Arxius de Cònsol de Marruecos | Diari La República Checa

REDACCIÓ30 Novembre, 2020
saloua9-1280x960.jpg

Saloua Bichri es la cónsul general de Marruecos en Tarragona, Lleida y Aragón desde hace dos años. Cuando está en el ecuador de su misión, la diplomática hace balance. Se siente cuidada y respetada por la ciudadanía y las administraciones locales. En estos momentos, Saloua Bichri enfrenta uno de los momentos más complicados a nivel patriótico: el conflicto saharaui. En esta entrevista, concedida al diari larepublicacheca.cat, la cónsul habla por primera vez de la situación complicada y donde radica la solución. También opina sobre la moción a favor del pueblo del Sahara presentada por los Comunes en el Ayuntamiento de Tarragona y que contó con la abstención del PSC. Sobre la seguridad de los edificios diplomáticos, Bichri entiende que es una tarea que corresponde a las autoridades policiales y espera que se eviten los actos vandálicos.

Hace dos años que ejerce las funciones de Cónsul general de Marruecos en Tarragona ¿Qué balance hace?
Positivo en todos los sentidos, y dentro de las funciones que conlleva el cargo creo que hemos avanzado en el servicio que ofrecemos a nuestros ciudadanos, así como en el refuerzo de colaboración con las autoridades locales y la convivencia con la ciudadanía que nos acoge.

Su país vive una situación complicada a causa del Polisario. ¿Que está en causa exactamente?
Hay dos formas de solucionar los problemas: O se es parte del problema o se es la solución. Nuestro país, su más alta institución, Su Majestad El Rey Mohammed VI, el gobierno, los partidos políticos, agentes sociales y sociedad civil en general, decidieron en su día, y así lo han mantenido de forma inquebrantable desde 1975, ser parte de la solución a un problema de colonización que, como ustedes saben, sufrió nuestro país en el siglo pasado.

Interrumpir intencionadamente el comercio internacional debería tener consecuencias para aquél que lo provoca o promociona

Dicho esto, hay una parte que se ha empeñado en generar y mantener un conflicto en un principio, quizá legítimo, en términos de acabar con la ocupación de un territorio por parte de España, pero artificial en términos territoriales una vez que España sale de dicho territorio.

¿Que representa y qué consecuencias tiene el bloqueo de esta zona del país?
Bloquear una frontera siempre repercute negativamente en todos los sentidos, empezando por el tránsito de personas, el de mercancías y el de las relaciones bilaterales e internacionales entre países. Han visto como la ruta de los camiones frigoríficos españoles que transportan la pesca de los caladeros de Mauritania y otros países se vio interrumpida con las consiguientes pérdidas para las empresas y puestos de trabajo de barcos, puertos, trasportistas y mercancías.

Por otra parte, el flujo de mercancías por carretera de nuestro país hacia Mauritania y otros países del sur y viceversa ha sufrido igualmente dicha paralización del tráfico y sus consiguientes pérdidas económicas que afectan a varios países. Interrumpir intencionadamente el comercio internacional debería tener consecuencias para aquel que lo provoca o promociona, ya que lesiona tratados internacionales con graves repercusiones económicas, sociales, laborales y pone en riesgo la paz social de una región. Por ello, es legítima y justificada la actuación de Marruecos restableciendo el orden y facilitando dicho tránsito de forma pacífica. Si a esta actuación se contesta por parte del Polisario con una ruptura del alto el fuego, firmado en 1991, creo que objetivamente la comunidad internacional podrá juzgar algo así como una clara justificación para el belicismo por parte de quien no aspira a la convivencia pacífica.

El frente polisario utiliza la violencia en todas sus formas para imponer sus criterios, algo que es inadmisible para los estados democráticos

El consulado de Valencia fue objeto de un ataque por parte de los simpatizantes del Frente Polisario. ¿Cómo califica este acto?
Los hechos ocurridos en Valencia perjudican gravemente a quien los promueven o justifican, en este caso el frente polisario, que una vez más utiliza la violencia en todas sus formas para imponer sus criterios, algo que es inadmisible para los estados democráticos, donde las diferencias se zanjan mediante el diálogo y la negociación.

¿Qué pueden hacer las autoridades españolas para evitar estos ataques vandálicos?
Las delegaciones diplomáticas y consulares tienen en todos los estados una especial protección, dado que son considerados espacios extraterritoriales, y por consiguiente deben estar protegidos adecuadamente por parte del país anfitrión. Evidentemente no se puede culpabilizar al estado español de falta de protección, dado que esta actitud irracional y violenta era imprevisible. Otra cosa es como un estado de derecho como es el español debe juzgar estos actos y tomar buena nota de quienes son sus promotores.

¿Teme que pueda pasar lo mismo en Tarragona?
Quiero pensar que no, dado que se han extremado por parte de las autoridades españolas y autonómicas, las medidas de protección. No obstante, como usted bien sabe, contra los actos violentos nunca hay seguridad absoluta y más si vienen promovidos desde organizaciones violentas.

Es legítima y justificada la actuación de Marruecos restableciendo el orden y facilitando el tránsito de forma pacífica

Las asociaciones se han posicionado contra la provocación del Polisario. La integridad territorial es algo sagrado para vuestro pueblo. ¿Verdad?
Mire, en España, viven y trabajan muy duro casi un millón de marroquíes desde hace muchos años. Este millón de marroquíes acostumbrados a vivir y convivir aquí de forma pacífica, difícilmente van a tolerar por mucho tiempo las provocaciones de una minoría que insulta, no respeta y además agrede violentamente las instituciones de nuestro estado. Quizás no debería verse como una pasividad del pueblo marroquí el hecho de que hasta el pasado martes no se habían manifestado, sino más bien como un espíritu de pacifismo y tolerancia, que posiblemente ha llegado a un punto donde ya se hace doloroso ver la violencia y quedarse de brazos cruzados. Así, a raíz de una convocatoria en nombre de la sociedad civil, más de 1.000 marroquíes han acudido a Tarragona para protestar de forma muy pacifica, contra el frente polisario, en apoyo a la marrocanidad del Sahara, bajo el lema “No toques mi bandera“.

El ayuntamiento de Tarragona acaba de aprobar una moción a favor del pueblo saharaui. El PSC se ha abstenido. ¿Que representa esto?
No quiero juzgar ni a un partido ni a otro que legítimamente toman sus decisiones en un país democrático. Pero enlazando con la respuesta anterior, y viendo que los marroquíes que aquí viven y trabajan, y muchos votan también aquí, es posible que cuando los políticos les vean manifestarse en las calles los empiecen a escuchar y tener en cuenta en las decisiones que toman.

¿Cuál es la solución propuesta por Marruecos para solucionar el conflicto?
La comunidad internacional encuentra en la solución que el Reino de Marruecos presentó en 2007 al Consejo de Seguridad, un medio creíble de poner fin al conflicto del Sahara. La iniciativa de autonomía marroquí como base de cualquier solución política con los parámetros de realismo, pragmatismo y compromiso que caracterizan la iniciativa marroquí.  La Resolución consolida los logros de Marruecos en resoluciones anteriores, en particular la preeminencia de la iniciativa de autonomía y el imperativo del censo de la población de los campamentos de Tinduf en Argelia. Además, varios países, en particular los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, reiteraron en esta resolución su apoyo a la iniciativa de Marruecos.

El Consejo de Seguridad, a través de la Resolución 2548, pide a Argelia que asuma un papel acorde con su participación política, diplomática, militar y humanitaria en esta disputa regional

La resolución 2548 del Consejo de Seguridad refuerza el enfoque de Marruecos, que se basa en los siguientes principios: la legalidad internacional, la voluntad del pueblo, la realidad sobre el terreno,  la continuación de la dinámica de desarrollo y el creciente reconocimiento de la comunidad internacional, y la apertura, en los últimos años, de consulados de países africanos y árabes, tanto en Dakhla como en Laâyoune, es un ejemplo de este reconocimiento de la soberanía marroquí sobre sus provincias del sur.

El Reino de Marruecos reitera su disposición a alcanzar una solución de compromiso en el marco de su iniciativa de autonomía. Espera que el proceso actual pueda generar un impulso real, deshacerse de la retórica y evitar que las reuniones se conviertan en un fin en si mismas.

Por tanto, el Consejo de Seguridad a través de la Resolución 2548, pide a Argelia que asuma un papel acorde con su participación política, diplomática, militar y humanitaria en esta disputa regional. Ningún proceso político es posible sin la participación efectiva y constructiva de este país. La resolución no deja lugar a dudas sobre el compromiso del Consejo de Seguridad con “una solución política realista, pragmática y duradera … que se base en un compromiso”. Esta es la forma en que el Consejo de Seguridad reitera su compromiso con una solución política y descarta definitivamente todas las opciones inviables.

¿El Referéndum de que tanto se habla está en la agenda política?
La opción del referéndum ha quedado obsoleta. Quienes siguen haciendo referencia a la opción del referéndum quedan al margen de la Resolución de la ONU, que encarna la legalidad internacional y expresa la voluntad de la comunidad internacional. De hecho, la Resolución 2548, adoptada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 30 de octubre de 2020 no contiene ninguna referencia al referéndum, mientras que hace seis referencias a la solución política.

¿Qué diría a un español que desconoce la realidad sobre el conflicto entre el Polisario y Marruecos?
Agradezco la pregunta porque, a Marruecos, se nos juzga y prejuzga de forma en no pocas ocasiones sin conocimiento de causa. Creo que falta, por parte tanto de España como de Marruecos, de una política de comunicación común hacia nuestros ciudadanos que ponga en su justo lugar la postura, sobre este asunto y otros, de ambos países ante su población, de forma que la opinión publica destruya prejuicios y se genere un espacio de visión objetiva y más justa.

 

PUBLICITAT


REDACCIÓ1 Novembre, 2020
Yassin_mossos.jpg

Imaginem-nos, per moments, que anem pel carrer, tranquil·lament, i sentim sirenes i veiem cotxes policials a tota pressa. És més que normal que pel cap ens passi que hi ha hagut alguna emergència, una picabaralla, un furt o robatori… Per norma, i de forma inconscient, sempre que veiem un vehicle policial circulant amb velocitat ho associem a un fet dolent. Misèries humanes. Sobretot en aquests moments que ens ha tocat viure. Però no sempre és així. O ho hauria de ser.

En efecte, el que va passar el passat 15 d’octubre al carrer Riu Llobregat de Campclar és la prova més evident que les ‘presses’ de la policia no sempre indica ‘fets negatius’. Faltaven pocs minuts per les tres de la tarda quan un cotxe patrulla de la Unitat de Seguretat Ciutadana dels Mossos d’Esquadra rebien l’avís d’un imprevist en el número 6 d’aquest carrer.

Els agents, Miriam i Adrià es desplacen fins al lloc. Van tardar molt pocs minuts perquè es trobaven als voltants. Van aparcar tot just davant de l’edifici en qüestió i van poder sentir crits d’una dona des d’una zona porxada, tapada amb reixes. Hi havia veïns a exterior impel·lits per la curiositat. La Miriam en apropar-se a la dona, que estava estirada a terra i queixant-se de dolor, se n’adona que ja està implicada en un escenari d’un part imminent. No hi ha temps a perdre. Soumya, una jove marroquina de 23 anys, havia sortit de casa acompanyada del seu marit amb la intenció d’anar cap a l’hospital. Soumya esperava mentre que el marit Mohammed havia anat a buscar el cotxe. Però, el bebè – Yassin – va decidir néixer abans de temps i allunyat del confort d’un llit d’un centre hospitalari.

La cònsol, Soumya i els seus dos fills

Els agents dels Mossos d’Esquadra, amb el normal nerviosisme, van intentar ajudar a la mare que tremolava de fred i gemia de dolor. Després de sol·licitar la presència d’una ambulància, els policies, amb l’ajuda d’una veïna, van fer-se càrrec del nadó que no responia. No donava senyals de vida. El nerviosisme es barreja amb la incertesa i la inexperiència. Mentre un agent intenta allunyar els ulls més curiosos i fotografies indiscretes, l’altre es preocupa per benestar del bebè i de la mare. Va agafar el nadó, el va embolicar amb una tovallola deixant-lo entre les cames de la mare, ja que encara tenia el cordó umbilical sencer. Van anar al vehicle policial a buscar una manta tèrmica per cobrir la mare i protegir-la del vent que es feia notar. El nen començava a moure la mà i a obrir la boca. El color morat anava desapareixent.

L’alegria, l’emoció i la satisfacció eren immenses. La sensació, indescriptible. Semblava que tot anava pel bon camí. El pitjor ja havia passat.

Mentre esperaven l’arribada dels serveis sanitaris, la Miriam i l’Adrià no van deixar un sol moment la mare. Ella i el seu nen eren la gran preocupació dels agents. Tot va passar molt ràpid tot i semblar haver estat una eternitat. Un cop arribats els facultatius, es va col·locar quatre pinces al cordó umbilical perquè el bebè pogués agafar el pit de la mare. La metgessa donava la millor notícia: tots dos estan bé. Sans i estalvis. Els agents van ajudar a traslladar-los fins a l’ambulància que els conduiria a l’hospital.

La Miriam i l’Adrià s’havien convertit en herois sense capa. La veïna que va fer de llevadora, també. És obvi que aquest episodi – amb final feliç – marcarà per sempre la vida professional dels dos Mossos d’Esquadra. Dies més tard, una agent de l’Oficina de Relacions amb la comunitat de la comissaria de Tarragona va visitar la Soumya i el petit Yassin al seu domicili. El primer regal del bebè ha estat un osset de peluix dels Mossos d’Esquadra. De ben segur que de gran, el Yassin tindrà sempre el record que la policia ha estat important des de les primeres hores de la seva vida. Pensarà, al contrari de molts de nosaltres, que les sirenes i els cotxes policials a tota velocitat poden ser sinònim de ‘Salvar una vida’.

Però, malgrat la tendra edat de Yassin, podem dir que ja ha rebut a casa seva, altes autoritats del país dels seus pares. La cònsol general del Regne del Marroc a Tarragona, Saloua Bichri, en assabentar-se del succeït es va interessar per l’estat de salut de la mare i del bebè. La diplomàtica es va desplaçar a casa de Soumya per felicitar-la i conèixer el petit Yassin.

PUBLICITAT




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter