Arxius de Sandra González | Diari La República Checa

REDACCIÓ26 Gener, 2021
sandra_ibars.jpg

Esta semana, he estado cuestionándome muchas dudas que me gustaría compartir con vosotros.

Una de ellas es:
¿ A qué etapa de la vida le dais mayor importancia a la infancia o a la adolescencia?

Las dos son muy importantes en nuestras vidas ya que la infancia es nuestra etapa de desarrollo, la etapa en la que empezamos a conocer el mundo y a fabricar todas esas preguntas que nos empiezan a llenar de sabiduría aún siendo personitas inocentes.

El periodo de la infancia empieza justo cuando nacemos y acaba cuando empieza nuestra pubertad

Y luego llega la adolescencia.

Yo he elegido esta etapa como mayoritariamente importante. Ya que empezamos a forjar una personalidad y a conocer el mundo con toda su realidad y sus complicaciones.

También es la transición donde experimentamos el cambio de nuestro cuerpo.

Y ya no solo hacemos un cambio físico, sino que empieza nuestro gran cambio psíquico camino a la madurez y nos enfrentamos a la enorme pregunta de ¿que nos está pasando?

Lo más complicado de la adolescencia es elegir bien el camino que queremos tomar, ya que empezamos a sentirnos libres e independientes, y sobre todo creemos que lo sabemos todo.

Pero la verdad es, que nos quedan muchas etapas para explorar y mucho camino por el que seguir batallando.

Es una pequeña reflexión, no significa que sea lo correcto o lo real, es un punto de vista, y sobre todo personas que convivamos con adolescentes, poder comprender el periodo que están traspasando y ayudar a que resulte más fructífero.

Sandra GONZÁLEZ
Escribe en esta sección quinzenalmente


REDACCIÓ14 Gener, 2021
sandra_ibars.jpg

Me han hablado muchas veces del amor. He visto películas románticas donde un chico conoce a una chica y se enamoran, donde todo es bonito y perfecto. Pero francamente, ¿eso es real? Abiertamente puedo decir que jamás me he enamorado, pero sí he sentido amor hacia otras personas.

Todos hablan del amor como un bello sentimiento, pero nadie nos habla del amor no correspondido. Que tan doloroso puede resultar esa sensación de querer a alguien con todas tus fuerzas, y sentir que no es recíproco.

Estudios afirman que el amor no correspondido se puede comparar con la pérdida de un familiar. Asociamos el amor, con una pareja de hombre y mujer, cuando el amor lo encontramos en todos lados.

A veces establecemos fuertes vínculos con personas cercanas, a las que llamamos amigos, y al final nos sentimos decepcionados. Incluso hay personas que no se sienten correspondidas en sus propias casas, en su propia familia.

Debemos apartarnos de aquello que no nos hace feliz y no nos corresponde, porque quizás si aquel no es nuestro lugar, habrá otro amor esperando en otro lado. “Nadie que ama puede ser llamado infeliz, incluso el amor no correspondido tiene su arco iris.

Sandra GONZÁLEZ
Escriu quinzenalmente en este espacio


REDACCIÓ23 Novembre, 2020
sandra_ibars.jpg

Cómo está cambiando la vida… Cierta es esa frase de que valoramos más las cosas cuando las perdemos y que con poco ya nos conformamos.

Ya casi ni recuerdo como era mi vida antes de la pandemia. Como era respirar aire puro cuando paseaba por las calles de mi ciudad, ver crecer a mis primos pequeños y visitar diariamente a mis abuelos. Abrazar y besar con vigor a mis seres queridos, sentirlos cerca y decirles cara a cara lo mucho que les quiero.

Aquella cafetería en la que solía pasar horas riendo con mis amigos acaba de bajar la persiana (para siempre). Siento aflicción. Mi familia tiene problemas para llegar a fin de mes, pues no hay trabajo, se ha parado el sistema económico. Siento incertidumbre.

No conozco a mis nuevos compañeros de clase, solo su mirada. No salgo ni me divierto. Mi día comienza a las 6:00 y termina a las 22:00, hay toque de queda.

No puedo enamorarme, no puedo acercarme a ti… Nadie ve mi sonrisa. Llevo mascarilla, obligatoria, por cierto.

Se acerca la Navidad. Hay que elegir a tan solo diez de tus seres queridos. Pero a Fin de Año nos tomaremos las uvas a las 7:00, cenaremos a las 8:00 y bailaremos y beberemos hasta las 22:00, para despedir este año desastroso.

Pediremos volver a reunirnos con los nuestros, ser libres, conocer a los recién llegados y despedir a los que se fueron como se merecen.

Sandra GONZÁLEZ
Escribe cada 15 días

PUBLICITAT


REDACCIÓ11 Novembre, 2020
sandra_ibars.jpg

Es preciosa. Su semblante es delicado con un blanquecino rostro, destacar no fue su punto fuerte. Insegura, su mirada despierta curiosidad a la vez que mil temores corretean alrededor de su retina.

Es preciosa. Discreta, más bien tímida, con un pasado enredado del cual no le gusta hablar, ella no lo sabe, pero es preciosa.

Entra diligente en su cuarto, su posición común es delante del espejo, donde puede ver su reflejo, ese que tanto detesta.

De pronto, aprecia una presencia en el interior de su cuarto desordenado.

Sus ojos se llenan de repulsión, a la vez que temor. Los cierra.

Abre de nuevo los ojos con ánimo de que la presencia se hubiera esfumado, pero sus deseos fueron nulos.

“¡Márchate! ¡No me gustas, te odio!

Las dos figuras se miran fijamente, con una mirada compacta, no muestran afectividad una por la otra, no se gustan, no se quieren.

Ella empieza a dibujar una línea con sus finos dedos alrededor del torso de su delgada figura, mientras llora afligida, se siente más corpulenta de lo que en realidad es, no le gusta su cuerpo.

La presencia , no la para de observar.

Cada vez que ella derrama una lágrima de impotencia, se une un tóxico vínculo entre las dos figuras.

De pronto, la presencia se apodera totalmente de la mente de la niña. No! No es real!

Sale del espejo en el que ella, preciosa, no paraba de mirarse, y se mete dentro de su cuerpo haciendo así, que ella caiga en un sueño profundo, tan profundo, como eterno.

Que oscuro trastorno es aquel que se mete dentro de nuestra mente, se convierte en nuestro estilo de vida, y nos compromete a vivir con ello hast eternamente.

Pero… ¿cuál es el punto de partida de esta enfermedad mental?

Acoso, abusos, maltrato, problemas familiares, maltrato doméstico, soledad…

La autoestima traiciona.

Sandra GONZÁLEZ
Escribe quinzenalmente

 


REDACCIÓ26 Octubre, 2020
sandra_ibars.jpg

¿Qué ves cuando te miras al espejo? Nos han hablado tantas veces del amor propio que lo hemos normalizado, pero francamente, no lo hemos interiorizado.

Quererse y aceptarse es un camino hacia a la absoluta felicidad que pocas personas han saboreado con severa plenitud.

El amor propio no es solamente aceptarse a uno mismo con sus carencias y defectos, es tener la valentía de coger las riendas de nuestra vida y poder negarnos a todo aquello que no nos hace felices.

Cuántas veces nos han preguntado, o incluso nos hemos preguntado a nosotros mismos a que aspiramos, hacia dónde llegan nuestras metas y nuestros sueños. Pero realmente todas aquellas respuestas se dirigen hacia el mismo destino, y es que la totalidad de la humanidad aspira a ser feliz.

Pero, ¿Qué significa la felicidad? ¿Dónde podemos encontrarla? Y sobre todo ¿hasta dónde podemos llegar para conseguirla? ¿Pero alguien se ha parado a pensar si realmente lo que hacemos diariamente nos hace felices?

Pasamos toda una vida luchando por un futuro, ansiando tener todo aquello a lo que hemos aspirado, descuidando, que nos estamos olvidando de disfrutar y ser felices.

Incluso nos han obligado a creer cuáles son los estándares de la felicidad. A comprarla en lugar de vivirla. A creer que a todo el mundo le hace feliz las mismas cosas, y ese pensamiento es totalmente incierto.

También nos han hecho creer que la felicidad la encontramos rodeándonos de muchas  personas, pero honestamente, sentirse solo con uno mismo es el claro reflejo de un malestar personal. Pues como dijo Mark Twain “la peor soledad es no sentirse cómodo contigo mismo”

Nadie nos dijo nunca donde encontrar la felicidad, pues, podemos empezar a buscarla en nosotros mismos, empezar a querernos y a cuidarnos.

Sandra GONZÁLEZ
Escribe quinzenalment

 


REDACCIÓ5 Octubre, 2020
sandra_ibars.jpg

Una vez le dije: es tan fácil borrar las palabras y los hechos que escribo cuando relato historias frente al papel. Mis personajes también sienten y padecen, sufren y son los reyes de las malas decisiones. Pero yo los controlo, con un solo botón elimino todos y cada uno de aquellos instantes, momentos, recuerdos…  ¿ya está? ¿Así de fácil? ¿Pero quién puede controlar mi vida? A veces no es tan fácil ser director de nuestras acciones, o guionista de nuestras palabras, y mucho menos de los actos de las personas de nuestro entorno. El mundo real, es una continua operación de matemáticas y yo soy más de letras.

Soy de esas personas que parece que se lleven bien con la piedra, esa piedra que siempre dicen que el ser humano tropieza una y otra vez. Pues ahí estaba ella, frente a lo que pensaba que sería el amor de su vida, y que resultó ser su anulación total como mujer.

Llegados al punto de ni siente ni padece, se plantea si fue un amor o una obsesión. Es ridículo el hecho de pensar que puedes llegar a enamorarte de la persona más nociva que has conocido. Pero… no se puede odiar a alguien que no amas, ni dominar a quien no conoces.

Obviamos a las personas y a su alma para únicamente enamorarnos de sensaciones, de instantes… ¿Quién eres realmente? Dicen que lo oculto es aquello que más nos atrae, lo desconocido, el miedo. Pero no olvides que la curiosidad mata.

¿Se arrepiente? cuántas veces ha contestado que jamás se arrepentiría de nada que haya marcado su vida, pues si eliminase algún hecho, estaría haciendo desaparecer a si misma. “Soy lo que he vivido y lo que me has enseñado”. Amor y desamor al fin y al cabo se escriben igual, a la misma vez que somos capaces de hacer pedazos todo aquello que tanto hemos cuidado…

Si, ella fue una mujer maltratada, y no se arrepiente de ello.

(Fragmento del libro “crecer deprisa” Autora Sandra Gonzalez)

Sandra GONZÁLEZ
(Escriu cada 15 dies)


REDACCIÓ2 Setembre, 2020
sandra_ibars.jpg

La salud mental y la existencia de diversos trastornos o alteraciones en la mente humana es un tema que a la gente no le gusta hablar, más bien me atrevería a decir que impone un respeto.

La inmensa capacidad de la mente humana es algo maravilloso, pero que, a su vez, puede jugarnos una mala pasada. Malísima.

Cuando escuchamos la palabra trastorno, nos vienen a la mente enfermedades psicóticas como la esquizofrenia o trastornos anímicos como la bipolaridad.

Es un error, pues hay infinidad de alteraciones en la mente que pueden afectar a nuestros pensamientos, sentimientos, estado de ánimo y comportamiento, que pueden comenzar a tratarse con la identificación de este problema.

Soy partidaria de normalizar el trastorno y no etiquetar a las personas como enfermas, ya que no somos conocedores de su origen, y lo asociamos únicamente a problemas genéticos, hereditarios o incluso por el consumo de sustancias tóxicas o alcohol. Cuando, en realidad, la base de una enfermedad mental se manifiesta en una combinación de factores psicológicos y sociales. Como puede ser el estrés, un episodio de pánico o de violencia, la conducta, las emociones…

Y a raíz de todo esto, se desarrollan enfermedades como la depresión, la paranoia, la ansiedad, el trastorno de personalidad, trastorno de la alimentación, dependencia…

Hay una inmensa variedad de trastornos y personas que los padecen sin saberlo. Y corren el riesgo de convivir con un constante malestar interno sin saber el motivo de este.

Nos hemos acostumbrado e incluso obsesionado, con cuidarnos físicamente. Cuando la clave para el bienestar absoluto es cuidar nuestra paz mental.

Marco Aurelio dijo “la felicidad de tu vida depende de la calidad de tus pensamientos”

Es entonces donde empezamos a enfocar un camino hacia donde queremos dirigirnos, hacia donde volar.

El ser humano, a lo largo de su vida, experimenta una infinidad de sensaciones y sentimientos, que tienden a manifestarse de manera positiva o negativa.

La clave para gestionar dicha sensación es conocerse a uno mismo, aceptarse y establecer una relación con tu yo más profundo, para crear una experiencia única y satisfactoria en cada uno de los momentos de nuestra vida.

Sandra GONZÁLEZ
(publica quinzenalment)

 


REDACCIÓ1 Setembre, 2020
sandra_ibars.jpg

Ja s’ha acabat el mes d’agost i amb ell s’ha posat punt final a les vacances – atípiques – de milions d’espanyols, condicionades per la pandèmia del coronavirus. Amb l’arribada del setembre, la roda comença a girar i pràcticament tot comença a agafar la normalitat necessària.

Sandra González

El nostre digital també torna a l’actualitat informativa i presenta algunes novetats. Una d’elles és la nova secció ‘Punto de encuentro‘. Es tracta d’un apartat d’opinió, en castellà, on la jove Sandra González, de 19 anys, compartirà, quinzenalment, la seva perspectiva sobre diferents temes socials.

L’objectiu és que el seu punt de vist esdevingui un referent, a través del llenguatge i de visió, per als més joves, els quals, sovint, no troben resposta a les seves inquietuds o dubtes.

Sandra González, fent servir un llenguatge més juvenil, desimbolt i informal, espera que la seva secció es converteixi en el punt de trobada per a algunes reflexions interessants i aconsellables pel jovent.

PUBLICITAT

 




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter