Arxius de RINCÓN FRIKI | Pàgina 2 de 2 | Diari La República Checa

REDACCIÓ5 Octubre, 2022
Elden-Ring2.jpg

Elden Ring es un videojuego ambientado en un mundo fantástico habitado por todo tipo de seres, desde feroces guerreros hasta las bestias más perturbadoras que uno se pueda imaginar. Si bien su historia es confusa, los paisajes y las infinitas posibilidades del juego nos pegará a la pantalla desde un primer momento. Ahora bien, cuando inicies Elden Ring prepárate para sufrir de lo lindo, y es que el 99% de los seres con los que te encontrarás van a intentar matarte.

No es un juego para personas que simplemente quieran desconectar un rato viviendo una aventura al estilo medieval. Elden Ring pone al límite la paciencia de los jugadores de principio a fin. Morir es absurdamente fácil, por lo que comprender las mecánicas del título es esencial para no estancarse y perder las ganas de jugar.

Vayamos con lo positivo. Las tierras del Círculo de Elden son enormes. Tanto, que los desarrolladores estimaron unas 80 horas básicas de juego, y más de 500 opcionales. Esto le convierte en uno de los juegos más longevos de la historia de la industria. Podemos explorar cada región a nuestro antojo, aunque quizás nos destrocen enemigos demasiado fuertes y tengamos que pasear en primer lugar por las zonas iniciales. 

La variedad de enemigos y paisajes es abrumadora. Incluso un buen gamer como yo he dejado el título a medias por la cantidad de terreno a explorar. Elden Ring te deja una sensación ingrata de estar dejando cosas atrás, algo negativo bajo mi punto de vista. Supongo que cada jugador puede hacer lo que le plazca, ya sea descubrir hasta la última cueva del mapa, o bien ir a saco a lomos de nuestro ‘caballo’ sin mirar atrás.

Otro punto fuerte de Elden Ring es la diversidad de estilos de lucha. Podemos optar por el combate físico, subiendo el nivel de nuestro personaje para que haga mucho daño, o podemos elegir la magia como recurso ofensivo. Yo reconozco que soy un clásico, y siempre me decanto por un buen espadón y una armadura férrea. Los tipos de enemigos también son muy variados. El Círculo de Elden está plagado de incontables guerreros y bestias que no dudarán en atacarnos: gólems, gigantes, lobos, semihumanos, dragones, osos, hechiceros… 

Estos son los enemigos a los que les puedo llamar de alguna manera, pero hay muchos otros que su forma es tan ambigua que no sabría como llamarlos. Al fin y al cabo, es un juego de fantasía, por lo que hay seres de todo tipo que sorprenden a cada mazmorra o castillo. Paciencia, nervios y sobre todo mucho sufrimiento. Es el juego perfecto para los masocas a los que les satisface matar a un enemigo duro de pelar que previamente les ha matado 50 veces (no exagero).

Quizás esa satisfacción, esa sensación de superación con cada rival derrotado, es lo que hace especial a este tipo de juegos llamados soulslike. De hecho, los desarrolladores son From Software, los creadores de la saga Dark Souls que da nombre a esta tipología de videojuegos. 

En definitiva, Elden Ring es una obra maestra, uno de esos títulos que dejarán huella en la historia de los videojuegos como en su momento lo hicieron Pacman o Tetris. Ha creado muchos precedentes, como un mundo abierto tremendamente original y variado, donde la exploración es verdaderamente a ciegas, y donde las horas de juego son casi infinitas. Simplemente bravo.

Alex Riba

PUBLICITAT



REDACCIÓ28 Setembre, 2022
r6m_sidepromo.jpg

Rainbow Six Siege es el mejor videojuego de disparos del momento. ¿Por qué? Porque tiene muchos ingredientes que lo convierten en una obra maestra: jugabilidad, balance de armas, gráficos (aunque en este caso sea poco importante), lore (historia), diversión y sobre todo personalidad. Sí, recalco esto último porque es vital, más aún en el ámbito de los shooters (disparos) que siempre está poblado de juegos muy parecidos. Crear semejante titán no ha sido fácil. De hecho, Ubisoft ha tardado más de cinco años en perfeccionarlo.

Pero empecemos por lo básico. Rainbow Six es un juego en el que dos equipos de cinco jugadores se enfrentan entre ellos en un lugar muy concreto, siempre en edificios. Un equipo defiende unas bombas, el otro las ataca para desactivarlas. ¿Cuál es la clave del éxito? Que cada jugador puede escoger un personaje que tiene una habilidad o dispositivo único. 

Hay de todo tipo. En defensa, si te gusta colocar cepos por las habitaciones para pillar al rival más pardillo puedes escoger a Frost; si prefieres que no te rompan una pared puedes electrificarla con Bandit; y si eres más ‘chungo’ puedes jugar con Caveira e interrogar a los enemigos para saber dónde están sus compañeros. 

En ataque puedes optar por desactivar todos los dispositivos eléctricos soltando una granada inhibidora de Thatcher; otra opción es abrirte paso a martillazos con Sledge, o piratear las cámaras de los enemigos con Dokkaebi. Cada personaje es único, y la combinación de estos es clave para ganar la partida. Por eso es importante jugar en equipo y -especialmente- hacerlo con amigos.

Apartando la jugabilidad, admito que me fascina la intrahistoria de cada operador. Por cierto, están basados en cuerpos especiales reales como el SAS, los Marines o los GEO españoles. De hecho, el juego se llama Rainbow (arcoíris en inglés) porque aglutina agentes de muchos países. En el caso de los GEO, hay una defensora llamada Mira, y un atacante apodado Jackal.

 

Mira puede colocar ventanas en las paredes para ver a través de ellas, mientras que Jackal puede descubrir la posición de los enemigos con un visor que detecta y sigue sus huellas. Me alegró saber que nos tuvieron en cuenta a la hora de crear el juego. Como he comentado anteriormente, cada especialista tiene una historia detrás que le termina uniendo a Rainbow Six. Son detalles que nos hacen empatizar con ellos.

Una imagen de Sledge

Respecto a la ambientación, esta es muy inmersiva. Tanto la música como las voces en el idioma original del juego (inglés) ayudan a meternos de lleno en nuestra misión. Menciono lo de las voces porque mantienen el acento de cada operador. Por ejemplo, los rusos arrastran las erres, mientras que los españoles o latinos pronuncian las palabras literalmente. Realmente uno tiene la sensación de estar en grupo de operaciones especiales. 

Esto no es más que un pequeño resumen de algo muy grande, una obra maestra del mundo de los videojuegos que ya va camino de cumplir una década. Sí, un juego con más de dos años de vida ya se puede considerar un hito en la industria, pero es más sonado tratándose de un shooter. Lo mejor es que los desarrolladores siguen añadiendo contenido, por lo que se puede seguir disfrutando un buen rato de Rainow Six Siege.

Alex Riba

PUBLICITAT



REDACCIÓ21 Setembre, 2022
Rincón-Friki-1280x960.jpg

¿La nueva serie del Señor de los Anillos es una gran obra de marketing? Sí. ¿Eso impide que la disfrutemos? No. Antes de continuar con mis argumentos quiero aclarar que solo he leído una de las obras de Tolkien, El Hobbit, así que mi punto de vista puede ser muy diferente del de alguien que haya leído los textos previos al Señor de los Anillos

Al grano. Sí, la nueva serie, Los Anillos de Poder, se ideó para exprimir la base de fans con la que cuenta la saga. Cualquier producto de esta temática tiene casi asegurado el éxito, por muy malo que sea lo que se está vendiendo. El mejor ejemplo son las pelis de El Hobbit, que fueron pura invención y poco tenían que ver con la obra de Tolkien. Eso provocó muchas críticas entre los fans, pero al público general le gustaron.

Con la serie se prevé que pase lo mismo. Prueba de ello son los 470 millones de euros que Amazon Prime Video ha invertido para su producción (según Variety). Nadie -o casi nadie- invierte tanto dinero en un producto que no le asegura beneficios. Quizás no consigan recuperar todo el dinero a corto plazo, pero pensemos en la esperanza de vida de esta serie.

La historia trata sobre el proceso de creación de los Anillos de Poder, el ascenso de Sauron y su caída. Los que hayan empezado la serie se habrán dado cuenta de que es difícil llegar al final de esa trama en una, dos y hasta en tres temporadas. Cuánto más alarguen la llegada de la guerra final contra Sauron, más beneficios obtendrán. 

Hablemos sobre uno de los temas más polémicos que ha levantado la serie: la inclusividad de personas negras. Personalmente, no me parece forzado y creo que es necesario. El problema lo encontraríamos si el color de la persona afectase de algún modo la historia.

 Por ejemplo, nadie puede imaginarse a Galadriel de color, porque es un personaje que ya hemos visto con anterioridad de una forma concreta, con piel muy blanca y pelo rubio. Si algo se saliera de esa familiaridad, podría afectar a nuestra experiencia. Otro buen ejemplo – esta vez ajeno a Tolkien- es Blancanieves, un personaje que recibe su nombre porque su piel es blanca como la nieve. Quizás por eso muchas personas son reacias a ver nuevas versiones de películas en las que el o la protagonista son de color. 

Respecto a la trama de la serie, el atractivo principal es la historia en sí misma. Sabemos algunas partes de ella gracias a los films, pero nos faltan muchos detalles que al fin conoceremos. Ese es el regalo que nos brinda Amazon Prime Video, disfrutar de una leyenda que nos contaron en un minuto, cuyo final ya sabemos, y poco importa. Porque no es la expectativa del final lo que puede engancharnos a Los Anillos de Poder, sino el proceso hasta llegar a esa culminación.

¿Cómo surgió la idea de los anillos? ¿Cómo Sauron formó el reino de Mordor y se alzó como la mayor amenaza de la Tierra Media? ¿Cómo consiguieron unirse de nuevo Elfos y Hombres? ¿Cuál es la historia de los Espectros del Anillo? Son preguntas que espero poder responder tras ver Los Anillos de Poder. Sí, es puro marketing hecho para los fans, pero cómo lo vamos a disfrutar… 

Alex Riba

PUBLICITAT



REDACCIÓ14 Setembre, 2022
Rincón-Friki3-1280x960.jpg

El manga, el anime y los cómics no son solo para niños y niñas. Al contrario de lo que gran parte de la sociedad cree, estos géneros tienen un gran contenido dedicado a un público adulto. Y cuando hablo de adulto, no me refiero a la pornografía ilustrada, sino a miles de historias que cautivarían hasta al más detractor de las novelas gráficas. ¿Te imaginas recorrer el mar en un mundo dominado por piratas con poderes especiales? ¿O prefieres un romance samurái lleno de acción y épica? Quizás optes por algo más normal como una serie policíaca. Todo ello y mucho más, se puede disfrutar en este mundo a menudo llamado friki.

En primer lugar, dejemos claro que es el anime. Se trata de la versión televisiva de un cómic manga, cuya finalidad es promocionar la obra original. Cualquier anime se puede encontrar fácilmente por internet, aunque lamentablemente, muchas páginas están repletas de virus por el poco interés que tiene la industria televisiva occidental por este tipo de contenido. No obstante, cada vez hay más plataformas que apuestan por ello, como Netflix o Prime Video, que ya incluyen un amplio catálogo de dibujos japoneses.

Sí, son dibujos, pero ello no implica que estén hechos exclusivamente para niños. De hecho, a más de uno le sorprendería cómo enganchan algunos animes. Y es que los hay de todos los tipos: Aventuras, acción, romance, policíaco, fantasía, ciencia ficción, lucha… Las posibilidades son infinitas. Además, su formato suele ser de unos 20 minutos por capítulo.

¿Por qué la gente asocia anime/manga con infancia? La culpa, queridos lectores, la tiene Dragon Ball (Bola de Drac) y otros dibujos como Arale (Dr. Slump), Doraemon o Shin-Chan. Esas series son los padres y madres de todos los animes que han llegado más tarde a occidente, y como se emitieron para niños y niñas, pues se instauró esa idea general en las personas que hoy en día son adultas.

Pero no es así. Prueba de ello son la multitud de animes dónde la sangre reina en cada escena. El mejor ejemplo es Tokio Ghoul, que retrata un mundo paralelo compartido entre humanos y unos monstruos que -físicamente- son muy parecidos a la raza humana. Sin embargo, estos seres llamados ghouls, se alimentan de personas como si fueran caníbales. La sangre explícita es un continuo en la serie, así que ya os podéis imaginar que no es muy infantil… De hecho, Tokio Ghoul es del género ‘gore’, caracterizado por escenas violentas reinadas por la sangre de un modo explícito.

Otro buen ejemplo es Death Note, que para mí es uno de los mejores animes. Trata sobre un joven muy inteligente que es capaz de decidir la muerte de cualquier persona escribiendo los detalles y el nombre completo de la víctima en una libreta. Este chico, Light, decide purgar la humanidad deshaciéndose de los criminales. Esto le confrontará con otras grandes mentes que pretenden detenerlo con la ayuda de la policía.

El juego mental y la constante búsqueda de una solución a un problema son el encanto de Death Note, sumado al carisma de muchos personajes que aparecen en la trama. No obstante, no es una historia apropiada para un niño, simplemente porque le costaría entender muchos aspectos de la serie.

En otro capítulo de Rincón Friki ofreceré una lista compleja de mangas/animes que recomiendo. Para aquellos a los que les haya picado la curiosidad, por ahora enumero los que para mí son imprescindibles: One Piece (Aventura), Naruto (Aventura, romance), Ataque a los Titanes (Aventura, drama), Jojo’s Bizarre Adventure (Aventura, humor), Death Note, Tokio Ghoul (gore), Siete Pecados Capitales (Aventura, fantasía, romance), Sword Art Online (Aventura, fantasía, romance). Muchos de estos pueden verse a través de Netflix y Prime Video.

Alex Riba

PUBLICITAT





RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter