Arxius de OPINIO | Diari La República Checa

REDACCIÓ21 Juny, 2021
mario_Soler-1280x960.jpeg

¿Conocen la teoría del gato de Schrödinger? Describe una paradoja, según la cual un un gato puede estar vivo y muerto al mismo tiempo (simplificando).

Pues bien, últimamente no puedo dejar de pensar en los paralelismos que el gobierno de Tarragona tiene con ese pobre gato. Hace dos años, se configuró una mayoría alternativa a la lista más votada -la lista socialista- con la cual el Ayuntamiento de Tarragona pasó a estar en manos de  ERC y En Comú Podem, con el apoyo externo de la CUP y de JxTGN.

Un pacto lícito, no digo lo contrario, pero muy inestable. Y así lo hemos visto, no sólo por los dos años de caos y dejadez que ha sufrido esta ciudad, sino a la luz de todo el espectáculo al que estamos asistiendo los últimos días. Francamente, Tarragona no se merece esto.

Y  al margen del último sainete municipal que deja a todo el mundo preocupado pensando en quién gobierna nuestra ciudad… ¿Cuáles han sido  sus grandes hitos hasta el día de hoy? Pues ninguno, solo proyectos a medias que ya dejó empezados el anterior gobierno socialista: un banco de España que no querían, un plan parcial en Ponent que criticaron, un carril bici que se encontraron con el expediente ya hecho, … Su única propuesta propia es un Consell de Districtes con un consenso prácticamente nulo y que todavía ni existe.

Lo cierto es que este gobierno no ha sido capaz de proporcionar soluciones a las necesidades de Tarragona, solo ha dado titulares. Y a golpe de titular una ciudad no avanza. La gente no quiere que le digan que el gobierno planea hacer “esto o lo otro”; la gente lo que quiere es que las cosas se hagan. De nada sirven las palabras si luego no son reales.  Solo generan desconfianza y decepción (en aquellos que hubiesen confiado alguna vez).

Tenemos una ciudad viva a nivel social, pero muerta a nivel político -como el pobre gato-

Tenemos una ciudad viva a nivel social, pero muerta a nivel político -como el pobre gato-. La gente tiene ganas de actividad, de movimiento y de revitalización, pero se encuentra pasividad y dejadez,  calles más sucias, más palomas, más inseguridad… Lo que no recibe es dinamización comercial, no recibe movimiento turístico, una revolución energética verde, una mejora de servicios y atención; no recibe un proyecto de movilidad, una estabilidad económica ni una política que atraiga inversión. En resumen: no recibe.

Lo cierto es que este gobierno no ha sido capaz de proporcionar soluciones a las necesidades de Tarragona, solo ha dado titulares

Durante estos dos años hemos  hecho propuestas constructivas para la ciudad y aprobado todo lo necesario para combatir las consecuencias del COVID.  Presentamos al inicio de la pandemia cuarenta medidas de urgencia para la revitalización económica e incluso  “salvamos” decretos necesarios para la ciudad cuando los socios de gobierno no estaban dispuestos a hacerlo. Y después de todo esto,  Ricomà aún es capaz de decir que la nuestra no es una oposición constructiva. Quizás debería dejar de hacer campaña desde la alcaldía y de oposición desde el gobierno, para  ponerse a trabajar que la ciudad no es un gato, ni Tarragona una parodia.

Mario SOLER SANTOS
Regidor del Grup Municipal Socialista a Tarragona

 


REDACCIÓ21 Juny, 2021
sonia_orts3-1280x960.jpg

A nadie le sorprende ya la actitud del señor Pau Ricomà: el menosprecio constante a la oposición desde que llegó a la alcaldía hace ya dos años, pero lo que hemos visto esta semana ha sido ya el colofón.

El señor Herman Pinedo ha sido expulsado de su grupo municipal y ha pasado a ser un tránsfuga. Pero un tránsfuga al cuál se le mantienen los privilegios, su sueldo, su condición de concejal del gobierno y un largo etcétera que voy a intentar explicar en siguientes líneas.

Todos sabéis que hace unos meses decidí abandonar el grupo municipal del que formaba parte para pasar a ser regidora No Adscrita, en ese momento para Ricomà pasé a ser una tránsfuga que no merecía absolutamente nada. Tanto a mi compañero José Luís Calderón como a mí, se nos quitaron los despachos, se nos dejó fuera de los Consejos de Administración, tanto de las Empresas Mixtas como de las municipales e incluso se nos vetó a asistir a las tertulias de Tarragona Ràdio.

Sin duda es una actitud muy democrática, como lo fue también que mi dedicación en el Ayuntamiento pasara de exclusiva a asistencias por un Decreto de Alcaldía sin mayor explicación y sin consultarme previamente. A todo esto, sumemos la falta de representatividad en los diferentes consejos de administración, donde grupos municipales con menor representación en el pleno, tienen más miembros que los partidos más votados. Por cierto, al final el despacho nos lo ha tenido que devolver, no sin antes haber tenido que presentar varios escritos reclamándolos en base a lo que dispone la Ley.

Tanto a mi compañero José Luís Calderón como a mí, se nos quitaron los despachos, se nos dejó fuera de los Consejos de Administración e incluso se nos vetó a asistir a las tertulias de Tarragona Ràdio

Pero, todo esto no vale para el señor Pinedo. Al señor Pinedo no solo se le mantiene su condición de concejal de gobierno pese a haber sido expulsado de su grupo municipal, sino que además estará en las Juntas de Portavoces, mientras que a mí solo se me ha permitido estar como oyente, y obviamente no le han tocado ni su sueldo, ni su dedicación ni su presencia en los consejos de administración.

Está claro que para el señor Pau Ricomà, en el pleno hay concejales de primera y de segunda, y esto va en función de si le ayudan o no a consolidarse en el poder. Porque al final, no nos engañemos, se trata de eso, de cómo mantener la silla de la alcaldía, conseguida en los despachos. Pinedo ha decidido que quiere ayudar a un gobierno municipal que está hundiendo a Tarragona, a su comercio y a su gente.

Es su decisión, la nuestra seguirá siendo trabajar por cambiar el rumbo de la ciudad, de su tejido empresarial y comercial. Aunque esa decisión nos comporte problemas ante el señor Ricomà, no dejaremos de luchar y de seguir dando voz a la Tarragona Real.

Sonia ORTS
Regidora No Adscrita Ajuntament de Tarragona


REDACCIÓ16 Juny, 2021
kennet_martinez.jpg

¿Vamos a hablar de política con “p” mayúscula o con “p” minúscula?, respuesta: con P mayúscula, sin duda. Situémonos, son las seis de la tarde del 27 de febrero de 1977, y en una casa aislada de las afueras de Madrid se reúnen Adolfo Suarez y Santiago Carrillo.

Uno es el presidente del Gobierno y, solo unos pocos años antes, secretario general del Movimiento Nacional (la estructura política que vertebraba el régimen franquista).

El otro es el secretario general del Partido Comunista, en ese momento ilegal en España, que lleva 40 años luchando contra esa dictadura. Los dos se juegan mucho en esa entrevista. El riesgo político que corren ambos es absoluto. La casa dónde se celebra la reunión secreta es del director de la agencia EFE. Unos años después le preguntaron qué hubiera pasado si los ultras del franquismo hubieran descubierto que el presidente se reunía con el que consideraban su peor enemigo. La respuesta fue fulminante: “casi con total seguridad se hubiera producido un golpe de Estado”.

El líder del PCE, con su triste y largo glosario de fusilados, presos y exiliados en 40 años de atroz dictadura, también demostró su valentía y capacidad de liderazgo negociando desde el sentido de la realidad y de la correlación de fuerzas que había en la sociedad española.

Nos dejaremos la piel para que nunca más un catalán le diga a otro catalán tú no ets català simplemente porque no piensa como él

Y la historia demuestra que no se equivocaron. Se logró un acuerdo, un consenso entre todas las fuerzas políticas, se vertebró una confianza recíproca, se aprobó la Constitución democrática y luego hemos tenido los mejores 40 años de progreso en convivencia y libertad de nuestra historia (y si no que alguien me diga que época ha sido mejor). Los mejores años pese a las contradicciones, que las hubo, y los errores y las limitaciones, que también. Pero se jugó limpio, se jugó bien y el beneficiario fue el conjunto del país, también los que hubieran gritado “¡traición!, ¡traición!” si hubieran tenido conocimiento de la reunión.

Casi 40 años después el presidente Pedro Sánchez ha manifestado su disposición a encarar los indultos a los dirigentes independentistas condenados por los hechos de otoño de 2017. Es una decisión valiente, audaz. En términos electorales, a corto término, el presidente no gana nada y arriesga mucho. Tampoco es seguro que la dirección del independentismo deje de engañar a su gente prometiéndoles cuentos chinos en forma de acciones unilaterales que conseguirán reconocimientos internacionales garantizados que luego, a la hora de la verdad, ni aparecen ni aparecerán. También sabemos que la extrema derecha y la derecha pondrán todos los obstáculos que puedan y más para que la vía política y de diálogo no prospere.

Somos conscientes que no estamos al final de nada, ni tan solo al principio del final, pero si podemos estar al final del principio. Sabemos que las posiciones políticas de salida son antagónicas y que cualquier paso en falso será aprovechado tanto por la derecha como por el independentismo radical para dinamitar el diálogo y volver a la confrontación. Pirómanos a la espera no faltan, por desgracia. Pero también sabemos que no hacer nada y dejar que la situación se pudra y se perpetúe a nuestros hijos no es una opción. No, no lo es.

Somos conscientes que no estamos al final de nada, ni tan solo al principio del final, pero si podemos estar al final del principio

Estoy convencido que el presidente Pedro Sánchez está actuando con altura de miras, con generosidad para lograr la reconciliación, pensando en lo mejor para la Catalunya y la España reales, de acuerdo con la política con “P” mayúscula que inmovilistas como el señor Casado o el señor Puigdemont no entenderán nunca (ellos siempre serán más felices cavando un bunker y acusando de traición a los que se muevan un milímetro de él).

Los y las socialistas estamos también convencidos que la gran mayoría de vosotros –los que no gritáis, los que no insultáis- saludáis con esperanza esta nueva etapa de diálogo y de voluntad de acuerdo, desde el respeto a la ley y al Estado de Derecho, para pasar página de un capítulo doloroso de nuestra historia reciente. No os defraudaremos. Nos dejaremos la piel para que nunca más un catalán le diga a otro catalán tú no ets català simplemente porque no piensa como él. Es la hora del valor auténtico, el que no agita banderas, sino que busca soluciones desde el principio de la realidad. La hora de los valientes que no piensan en lograr unos cuantos votos más en las próximas elecciones sino en qué país queremos dejar a nuestros hijos e hijas. La hora, en definitiva, de la política con P mayúscula.

Kenneth MARTÍNEZ
Alcalde del Vendrell
Primer secretari del PSC al Camp de Tarragona


REDACCIÓ12 Juny, 2021
bonavista-1280x960.jpg

Esta acción promovida por la dirección de Espimsa, es claramente un presunto acto hostil y un abuso de poder institucional, un acto que claramente se puede tipificar como un presunto mobbing y de prevaricación.

Una muestra más de las supuestas irregularidades y costumbres arraigadas en Espimsa y evidencia que el actual dirigente de Espimsa, el Sr Didac Nadal, no parece estar por la labor, si ahora que está al frente de una empresa pública endeudada hasta las trancas y se permite la licencia de presuntamente malversar los dineros públicos en este monumento claramente desproporcionado, y colocado en una calle descrita en el POUM como “VIAL”, que la necesidad de suministro previsto en el proyecto, es para una potencia de 12,45kw., que es una clara muestra de despilfarro y evidencia su incapacidad de gestión, salvo que esté hecha con intencionalidad de perjudicar, solo hay que imaginarse las que podría liar si un día futuro llegara a la alcaldía de Tarragona.

Una acción hostil, que ejecuta, tras forzar a Espimsa, a tener que despejar las fachadas de las paradas del mercadillo, colocadas de forma irregular, porque estas suponían un riesgo y falta de seguridad para las personas y edificios colindantes al mercadillo y que se han visto obligados tras un proceso judicial, está claro que no le ha gustado nada.

Tal vez se le quedó grabada la célebre frase “LA CALLE ES MIA”, y su subconsciente ha hecho el resto

A mí personalmente, me queda muy claro, que el alcaldable Sr. Didac Nadal, no es una persona en la que se pueda confiar.  Solo hay que preguntarse: ¿Porqué no facilita la información pública que desde la GAIP (Garantía de Acceso a la Información Pública), se le requiere? En la actualidad tiene más de 50 incumplimientos muy graves de la ley de transparencia, solicitadas por presuntas irregularidades y hasta la fecha, el Sr. Didac Nadal tiene sobre su mesa 41 resoluciones firmes de la GAIP, con peticiones para que se inicie la incoación de procedimientos sancionadores, pero en vez de destapar la presunta corrupción de esa empresa pública, facilitando esta información pública, presuntamente la protege y esconde con intención de modularla a su antojo y ataca a quien le pone en evidencia y su falta de ética en la política de transparencia.

Espero que desde el ayuntamiento actúen, tanto desde la alcaldía como desde la Concejalía de Urbanismo, responsabilidad del Sr. Xavi Puig, por una obra instalada en un terreno de titularidad privada, en una zona reservada como vial, sin autorización para obras y usos provisionales y otras presuntas irregularidades de contratación y ejecución de los trabajos realizados, espero que esta actuación del Sr. Didac Nadal, supuestamente promovida por decisión propia y unilateral como presidente de Espimsa, no conlleve una posible causa de bajada de pantalones, ante un presunto chantaje, de un personaje con pocos escrúpulos, que ha ejecutado esta obra presuntamente saltándose todas las reglas administrativas, dejando en muy mal lugar al Ayuntamiento de Tarragona.

A mí personalmente, me queda muy claro, que el alcaldable Sr. Didac Nadal, no es una persona en la que se pueda confiar

Sr. Pau Ricomà, como máxima autoridad municipal, ordene que desplacen ese monumento a otro lugar más idóneo y redimensionado a las necesidades reales, porque mientras esté ahí ubicado, será para algunos, como un sarpullido recurrente de aquí en adelante.

Señores del ayuntamiento como recomendación, dejen trabajar a los técnicos profesionales del ayuntamiento y no dejen que arquitectos aficionados de Espimsa o malos políticos o enchufados, hagan actuaciones, que se pagan con dineros públicos, al menos dos veces, una al montar y otra al tener que desmontar el pufo.

Se ve que algunos tienen añoranza de lo que presuntamente han mamado desde pequeños, como las construcciones megalíticas y las políticas de los pelotazos urbanísticos y por eso intentan aprender desde la base con construcciones de 4,1×2,6×0,5 metros como la promovida en Bonavista.

Señores del ayuntamiento, les recuerdo que son servidores públicos y deben actuar como tales.

Juan Antonio HEREDIA


REDACCIÓ8 Juny, 2021
jordi_ferre.jpg

“La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento” Artículo 6.1 del Código civil español. Este artículo deja bien claro que no cabe la ignorancia en el incumplimiento de las leyes en nuestro Estado social y democrático de derecho.

Nos encontramos ante un acontecimiento que viene siendo un secreto a voces: el posible indulto de las penas de cárcel para los políticos condenados del “procés”.

De hecho, las condenas dictadas en la sentencia del Tribunal Supremo son por malversación, sedición y desobediencia, por el referéndum ilegal del 1-O y los hechos previos a tal fecha (las famosas “leyes de desconexión”, por los altercados en la calle, obstaculización del cumplimiento de la ley y las sentencias, etc.). Para postre, el Sr. Puigdemont colgó en sus redes sociales que estaban desobedeciendo las notificaciones que les llegaban del Tribunal Constitucional. Tales notificaciones, dejaban claro que las leyes que se estaban aprobando en el Parlamento catalán eran contrarias a la Constitución; en otras palabras, eran inconstitucionales.

Otro detalle de los hechos que sucedieron durante esas semanas tan convulsas fue que los juristas del Parlamento se negaron a firmar tales leyes, remarcando su inconstitucionalidad. Aun así, los políticos que gobernaban en ese momento siguieron hacia adelante en su aprobación.

Tales leyes no sólo eran contrarias a la Constitución española, también lo eran contra el Estatuto de Autonomía de Cataluña. Hasta esta afirmación la remarcó el mismo Joan Coscubiela, parlamentario en ese momento por el partido político Catalunya Sí Que Es Pot. Hago esta referencia para que vean la trascendencia que abarcó tanto a los partidos de derechas como de izquierdas.

¿Dónde quiero ir a parar? A nivel jurídico, si empezamos con la intromisión del poder ejecutivo en el judicial, estamos abocados a que se nos eliminen nuestros derechos y libertades, dejando de ser iguales ante la ley, ya que el asunto de los indultos obedece más a un interés político de pactos entre los partidos que están en el poder, que a nivel jurídico. Voy a poner un ejemplo para que vean que esto NO se trata de “una guerra de banderas”:

Si una empresa decide no pagar el salario a sus empleados, ni las facturas a sus proveedores, porque así lo han decidido sus responsables, aunque la Constitución, el Estatuto de los trabajadores y el Código de comercio los obligue a ello respectivamente ¿Que se hace? Se denuncia ante los tribunales, y los mismos dictan sentencia, que como está establecido en nuestro ordenamiento jurídico, obligatoriamente se les tiene que pagar su jornal a los empleados y las deudas a sus proveedores. Ante tal sentencia, los responsables de la empresa deciden desobedecerla, porque es su voluntad y la empresa es suya. ¿Entonces, que hacemos para cumplirla? Pues las sanciones oportunas, como embargarles los bienes; si se niegan, pues se recurre a la intervención policial, y sus posteriores consecuencias que eso traería, ya que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son los que tienen el monopolio de la fuerza legítima del Estado.

Ya de por sí la justicia va lenta como para entrometerse externamente en ella, sin olvidar el mencionado art.6.1 del Código civil inicialmente. Mal vamos.

Jordi FERRÉ

 


REDACCIÓ4 Juny, 2021
Joan-Llort.jpg

Tot anirà bé” era un dels lemes que es van fer córrer al principi de la pandèmia, juntament amb el de “Que ningú es quedi enrere”. Com estem veient cada dia, les coses estan anant bé, (molt bé!) per als de sempre, mentre que la situació de la ciutadania segueix empitjorant, continuant el camí previ a la pandèmia.

Estem veient com hi ha empreses que augmenten els seus beneficis però no els reverteixen en la societat, al contrari: aprofiten per acomiadar personal, rebaixen les condicions laborals i obliguen treballadors a treballar més hores (això quan no els tenen sense contracte). D’exemples en tenim molts, només cal fixar-se en les entitats bancàries, que no han parat de fer diners a costa dels nostres i de manera totalment desvergonyida volen dur a terme EROs. Com ens demostren, la ciutadania només els interessa quan entrem com a clients i els reportem només beneficis i no problemes; fixem-nos sinó en el menyspreu que demostren amb la gent gran que no pot accedir a les noves tecnologies.

Què ens ofereixen els governs de l’Estat i de la Generalitat? Doncs sembla ser que per a la ciutadania poca cosa

Però la situació no és pas diferent en el sector públic. Empreses com Correus estan assistint a un desballestament amb reducció de personal en municipis del nostre territori, Idiada va haver de fer una vaga per poder millorar les condicions laborals i els sectors sanitari i educatiu estan totalment desemparats.

Què ens ofereixen els governs de l’Estat i de la Generalitat? Doncs sembla ser que per a la ciutadania poca cosa. El govern de l’Estat està mostrant poca empatia vers les necessitats que calen i el govern de la Generalitat, després d’un període agònic d’interinatge, sembla que seguirà amb la inoperància que fins ara ens tenia acostumats no presentant, ni tan sols, uns pressupostos per a aquest 2021.

La UGT veiem com el final de la pandèmia s’acosta, però no veiem una recuperació de drets, de millores socials ni de sensibilitat vers els sectors més desafavorits. Esperem, però, arribar aviat a la famosa llum al final de túnel, ja sigui en hora punta, mitjana o vall.

Joan LLORT
Secretari general UGT Tarragona


REDACCIÓ2 Juny, 2021
jordi_marti-1.jpg

Es veu que la colla dels rics de sempre i algun poll ressuscitat de darrera hora continuen pensant que som tan rucs com sovint s’han pensat que som -i molts cops ens han tingut- i el 2 de juny han convocat un acte a ESADE, amb manifest i tot, per tal demanar que s’ampliïn «les instal·lacions de l’Aeroport del Prat com a «hub» internacional» perquè si no es fa morirem de gana. ESADE ja sabeu què és: allà on els fills dels amos i altres que ho voldrien ser aprenen a anomenar-nos «recursos humans» i a maltractar-nos com a tals.

Ep, hi són tots: els que van pagar les bales per matar Seguí quan els va caldre, la colla del Canadell parapetat rere el sobiranisme, els del Cercle d’Economia que Déu els tingui a la seva dreta, els masclistes reconsagrats del Círculo i fins a 200 entitats més que volen que creixi i creixi la destrossa sense tenir en compte res més enllà dels seus beneficis. De pas, ja ho sabeu perquè sempre ho han fet i sempre ho faran, crearan milers de llocs de treball a preu de saldo i els haurem d’estar agraïts, només faltaria. Per si amb això no n’hi hagués prou, ja sabeu que és o ells o el caos, o ampliació o no existim, o el Prat més gran o passarem gana (quina barra tan gran!). I no els vinguis a parlar de natura, de defensa del Delta del Llobregat o de la salut de les persones que viuen al seu voltant. Això són coses sense importància per a qui quan es mira el món només hi veu quartos (i no de bany) i guanys, ingressos, transaccions, finances, diners i més diners. Els «danys col·laterals» no els importen perquè, tal com irònicament posava en la seva boca Salvat, ells pensen que «Ells mouen el món». La resta podríem dir amén i passar pantalla, però no ens dona la gana perquè sabem que, si sempre els ho diem, s’acaben pensant que no només són amos sinó que, a més, són els amos.

Els coneixem molt bé. Són els mateixos que fa dues setmanes bramaven com ases dient que per tal de salvar el planeta calia apostar per les energies renovables de l’única manera possible que hi havia d’instal·lar-les (la seva) i, per tant, destrossar el Priorat, les Terres de l’Ebre i el que fes falta perquè «ja fem tard» a posar macroinstal·lacions solars i eòliques allà on el terreny és més barat. Són els que demanaven que, si calia, s’apliqués la força per instal·lar aquestes macroinstal·lacions que la gent del territori ni vol ni demana ni deixarem que es facin. I són els mateixos de sempre perquè són els 200 (les 200) de sempre, els i les que ens han fet la vida impossible des de la industrialització, les i els que tenen la violència de l’Estat sempre al seu costat sempre (entengueu els professionals de la porra), les i els que s’anomenen «emprenedors» i fan ensenyar, als centres educatius del país, com de bons són i com de fàcil és arribar on són elles i ells, o una mica més avall, i com de desgraciats són els que no hi poden arribar i acaben aspirant, només, a «col·laborar» amb ells i elles, que traduït a català del segle XXI ja sabeu que vol dir a malviure fent més hores que un rellotge per quatre duros.

A les xarxes, perquè el carrer no el xafen, quan els dius el nom del porc et diuen ressentit i sovint apunten el teu nom a una llista negra de noms. És un honor ser-hi i continuar parlant de classes socials al 2021. Perquè si parles de classes socials és ben clar que no pots deixar de parlar, també, de lluita de classes i establir que, si bé ara guanyen ells, la lluita es diu així perquè no és mai la fi de la història, per molts Fukuyames en parlin, sinó la seva continuació. Una història que no pot ser només dels de dalt, que no pot construir-se mai més des de l’autoritat i, sobretot, que no pot passar per la destrucció de més territori amb cap altra excusa barata.

Des d’aquests tres paràmetres som nosaltres que ens afirmem com a defensors de la vida en totes les seves formes, alhora que neguem els i les qui necessiten xuclar-nos la sang per viure. El nostre és un món de vida, de persones vives, no de no morts ni de vampirs. Aturem la maquinària destructora del capitalisme global i cada una de les formes que aquesta pren quan toca la catalana terra!

Jordi MARTÍ FONT


REDACCIÓ2 Juny, 2021
ramon-grau.jpg

Us imagineu un poble o ciutat sense un mitjà que us acompanyi, que us escolti, que us expliqui què passa a prop de casa? Manllevant unes paraules d’en Vicenç Villatoro, els mitjans de proximitat són la plaça del poble, una plaça on tothom hi té cabuda, on es parla, on s’escolta, on es debat del bo i del dolent, del que fa l’ajuntament, les entitats, les persones… On s’explica qui és qui, l’oferta dels serveis i el comerç més proper. Sense aquesta plaça, un poble és una urbanització.

L’AMIC és l’entitat de referència dels mitjans de proximitat a tots els territoris de parla catalana, formada per 475 mitjans tant en paper com digital, la gran majoria auditats, que sumen 2,5 milions de lectors en paper i en digital més de 12 milions d’usuaris únics. No hi ha cap mitjà que ho iguali i per això i per moltes altres coses, des de sempre reclamem tenir un lloc destacat en l’agenda de les administracions en el repartiment de la publicitat i dels ajuts.

Som l’estructura de comunicació de la gent, la que mai falla i que sempre s’ha mullat en defensa de la cultura, la llengua i tot el que representa la suma de moltes petites identitats que en conformen una de més gran. Si ho mirem des del vessant lingüístic, els mitjans de proximitat de l’AMIC utilitzen més del 85% el català en totes les comarques catalanes, i també en tota l’àrea metropolitana de Barcelona (més del 95% si hi afegim els mitjans bilingües). Sí, podem afirmar que la penetració dels mitjans en la llengua del país en espais on el català és minoritari és absoluta. És però, per desgràcia, una realitat amagada en molts despatxos tant de l’administració com dels departaments de comunicació de les grans i mitjanes empreses i de les centrals de mitjans.

L’AMIC, des de fa 20 anys, treballa per visibilitzar aquest fenomen únic i ric per la seva diversitat i pluralitat, que contribueix a mantenir l’equilibri territorial, la cohesió social i la democràcia.

Arriben nous responsables en els diversos departaments del Govern, i fora bo que ho tinguessin clar i no seguissin abocant tants recursos a la roda de sempre. Són temps nous i cal fer coses diferents. En aquest sentit, l’AMIC és un gran altaveu de 475 altaveus que junts arriben molt lluny.

Ramon GRAU
President de l’Associació de Mitjans d’Informació i Comunicació (AMIC)


REDACCIÓ1 Juny, 2021
ropinio_ricard.jpg

La relació (d’amistat i de confiança) entre Espanya i el Marroc està malmesa. Passa per un moment que un ciutadà comú titllaria de ‘fotuda‘. Però la pregunta que s’imposa és per què i com vam arribar a aquesta situació extrema. Si analitzem el panorama sense cap rigor estem votats al fracàs i a l’error. És difícil entendre la situació i ser imparcial si només ens limitem a analitzar les línies editorials dels (diferents) mitjans de comunicació. No sóc un entès en qüestions marroquines i reconec que no sóc la persona més adequada per avaluar i analitzar les relacions hispano-marroquines.

Damunt la taula està una qüestió política i molta però molta arrogància. Si, sí, per part dels dos països. Però, cal analitzar també la postura prepotent, arrogant, paternalista i imperialista del govern espanyol. Si per una banda insistim que es tracta d’un aliat estratègic indispensable, per un altre, remarquem que és un país amb una cultura i maduresa democràtiques inferiors a l’espanyola. Jo no conec el Marroc, tot i que n’he fet quatre viatges. No sóc ningú per valorar la seva democràcia quan a Espanya – el país que es creu el melic del món – hi ha atropellaments constitucionals que salten a la vista. La meva àvia deia que ‘consejos doy que para mi no tengo‘. Aquesta apreciació encaixa a la perfecció en la relació deteriorada entre Espanya i el Marroc. No podem dir que volem ser amics quan el nostre comportament i la nostra actitud fa entendre una altra cosa.

La lleialtat ha de ser la base de tot. Un govern que es ven com a veritablement demòcrata no ajuda a entrar al seu territori una persona – cercada per la justícia – amb identitat falsa. Si es va acollir Brahim Ghali per qüestions humanitàries, per què no es va informar (o comunicar) el regne del Marroc si realment és un país amic? Informar no vol dir fer el que ells volen. Comunicar forma part del circuit diplomàtic i l’ànima de les bones relacions.

En les darreres setmanes hem vist com es desprestigiava les autoritats marroquines, fent al·lusió a la seva vida privada, sobretot la del monarca. Potser Espanya no és el país més adequat per criticar. Crec que no cal recordar que un monarca emèrit del Regne d’Espanya està vivint a l’estranger i no és per voluntat pròpia. La seva vida privada (sentimental i de faldes), els seus problemes amb Hisenda i els seus negocis foscos – relacions estretes amb la corrupció –  no deixen en bon lloc la credibilitat i la bona imatge de la Casa Reial.

No entenc el nostre complex i necessitat sistèmica en comparar-nos a cada moment amb la democràcia d’un país africà

És cas per dir que el que estigui lliure de pecat que llanci la primera pedra. Tampoc entenc el nostre complex i necessitat sistèmica en comparar-nos sempre i a cada moment amb la democràcia d’un país africà. Per què no ens comparem amb Alemanya o els països on la democràcia és plena (a tots els nivells)?

De veritat que em resulta difícil. No m’hi ficaré en qüestions polítiques internes, però lamento que els que representen la diplomàcia dels dos països semblin incendiaris. Els espanyols i marroquins estem condemnats a entendre’s i és lamentable que els polítics per amagar les seves frustracions, fracassos i ineptituds fomentin la polèmica mediàtica i social. No podem continuar amb la hipocresia del ‘Dios rogando y con el mazo dando‘. S’agraeix confiança, lleialtat institucional i menys supèrbia. Ens anirà millor a tot@s.

Ricard CHECA
Periodista


REDACCIÓ27 Maig, 2021
marti_virgili-e1604792167926.jpg

Es una pregunta que nos hacemos muchos catalanes, cómo salir de este  laberinto que nos han metido unos politicos que sin ningún rubor han quebrantrado leyes, desobedecido tribunales, catalogar a su antojo a los ciudadanos por sus ideas , utilizar el populismo y el victimismo, en fin toda una serie de torpezas,  reñidas con las mas elementales reglas de la democracia, la convivencia y la ética.

La salida se me antoja complicada, intentos los ha habido, el utlimo y  fallido, la operación Illa, el anterior el fiasco de Cs, que ganando una elecciones, no supo gestionar la victoria y dilapidó un potencial politico que costará recuperar.

Pero como dicen , la esperanza es lo ultimo que se pierde, la salida dificil pero posible, el separatismo no es mayoritario en nuestra sociedad, si lo és el cansancio y el hartazgo de unas politicas y unos politicos mas pendientes de su silla que de los problemas de la ciudadanía y esto alimenta opciones populistas y extremistas que no conducen a nada.

Muchos optan por la  abstención ,pero no es una solución, cómo  mobilizar esta parte de la sociedad?, pues con un mensaje potente  y unos politicos distintos, los lideres que corren por los escaños actuales no tienen en estos momentos mucha credibilidad,  o se reclicla alguno o habrá que buscar caras nuevas con  propuestas nuevas.

Y será posible, si todo el espacio de electores no separatistas, se creen  que se puede salir de este callejon sin salida, las propuestas deben ser  claras,  sencillas y creibles, a la cabeza gente honesta sin pasados turbios y con la pretensión de servir a las  necesidades reales de la población, abandonar el enfrentamiento y el supremacismo, nadie tiene que renunciar a nada pero hoy por hoy es una utopía  una Catalunya indepediente de España y por ende de Europa y esto tiene que quedar muy claro, a los que dudan o se ponen de perfil demasiadas veces.

En m opinión la oferta está en el liberalismo y el centro derecha , la defensa de la libertades individuales debe ser la principal apuesta,  de la propiedad privada, de la libre empresa, la libertad de elección en educación y sanidad, defensa del mutualismo de tan larga tradicion en Catalunya, en definitiva un Gobierno  que gestione para todos, no solo para una parte.

El tiempo corre y la decadencia de nuestra sociedad es cada vez mas patente, se están infiltrando en la sociedad propuestas populistas muy peligrosas en ambos extremos del abanico ideologico, pero la solución no está en estas politicas extremas i en la confrontación, la solución está en la sociedad civil catalana, en su poder de gestión e innovación  , su conocimiento y su larga tradicion de liderazgo hoy en franco retroceso.

Esperemos que pronto se ponga en marcha alguna iniciativa en en este sentido, cuando llegue no podemos dejarla en saco roto, no nos quedan muchas oportunidades para salir de este angosto y farragoso laberinto en que está inmersa nuestra sociedad .

Marti VIRGILI




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter