A VIÑUALES NO LE PISES QUE LLEVA CHANCLAS

Rubén Viñuales irrumpió en la política local como un soplo de aire fresco: joven, pícaro, atrevido, ecléctico, simpático, guapo…. Lo tenía todo para triunfar en política, excepto una cosa: aquilatamiento. No digo que todo en Viñuales sea postureo, que no tenga firmes convicciones o que no vislumbre sanas ambiciones políticas… peeeeeeero, su ego le delata y sus prisas a vaces le juegan malas pasadas.

Viñuales, que es un buen jan,  era el cromo perfecto en el almanaque naranja de Cs, cuando todo parecía que iba rodando cuesta abajo: Rivera seduciendo en Madrid y Arrimadas enamorando en Catalunya. Las cosas empezaron a torcerse y Viñuales enseñó sus debilidades e impaciencias, haciendo lo que hace un lustrado modelo encima de la pasarela si las adversidades le afean el desfile: que se pone insoportable.

En los días posteriores a las municipales del año pasado, un Viñuales taciturno iba balbuceando que las cosas se le complicaban.

Viñuales contrapesó mal los pros y contras, pronosticó erróneamente los resultados electorales y calculó mal los tiempos, cosa harto importante en política. Tras la decepción en las elecciones municipales llegó a la conclusión de que lo mejor era tomarse un descanso y no achicharrarse con lo que se le venía encima a Cs. No tardó ni días en anunciar que no volvería a presentarse como alcaldable naranja y bla, bla, bla.

Pero por ese arte de birlibirloque que tienen las cosas de la política, Arrimadas en Madrid está sacando agua de un pozo que ya se daba por seco, mientras que, en Cataluña, Lorena Roldán no se plantea abrir más frentes de conflicto interno de los que ya tiene y, por si acaso los vientos del destino vuelven a soplar las velas naranjas, Viñuales se está replanteando seriamente desandar sus pasos, sacándose de la petaca que se rinde ante la demanda de sus electores para salvar a Cs en las próximas municipales de Tarragona, tal como Hasselhoff rescataba bañistas en apuros en las playas californianas. Viñuales es un buen líder, solo hace falta que le dejen.

Si finalmente Cs regresa a la equidistancia entre PP y PSOE, Viñuales se encontrará cómodo nadando entre esas dos aguas, aunque a él le agrade más – eso parece – la orilla del PSC. Esta nueva yuxtaposición de considerandos es la que le susurra al oído que se contorsione rápidamente y tome el primer asiento del pasillo central, como una veterana beata lo hace en la misa de domingo antes de comulgar.

Otra opción que le queda a mi amigo Viñuales es atender los cantos de sirena de algunos popes del PSC. Ese paso es un salto en el vacío y tiene un alto riesgo de credibilidad personal, porque el calendario electoral le obligaría a cambiar de montura entre dos caballos al galope, Cs y PSC, ya que no le daría tiempo a: 1) cerrar la etapa naranja, 2) entrar en barbecho y, 3) ¡abracadabra!, redescubrir su alma socialdemócrata.

Le voy a desear suerte a Viñuales, porque la va a necesitar más que mi primo Sonny en el peaje de Long Beach.

Vito TARRACORLEONE 

No es nada personal, son solo negocios

 

PUBLICITAT

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Informació bàsica respecte a protecció de dades
Responsable República Checa Press +info...
Finalitat Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimació Consentiment de l'interessat +info...
Destinataris Automattic Inc., EEUU per filtrar spam. +info...
Drets Accedir, rectificar i esborrar les dades, així com altres drets. +info...
Informació addicional Podeu aconseguir més informació sobre protecció de dades a la pàgina de política de privadesa.



RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter

Download WordPress Themes
Download Nulled WordPress Themes
Premium WordPress Themes Download
Premium WordPress Themes Download
udemy paid course free download