SERGIO PÍRIZ: (El Gobierno de Ricomà) tiene una visión de pueblo

Ciudadanos atraviesa una situación complicada a todos los niveles. En las pasadas elecciones del 14-F sufrieron una importante bajada de escaños que les ha dejado con tan solo 6 parlamentarios. 

En Tarragona, uno de los 4 regidores de la formación naranja abandonó esta para ser diputado con el Partido Socialista, mientras que otros 2 dejaron Ciudadanos manteniendo su cargo en el Ayuntamiento. En este delicado contexto entra en escena el nuevo regidor del partido naranja, Sergio Píriz, quien sustituirá a Francisco Domínguez en el consistorio tarraconense. En esta entrevista conversamos con Píriz para saber más sobre su visión de Ciudadanos y del contexto político de la ciudad.

 

Antes que nada darle la enhorabuena por su recién consagrado cargo como regidor.

¡Gracias!

¿Qué está pasando en Ciudadanos?
Bueno, a nivel municipal, que es dónde yo tengo más conocimientos, decir que la formación ha sobrevivido a una serie de cambios. Es verdad que son cosas que con el tiempo he visto y que van pasando: decisiones personales de cada uno de los miembros, unos para irse a otros partidos y el resto para seguir. Al que se vaya a otro grupo político, pues evidentemente una sorpresa porque no lo esperábamos, pero cada uno toma su camino. Respecto a las otras dos personas sí que pedimos su acta conforme firmaron el pacto ético con Ciudadanos antes de entrar en el mismo. Más que nada porque ellos entraron con unas siglas y si dejan estas -que es totalmente respetable- pues que como mínimo dejen el acta para que puedan entrar otros compañeros.

¿Y a nivel general de Ciudadanos?
No sabría decirle, pero bueno, también son tiempos difíciles, de una gran polarización en el que los extremos y los populismos cobran fuerza junto con los partidos mayoritarios y nos complica al resto de formaciones. Y seguramente habremos tenido errores propios que ya entran en un análisis de arriba de Ciudadanos que a mí se me escapa.

¿Cómo calificaría la situación de su partido con un solo adjetivo?
Reto. Porque es obvio que es una situación difícil, no vamos a engañarnos, pero a la vez es un reto porque nos está permitiendo volver a los orígenes de lo que éramos. Yo estoy afiliado desde hace 6 años, pero soy simpatizante desde los inicios de Ciudadanos hace 15 años. Por eso creo mucho en el ideario de este partido liberal de centro, aunque parezca que esto ya no existe. Podemos aprovechar todo lo que teníamos al principio: formación cercana a la ciudadanía, útil, sobre todo luchadora contra la corrupción y que puede adoptar varias políticas según la decisión que más beneficie a la población.

¿Cree que Ciudadanos es una marca desgastada?
¿Desgastada? No, creo que no. En cuanto a las siglas yo no me atrevo a entrar porque eso depende más de aquel que sabe de marketing político, pero yo creo que el espacio de centro-liberal existe. Posiblemente tendremos que seguir mejorando y trabajar en la comunicación para que llegue mejor nuestro mensaje.

¿Qué le gustaría cambiar de Ciudadanos?
Ningún cambio radical. Yo creo que la línea en la que vamos ahora es la adecuada. Se está apostando más por el municipalismo. Se está recibiendo un feedback mayor de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo, hacia las bases. Yo creo que es algo que se está mejorando y que todavía podemos trabajar en ello mucho más para tener una mejor base y -con ella- seguir creciendo.
¿Qué es lo que puede aportar Sergio Píriz en el Ayuntamiento para la ciudadanía?
Yo llevo 5 años y medio desde que entré como asesor en el grupo municipal, y mi labor ha sido siempre preparar informes y estar al lado de los concejales. Pero mi trabajo ahora será seguir trabajando en este, pero dando un paso adelante entrando en primera línea y colaborando con el equipo. Hay un grupo muy importante dentro de la formación y teniendo en cuenta a la multitud de afiliados con ganas de hacer cosas y trabajar. Yo tendré más visibilidad, pero seguiré continuando con el trabajo que se ha ido realizando en estos años desde otro punto de vista.

¿Ha recibido consejos de su predecesor, Francisco Domínguez?
Yo con él mantengo una buena relación y sí, he podido hablar con él en alguna ocasión. Podría decirme muchas cosas porque él tiene mucha experiencia, pero me quedo con que haga mi propio camino, que tenga calma porque en la política también hay que mirarla con perspectiva, trabajar duro, no perder el norte y que él siempre estará a nuestra disposición. Tanto él como otros compañeros siempre nos han inculcado que hay que mirar más allá del Ayuntamiento, hacia la ciudadanía; y entender para qué sirve realmente el partido.

¿Cómo es su relación con su compañera en el grupo municipal, Lorena de la Fuente?
Muy buena, porque aparte de compañera es amiga. Tenemos una relación muy fluida y nos complementamos muy bien. Tanto uno como otro hablamos y nos escuchamos, entre nosotros y a los asesores. Es la persona ideal para trabajar, metódica, y con una gran capacidad de liderar proyectos. Así que estoy encantado de estar a su lado.

Termine la siguiente frase: Cuando termine la legislatura, quiero que se me recuerde por…
Ser una persona útil que ha trabajado por los ciudadanos, y que ha sido honesto y humilde.

¿Cuál es el objetivo de Ciudadanos en lo que queda de legislatura?
Tener estabilidad, algo que creo que tendremos a partir de ahora, y reestructurarse para cada semana o mes listar aquello que queremos hacer. Al final lo que perseguimos es llegar a la ciudadanía. Nosotros no hemos cambiado, nuestro proyecto de ciudad sigue siendo el mismo: luchar contra la inseguridad, mirando el apartado social y no solo el policial; el plan de choque de barrios, trabajando individualmente para cada zona de la ciudad; el tema de la limpieza; dinamizar el comercio; promocionar el turismo…

Sabemos que este último año no podemos contarlo, pero creemos que hay mucho que mejorar en este sentido. Sin ir más lejos, en FITUR no había un stand propio para Tarragona. Con todo el respeto, pero nosotros tenemos aspectos diferenciales para no ir junto con el resto de la Costa Daurada. Debemos dejar de ser los de al lado de PortAventura que tienen 4 piedras y poco más. También priorizar temas como la búsqueda de un gerente de Turismo, que parece que el Gobierno actual no le dé mucha importancia, y que ya será el segundo verano que estaremos sin uno.

También los cambios en esta regidoría, el alcalde ha pasado a ser el nuevo presidente del Patronato y puede generar dudas. No por su validez o capacidad, sino porque hasta ahora manejaba Cultura y ambos son departamentos cruciales para Tarragona, además es el alcalde, y es complicado que pueda llegar a todo ello. Además parece que ahora se empiece de cero. Sabemos de la calidad de nuestro producto y está bien tener un buen análisis, pero parece que se haya esperado hasta ahora para realizarlo. Es preocupante.

Hablaba usted de comercio…
Sí, realmente es muy complicado. Sabemos que hay muchos negocios que no volverán a levantar la persiana, por la pandemia y por lo que vino antes, pero hay que buscar medidas. Vamos muy retrasados en demasiadas cosas. Por ejemplo, los bonos comerciales en Reus ya van por la tercera edición y están funcionando y generando mucho dinero. Aquí dejamos la primera tirada para septiembre. Vamos muy atrasados. Cabe añadir que no son solo cosas de este ejecutivo municipal, también hay algunas que se arrastran del anterior. Ejemplo de ello son las terrazas, que se han regulado de forma especial por la covid, pero que desgraciadamente se lleva trabajando en una ordenanza de terrazas desde los últimos 5 años.

Son muchas cosas que no son culpa de este gobierno, pero igualmente en dos años no se ha puesto ninguna solución al respecto. Ha habido este año de pandemia, pero antes hubo otro normal y ahora de nuevo y el problema es que no vemos una capacidad de liderazgo. No dudamos de que trabajen por el bien de la ciudad, pero de momento parece que les queda un poco grande.

Precisamente: ¿Qué proponen para disminuir la inseguridad?
Por un lado apostaríamos por ampliar las plantillas; mejorar la coordinación entre Mossos y Guardia Urbana; instalar cámaras en puntos calientes; y por otro lado mirar bien el aspecto social de algunos sectores. Solos no podemos, tiene que ayudar también la Generalitat para poder atajar el problema de raíz.

¿Cómo valora estos dos años de gobierno de Pau Ricomà?
Desaprovechados. Siempre con el asterisco del virus, ya que es evidente que es una gestión muy complicada, pero aun así estamos llegando tarde a demasiadas cosas. Nosotros hemos dado apoyo a muchos cambios en cuanto a modificativos de crédito y demás porque creemos que había de estar al pie del cañón en un momento tan difícil.

Respecto a la situación del Ayuntamiento: ¿Qué opina de la ampliación de Gobierno?
Hombre, creemos que se ha generado una inestabilidad muy grande. Se han conseguido más manos, pero a la práctica la inestabilidad es todavía mayor. Ahora ya hemos visto que el primer gran proyecto de 

Esquerra, el Consell de Districtes, se ha tirado atrás, con lo cual está claro que algo no se ha hecho bien. Han querido mirar algún tipo de idea que desconocemos para juntar a Junts con la CUP, pero como mínimo ya han suscitado un problema con En Comú Podem, un tránsfuga se ha quedado en el limbo. Además, se ha generado incertidumbre en cuanto a temas importantes de la ciudad como el urbanismo, patrimonio o turismo. Entre partidos con idearios tan diferentes como la CUP y Junts… Nos crea incertidumbre sobre la gestión que se hará de la ciudad.

¿Usted está a favor o en contra del proyecto Hard Rock?
Partimos de la base de que es un proyecto de territorio. No creemos que haya que cerrarse a este tipo de planes que pueden ser dinamizadores, pero tiene que estar bien ideado y cumplir todos los requisitos. Pero tampoco se deben cerrar puertas, ya que a menudo por políticas muy extremas o populistas se quieren abandonar oportunidades. Esa no es la solución.

Ciudadanos siempre ha obtenido más votos en los barrios de Tarragona como Poniente. ¿Cómo conseguirán traspasar ese éxito al resto del municipio?
Nosotros trabajamos para toda la ciudad. Tenemos los mismos objetivos, aunque hay zonas que tienen problemáticas muy concretas. Yo creo que al final lo lograremos si sabemos comunicar bien nuestro mensaje, siguiendo la línea de acercarnos a la calle. La clave está en escuchar a las personas y transmitirles nuestras ideas sin fallar a su confianza. Es decir, cumplir aquello que nos comprometemos a hacer, en este caso desde la oposición. Por otro lado, mucha gente vota por inercia, es respetable, pero a veces es más laborioso cambiar el voto de los ciudadanos porque no miran más allá.

¿A qué cree que se debe el retraso con los bonos comercio? Al final serán nueve meses de retraso.

Yo quiero pensar que la intención es buena, pero yo creo que hay determinados aspectos a nivel de gobierno que van tarde porque se les escapa. Es bueno que escuchen, pero en muchas ocasiones quizás van con una idea un poco predeterminada o solo escuchan a un determinado sector y hay que escuchar realmente a todo el mundo porque a veces, se habla del pequeño comercio y se abandona a las grandes superficies, que son fundamentales para la ciudad. Nosotros cuando alguna vez hemos propuesto ser municipio turístico, se nos han echado encima.

En primer lugar es una opción, nadie obliga a que se abra un domingo. Es una posibilidad para poder abrirnos, porque al final no solo competimos entre nosotros como ciudadanos sino que lo hacemos con más ciudades. Creo que a veces nos falta una visión más global y en el mundo online, quiero decir, ahora mismo tenemos que estar muy a la vanguardia de todo. Por lo cual aquí hay que hacer un trabajo de optimización de los recursos, que también es trabajo del gobierno.

De hecho la cámara de comercio de Tarragona está a favor del municipio turístico, pero parece ser que pasan los años y no se aprueba.

Este tipo de gobierno está totalmente en contra. Creemos que se tiene una visión -desde el gobierno de Ricomà- de una línea un poco de pueblo, de que Tarragona es una ciudad muy pequeña y en vez de mirar hacia arriba, hacia adelante, apostar por la metropolitana… A menudo hay una falta de visión más global y una falta clara de liderazgo. Eso es fundamental y no lo tuvimos en el pasado, pero tampoco con el actual alcalde al que respeto profundamente como persona y político, pero no tiene esa visión y no sabe llevar la importancia de la capitalidad de Tarragona a nivel de Cataluña, porque la tiene. No nos podemos comparar al mismo nivel de Barcelona porque después estamos muy atrás de otras localidades como Hospitalet, Sabadell… Está ese miedo el continuar con políticas un poco más abiertas o más transversales, pero si la ciudad va muriendo afecta a todo el mundo.

Es igual que con el tema de los cruceros: si se trabaja bien, siempre se ha visto como una gran opción para el territorio, pero claro, si no lo aprovechamos al final lo acabaremos perdiendo. Si aquí ya nos cerramos la visión, evidentemente no podemos permitirnos todo y debemos aplicar una serie de controles a nivel técnico, a nivel ecológico… Pero hay que abrir la ciudad a más y tener mayor visibilidad.

¿Usted cree que Barceluña es real?

Desgraciadamente sí. Creo que hay mucho más centralismo con Barcelona que con Madrid, lo cual no significa que no tengamos claro que Barcelona es la capital, es la que tiene que tener el motor económico aunque últimamente lo está perdiendo un poco. Muchas veces se mira demasiado sobre el foco y se pierde la perspectiva del resto que parece que no existamos.

¿Qué opina de las regidurías que ha cogido la CUP en Tarragona (Cultura, Vivienda, Medio Ambiente y Juventud)?

Nos genera mucha incertidumbre porque creemos que posturas muy radicales o extremas son muy peligrosas y pueden causar perjuicios en la ciudad.

Muchos actos festivos están promocionados por la industria química. ¿Habrá conflictos entre la CUP y estos patrocinadores?

Está claro que hay que tener un control sobre la industria química y seguir investigando. La química es clave para el sector industrial y la ciudad. No debemos tener miedo hacia las empresas porque vivimos de la química, entonces es un sector que da un gran rédito a nuestra ciudad a muchos niveles. Así que cuidado con las posturas radicales en estos sentidos porque nos pueden llevar a problemas reales.

A nivel de vivienda…

Veremos si no afecta dentro del urbanismo o de unos planes que -de hecho- ya los hemos frenado. Desde dentro es muy preocupante y tampoco dudamos de las buenas intenciones, pero evidentemente estamos intranquilos y desde una política como la de la CUP y con sus socios de gobierno puede ser muy perjudicial para la ciudad.

¿Si se tuviese que quedar con alguna regiduría, con cuál se quedaría?

Yo creo que al final todo gira en torno a los asuntos económicos. Puede haber muchos departamentos con grandes planes, pero al final todo pasa por el señor Fortuny. Al final no sería la más apasionante, pero los proyectos que se ven más a priori, más arriesgados, si no funciona bien alrededor de los servicios generales, no funcionarían. A partir de ahí, se deben ir tomando decisiones para los diferentes departamentos.

¿O sea que se quedaría con la regidoría de Economía y Hacienda?

Yo hablo de lo que considero más importante y que a nivel de un municipal sería la clave para pivotar todo el alrededor. Esta permite llevar a cabo nuestros proyectos de ciudad.

¿Qué opina usted de los indultos?

Creemos que se ha tratado un engaño en muchos niveles. Es un engaño, primero del presidente Sánchez y del señor Illa hacia la ciudadanía, y luego también de los partidos Independentistas hacia sus propios votantes y sus propios seguidores. El independentismo es respetable también como cualquier otro ideal, pero a nivel estatal se está dando supervivencia al presidente Sánchez para seguir en el gobierno.

Es algo muy grave, una injerencia política legal que existe, pero creemos que a día de hoy debe aplicarse para algo muy excepcional, porque si no al final se convierte en una última instancia judicial. Los independentistas hablan de que esto es una corrección de la sentencia. Cada uno va siguiendo en sus puestos, en su línea, y mientras tanto los ciudadanos somos los que lo sufrimos realmente.

¿La independencia es un engaño? ¿Los indultos son un engaño?

Por un lado están los indultos, que son un engaño en el sentido de que se piensan como un idealismo. Desgraciadamente no se va a conseguir la concordia con ellos. ¡Ojalá! Y esto no se va a quedar aquí, el independentismo va a continuar y habrá todavía más enfrentamiento en la ciudadanía catalana. Lamentablemente la confrontación va a continuar y no depende de lo que hagamos nosotros.

Desgraciadamente no se va a conseguir la concordia con ellos (indultos)

Al final la ciudadanía lo que quiere es arreglar sus problemas diarios y si les dicen o les intentan convencer de que mejoraremos es normal que gente que lo esté pasando mal acabe comprando este discurso, pero habría que explicar realmente qué significa y cómo se tendría que llegar a ello. No creo que el ideario independentista sea algo que no exista, pero es algo que no es viable y ni mucho menos es la solución para cualquier problemática.

PUBLICITAT



PUBLICITAT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Informació bàsica respecte a protecció de dades
Responsable República Checa Press +info...
Finalitat Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimació Consentiment de l'interessat +info...
Destinataris Automattic Inc., EEUU per filtrar spam. +info...
Drets Accedir, rectificar i esborrar les dades, així com altres drets. +info...
Informació addicional Podeu aconseguir més informació sobre protecció de dades a la pàgina de política de privadesa.



RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter

Download Nulled WordPress Themes
Download Premium WordPress Themes Free
Download Premium WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
free download udemy paid course