’, ya que sería como admitir que como marroquí mi Cultura es inferior a otra, algo que forma parte de esos estereotipos a los que usted alude y que compartirá conmigo que no se deben ni se pueden admitir.

Es lo mismo que si piensan que debería llevar pañuelo para cubrir mi pelo, algo que una mujer en Marruecos puede optar por hacerlo o no. A estas valoraciones quizá convendría hacerlas reflexionar en la propia Historia de la Cristiandad, donde todas las imágenes de la Virgen María aparecen con velo, por no decir que, en la vida cotidiana de España, hasta no hace mucho, las mujeres también llevaban velo, incluso fuera de la propia liturgia religiosa.

Si usted viaja hoy por Marruecos, y sé que ya lo ha hecho en varias ocasiones, verá que lo que le estoy diciendo sobre el uso del velo está equilibrado entre llevarlo o no llevarlo.

Por ello, insisto una vez más en recomendar viajar y conocer, y si esto por el motivo que sea no es posible, acercarse y convivir con los que son diferentes y que tenemos aquí, hará que estos prejuicios desaparezcan de nuestro imaginario.

 




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter