RAFA LUNA: Nuevas formas de hacer política

Las nuevas formas de hacer política no son las mismas que cuando se empezó a instaurar la democracia y en años posteriores. Las formas de hacer política en aquellos tiempos se basaban más en lo que se conocía como “tierra de misiones” y sus protagonistas “misioneros  políticos” o “reporteros políticos” por aquello de estar presente en el lugar de los hechos, es decir en el territorio, con las personas y consecuente conocer sus problemas reales, se trataba de instaurar una presencia institucional de la formación política en el territorio, una correa humana de transmisión de proyectos y soluciones a los problemas reales de cada rincón geográfico.

Me acuerdo con  mucho cariño que, mi mentor político, el tortosino Juan Manuel Fabra Valles, quien fue diputado, eurodiputado y Presidente del Tribunal de Cuentas de la Unión Europa, me instruía en que el buen político es aquel que menos tiempo pasa en los despachos, dedicando la mayoría en la propia calle, al pie del cañón, con las gentes, en los pueblos o ciudades, al lado de los problemas que afectan de verdad a las personas, añadía, que un partido político sin infantería era una batalla electoral perdida.

No le faltaba razón y a los buenos resultados electorales se refería, comentaba que cada reunión en un municipio, por muy pocas personas que asistan, la posibilidad de crear una célula del partido se hacía realidad, más tarde se convertiría en una lista municipal, para acabar teniendo alcaldes o como menos concejales, contribuyendo todo ello en tener diputados que defiendan los problemas de las personas y hacer notar sus municipios en las distintas instituciones.

Hoy lamentablemente la pirámide se ha invertido, se piensa más en el candidato que debe ir en listas, defendiendo un programa electoral genérico populista que no, especifico al territorio que es al fin y al cabo es lo que reclaman los ciudadanos, aquellos que ven a sus líderes políticos o cargos electos cada día más lejanos.

Es cierto y algunos defenderán con toda la razón que,  las nuevas tecnologías han llegado para quedarse, llegando a la mayoría de los rincones,  la informática, las redes sociales, los medios de comunicación digitales, etc., nadie pone en duda que debemos adecuarnos a esta revolución de la información, pero es también cierto, que no todo el mundo la utiliza, porque no dispone de la práctica de la misma, porque no quiere o bien porque prefiere el acercamiento humano.  Se me hace difícil creer que, un trabajador del campo de cualquier rincón del interior de Cataluña, como ejemplo, se pase todo el día enganchado a su móvil, de trabajadores de industrias que se pasan la mayor parte del día en su puesto de trabajo y que desean llegar a casa para estar con su familia, así como a nuestros mayores.

Sin olvidar la saturación, manipulación, en algunos casos delictiva de la información que recibimos de las redes sociales. Son muchos los ciudadanos que prefieren estar con sus dirigentes políticos, con sus cargos electos, estar cara a cara, lo que se conoce como “tocar purpura”, mirar a los ojos por encima de las mascarillas, escuchar la voz de quien les habla o bien la propia suya. Hoy y no generalizo, es más fácil para muchos políticos el preparar una intervención, sobre un tema en concreto, sentados ante el ordenador de sus casas o despachos, hacer un “copy pega” del google para sin perder tiempo colgar en las redes sociales, que no estar presente en el lugar de los hechos y desde el mismo poder enviar las imágenes o comunicados en sus medios sociales.

La realidad de la política no puede ser o no debería ser una pantalla de ordenador, sino la misma calle, quizás, espero en un futuro se reforma de una vez por todas la Ley Electoral, para que aparte de las listas abiertas de las formaciones políticas que comparezcan, el tiempo  de los mandatos, sería necesario recogiera los cargos electos por  distritos, con sus correspondientes oficinas en el territorio, para de esta manera permanecer mucho más cerca de los ciudadanos y de sus necesidades.

Si tengo que ser sincero, yo me siento orgulloso de pertenecer a la escuela de los “misioneros o reporteros políticos”, como fue Juan Manuel Fabra Valles, Josep Maldonado, Pep Jai, Maties Vives, entre otros y los que hoy siguen los mismos pasos como el veterano Joan Ruiz, Quim Nin o la innovación en la política catalana de Alejandro Fernández.

Rafa LUNA
Exsenador i diputat

 

PUBLICITAT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Informació bàsica respecte a protecció de dades
Responsable República Checa Press +info...
Finalitat Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimació Consentiment de l'interessat +info...
Destinataris Automattic Inc., EEUU per filtrar spam. +info...
Drets Accedir, rectificar i esborrar les dades, així com altres drets. +info...
Informació addicional Podeu aconseguir més informació sobre protecció de dades a la pàgina de política de privadesa.



RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter

Download Best WordPress Themes Free Download
Download Premium WordPress Themes Free
Free Download WordPress Themes
Download WordPress Themes
udemy paid course free download