Respeto y tolerancia, ingredientes para solucionar problemas

Para que las cosas marchen bien, es necesario disipar todos los problemas cuanto antes. Si se quiere cuidar una relación de pareja, deberás estar atento para aprender a identificarlos y revolverlos, de lo contrario estarán acabando poco a poco con nuestra relación familiar.

Parece ser un trabajo muy arduo, pero lo mismo sucede con la salud, llevamos una lucha constante contra los virus y bacterias que si nos descuidamos por un momento tendrán la oportunidad de ganar la batalla. En esta ocasión, se pretende que los problemas no te ganen a ti, así que no muestres indiferencia y dale la atención que se merece.

Lamentablemente muchas personas no tenemos la capacidad de comunicación, y es verdad que muchos entran en una postura en la que su único objetivo sea ganar la discusión, es más, cuando hay un problema ni si quiera dicen: al rato lo platicamos, normalmente lo cambian por un: ahorita lo discutimos; desde ahí ya van predispuestos, cuando es mucho mejor decir: ahorita lo dialogamos.

Sencillez es lo que nos falta a muchos, las cosas fueran muy distintas si supiéramos abordar la situación diciendo: ¿Sabes qué? mi postura era diferente a la tuya pero después de escucharte considero que tienes razón.

¿Ven? no es tan difícil. El problema es que la mayoría de las mujeres quiere y desea con todas sus fuerzas discutir, y cuando esto sucede el hombre simplemente decide ignorar, y así nunca van a resolver nada. Tienen que dejar el orgullo de lado.

Como adultos que somos debemos ser conscientes de que las discusiones de pareja se deben realizar en privado, no pueden ser tan desconsiderados, para un niño chiquito no hay ilusión más grande que estar la dado de su mamá y su papá, verlos y escucharlos discutir es un acto de desconsideración por parte de ambos, y eso no está bien.

“Malo, ya no lo voy a querer” suelen decir los niños cuando son regañados. Si el regaño era necesario y se actuó correctamente, el padre o la madre debe de apoyar a la pareja y darle su respaldo, porque si hay actitudes diferentes, el estricto terminará siendo el malo del cuento. Hagan entender a su hijo que lo que hizo está mal y sean firmes. ¡Ojo! nada de violencia.

Por supuesto que las cosas se complican cuando tú no eres el padre de la criatura, y será inevitable que ese cambio repentino para él o ella le permita aceptarte de buenas a primeras, así que en este duro encuentro, si no haces un buen equipo con tu pareja, y evitas como ya se mencionó antes, la violencia, entonces no podrán salir bien librados. Acudan con un profesional para que los oriente de la mejor manera, habiendo voluntad todo se puede.

Y finalmente recuerden que deben analizar los comportamientos del infante, no todos merecen la misma consecuencia, tampoco se pasen. Como padres, deberán estar atentos a lo que sucede, incluso entre ustedes, ya que si tu ves que tu pareja actuó de forma equivocada, entonces será necesario que intervengas, no se trata de darle siempre en la torre a tus hijos, ustedes también cometen errores.

PUBLICITAT

PUBLICITAT
Advertisement

PUBLICITATAdvertisement

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Informació bàsica respecte a protecció de dades
Responsable República Checa Press +info...
Finalitat Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimació Consentiment de l'interessat +info...
Destinataris Automattic Inc., EEUU per filtrar spam. +info...
Drets Accedir, rectificar i esborrar les dades, així com altres drets. +info...
Informació addicional Podeu aconseguir més informació sobre protecció de dades a la pàgina de política de privadesa.



RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter

Download Nulled WordPress Themes
Download WordPress Themes Free
Premium WordPress Themes Download
Free Download WordPress Themes
free download udemy paid course