Arxius de ERTE | Diari La República Checa

REDACCIÓ16 Setembre, 2020
atur4.jpg

Más de medio millón de empresas tienen vetado en la actualidad el despido. Se trata de unas 550.000, aquellas que se han acogido a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a consecuencia de la Covid-19.

Ésta fue la cláusula que incluyó el Gobierno en la normativa que regulaba estas ayudas: la obligación de estas compañías que se beneficiaran de las condiciones especiales de estos ERTE de mantener el empleo durante seis meses o, de lo contrario, deberían devolver las cotizaciones bonificadas. Sin embargo, en la última prórroga el Ejecutivo suavizó esta prohibición para lograr el acuerdo de la patronal.

Así, si en un principio el compromiso de mantener a toda la plantilla de la empresa se estableció hasta seis meses después de que decayera el estado de alarma (con lo que se vetaba para prácticamente todo el 2020), en la última prórroga el periodo para contabilizar los seis meses comenzaba a correr en el momento en el que la compañía reincorporara a un trabajador en ERTE, aunque solo fuera uno.

Para algunas empresas ese contador se inició a últimos de abril, pues según los datos del Ministerio de Seguridad Social, desde finales de abril hasta finales de mayo se reactivaron ya más de 450.000 trabajadores. Esto significa que hay empresas que desde finales de octubre ya podrán reducir la plantilla si así lo consideran, sin recibir ningún tipo de penalización por parte del Estado, salvo que el Gobierno cambie de nuevo de criterio a este respecto en la nueva prórroga que se está negociando. Esto por el momento se mantiene, según algunas fuentes consultadas.

No obstante, echar a un trabajador este otoño será más caro que esperar a 2021, ya que el Ejecutivo mantiene el veto a realizar despidos objetivos por el coronavirus hasta el 31 de diciembre, según el borrador presentado a los agentes sociales. Así, las empresas que se vean obligadas a realizar ajustes de personal deberán indemnizar a estos empleados con 33 días por año trabajado, en lugar de 20 días.

Lo que sí ha aceptado el Gobierno es alargar la nueva prórroga hasta el 31 de enero, para que la finalización no coincidiera en plenas fiestas navideñas. En cualquier caso, el plazo de tiempo no será uno de los escollos de la negociación, ya que la puerta a otra nueva extensión quedaría abierta. Sí es una línea roja la limitación de los ERTE por sectores que proponen ahora, ya que sindicatos y empresarios aseguran que muchas empresas que necesitan estas ayudas se quedarían fuera. «Tenemos que atender a la gente que más lo necesite y a la gente que está cerrada», reiteró este martes el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que alertó de que la situación ahora se agrava por los rebrotes, lo que provoca que haya «muchos sectores afectados».

PUBLICITAT


REDACCIÓ25 Juny, 2020
erte_.jpg

Fumata blanca a una nueva prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre. Tras semanas de intensas negociaciones, sindicatos y patronal por fin dieron su respaldo al Gobierno para la nueva norma que regulará los expedientes de suspensión de empleo para los próximos tres meses. El Ejecutivo no quería legislar sin el apoyo de los agentes sociales y lo ha conseguido ‘in extremis’, cuando quedaba apenas tres días laborables para que se extinguieran las beneficiosas condiciones de los actuales ERTE por fuerza mayor. Nueva victoria del diálogo social en uno de los momentos más difíciles para la economía española.

Para conseguir el sí de los agentes sociales, el Gobierno se ha visto obligado a mejorar sustancialmente su propuesta inicial y ha puesto encima de la mesa hasta cuatro documentos distintos en los últimos días. Los principales escollos, una vez que los sindicatos y patronal aceptaron que fuera solo por tres meses, se han centrado en el nivel de protección y en las exoneraciones, según desveló hoy la ministra de Trabajo Yolanda Díaz, quien explicó a su vez que ha habido elementos centrales en los que no ha habido discusión, como es que hay sectores que están totalmente delimitados y que lo están pasando muy mal.

Es por ello que finalmente el Gobierno accede a permitir que las empresas que ahora están en ERTE de fuerza mayor total la mantengan durante los próximos tres meses, tal y como reclamaban los agentes sociales, que denunciaron que en la anterior propuesta se las dejaba fuera. Sin embargo, el porcentaje de exoneración de las cotizaciones sociales será menor que en la actualidad. Aquellas que tengan menos de 50 empleados y que ahora no pagaban nada de las cuotas de sus trabajadores pasarán a tener una reducción del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre, según explicaron a este periódico fuentes cercanas a la negociación. Las de mayor tamaño, que ahora tenían una exoneración del 75%, pasarán a tener una rebaja del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre. Se hace de forma escalonada porque la fuerza mayor debe ir decayendo progresivamente.

A cambio de estas bonificaciones, el Ejecutivo empeora ligeramente en su propuesta de ayer el porcentaje de exoneración para los ERTE por fuerza mayor parciales y los expedientes por causas objetivas (ETOP), que hasta ahora no tenían ningún tipo de beneficio, pero mantiene su diseño de premiar la vuelta a la actividad. De esta forma, las empresas con una plantilla de menos de 50 personas tendrán una exoneración del 60% para los empleados que regresan a su puesto y del 35% para los que se mantienen en el ERTE, porcentaje invariable para los tres próximos meses. Para las más grandes, estas rebajas se reducen al 40% para los que vuelven a la actividad y el 25% para los que están con el empleo suspendido.

Además, la nueva norma introduce un elemento nuevo por si se produjeran rebrotes, a la vista de lo que está ocurriendo. Si sucede eso en un determinado territorio, se volverá a proteger a la empresa y al empleo y si la compañía solicita un ERTE por fuerza mayor a la Administración, tendrá mayores exoneraciones: un recorte en las cuotas del 80% para las más pequeñas y del 70% para las de más de 50 trabajadores.

A su vez, el Gobierno ha accedido también a recoger otra de las exigencias de los agentes sociales: mantener la comisión tripartita para hacer un seguimiento y evaluación de la situación de cara a una posible nueva prórroga en otoño.

Eso sí, el Ejecutivo no ha dado su brazo a torcer en la petición de la CEOE de eliminar la prohibición de despedir, hacer nuevas contrataciones ni pedir a sus trabajadores que realicen horas extras, e incluso endurece este aspecto y les veta externalizar cualquier actividad hasta el 30 de septiembre si quieren acogerse a estos beneficios.

L.P.




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter