Arxius de angel juarez | Diari La República Checa

REDACCIÓ6 Novembre, 2019
reunió-carla_aguilar.jpg

Ángel Juárez i Carla Aguilar

El president de Mare Terra Fundació Mediterrània i de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona, Àngel Juárez, ha mantingut una primera trobada oficial amb Carla Aguilar, portaveu del grup municipal En Comú Podem (ECP) primera tinent d’alcalde; i amb Mario Téllez i Francisco Pizarro, de Vila-seca En Comú.

En la reunió, s’ha tractat sobre l’interès del nou equip de Govern d’enfortir el teixit social i Juárez ha proposat poder disposar d’un tècnic que ajudi les entitats, ja que “moltes són tan petites que no tenen capacitat per a tramitar res”. Aguilar ha avançat que ja treballen en “tirar endavant un servei municipal per a les entitats” que anirà en aquesta línia.

Ángel Juárez també ha posat damunt la taula el problema de les barreres arquitectòniques, algunes tan escandaloses com les de l’estació de Renfe i també ha incidit en la necessitat de disposar de més lavabos adaptats. Juárez també ha reclamat l’estudi epidemiològic i ha manifestat el seu suport a la nova cartera de Benestar Animal i a la gestió feta per a controlar els porcs vietnamites del barri de Sant Pere i Sant Pau.

Per una altra banda, Juárez també es va reunir amb el portaveu del grup municipal de Vila-seca en Comú, Mario Téllez i amb Francisco Pizarro, d’ECP, per fer un seguiment de la denúncia de la contaminació per milers d’esferes de plàstic a la platja de la Pineda. En la trobada, també es va acordar col·laborar en projectes en defensa i protecció del medi ambient al municipi de Vila-seca.


REDACCIÓ4 Novembre, 2019
juarez.jpg

Què és la vida? La de les persones, la solitud de ser els únics éssers vius que sabem que morirem. Però, justament per això, també som amos del nostre temps, els únics que podem gestionar-lo. El com ho gestionem ja depèn de com ens veiem a nosaltres mateixos, de la nostra fortalesa o la nostra debilitat, dels nostres complexos i de les nostres pors o de les nostres alegries.

A vegades vivim tant que ens oblidem de ser feliços, que convé recordar sempre que és la finalitat de tots els éssers humans. Vivim en la perpètua contradicció d’una realitat cada vegada més líquida, uns recursos cada vegada més precaris i l’obligació de mostrar-nos sempre joves, actius, amb somriures tan falsos com els de molts candidats a la presidència del Govern.

La informació, que hauria de guiar-nos per aquesta selva, s’ha convertit en una eina inútil per excessiva. Cada dia rebem un bombardeig de dades inassumible i, per si no n’hi hagués prou, en una barreja de la veritat amb la falsedat, l’important amb l’irrellevant, el que és urgent amb la frivolitat i, entremig, que no faltin els gatets.

Davant d’aquest panorama, és fàcil sentir ansietat, angoixa, por o estrès i ens calen eines per domar aquestes sensacions i recordar-nos que la felicitat és el nostre objectiu vital.

En aquest context, estic molt feliç de l’aliança que Mare Terra Fundació Mediterrània ha segellat amb la delegació de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC) per difondre aquestes eines de salut mental i emocional que tant ens fan falta per viure amb més pau.

Tarragona té, a més, un altre focus de malestar personal en el qual pensem poc fins que ho veiem en tota la seva esplendor. O millor dit, resplendor, el del cel vermell o taronja per fuites o per incendis. Moltes persones, després d’aquests accidents, m’han explicat que ara senten por o que estan nerviós com una mala cosa per si en passa algun de greu. També aquí delegació de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya pot ajudar-nos, i molt, a conviure amb el nostre paisatge industrial amb respecte, però sense por.

Així, m’il·lusiona moltíssim aquesta col·laboració amb el COPC perquè està plena de possibilitats positives per a tothom. Una de les primeres propostes que tenim al cap és la d’oferir formació a les nostres instal·lacions, en grups reduïts, per saber identificar què ens produeix malestar personal i poder així abordar-lo.

És una satisfacció constatar que la delegació de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya, en aquest sentit, és una delegació modèlica per la seva actitud proactiva i oberta a la societat. Els professionals de la psicologia no es queden quiets esperant, sinó que surten al carrer a complir la seva comesa: recordar-nos que hem de ser feliços i ajudar-nos a aconseguir-ho.

Ángel JUÁREZ
President Mare Terra Fundació Mediterrània – Coordinadora d’Entitats de Tarragona – Red Internacional de Escritores por la Tierra

 


REDACCIÓ16 Octubre, 2019
Angel-articlesweb.jpg

“No nos queda tiempo”, decía en mi último artículo de opinión, pero no pensaba que fuera tan poco. El ejemplo del Mar Menor, con peces boqueando en busca de un oxígeno que ya no tienen por culpa de la mano del hombre, es el espejo que nos muestra que mundo más horripilante nos espera si no hacemos algo ya mismo.

Las administraciones han mirado hacia otro lado demasiado tiempo y ya no vale cerrar los ojos. El desastre ecológico de esta laguna de Murcia es la historia de un disparate consentido y alentado que ha relatado un artículo de La Verdad. Causa desazón leer que en 1987, el Gobierno autonómico aprobó una ley pionera para proteger este ecosistema singular, pero nada más nacer, el PP, capitaneado por el exministro Federico Trillo, la denunció al Tribunal Constitucional.

“Como telón de fondo estaban las pérdidas que podían sufrir los insaciables promotores de la zona y la industria del hormigonado en general”, narra la noticia. La Ley marcaba ya algunas medidas que se proponen hoy en un plan de choque para salvar la laguna, si es que tiene salvación. Total, solo ha  pasado 32 años desprotegida, expoliada, envenenada, intoxicada, sentenciada y ahora, de esos polvos, estos lodos.

Trillo perdió la causa, pero en el 2001, el PP dio el golpe de gracia sacando una Ley del suelo a la que el Mar Menor tenía que adaptarse. Daba igual que pisoteara el Convenio de Ramsar sobre humedales y varias figuras de protección de aves y ecosistemas de la Unión Europea. Una vez más, lo que mandaba era el beneficio económico, aún a costa de hipotecar el futuro.

A todo esto, proliferaron las desaladoras ilegales para regar los campos, algunas tan ocultas que parecen instalaciones de narcotraficantes en vez de agrícolas y una tupida red de tubos y pozos ilegales han explotado los acuíferos sin dar ni un respiro.

La excusa es que nunca llegó el trasvase Tajo-Segura, otro argumento que clama al cielo. Si son tierras de secano, ¿se puede saber por qué se ha estimulado esta economía de regadío? ¿Acaso alguna mente preclara cree que convertirá las piedras en agua como si fuera un mesías haciendo el milagro del agua y el vino?

 

El desastre del Mar Menor puede hacernos abrir los ojos de una vez por todas y tomar medidas, que deberán ser drásticas o no estaremos a tiempo.

Algunos nos acordamos de cuando se instaló la industria petroquímica y secó todos los pozos de Tarragona. Agua de boca para la gran industria que ahora, 40 años después, sigue así. Tan solo se ha avanzado en usar agua de las depuradoras urbanas de Tarragona y Vila-seca-Salou, que suponen una pequeña parte de agua reutilizada de todo un gran caudal de agua de boca. El mini trasvase del Ebro ha sido un impulso para nuestro territorio, pero también aquí hago la misma reflexión: ¿Por qué hacemos una economía basada en el agua si somos zona de secano? ¿Por qué seguimos bombeando agua del río Ebro si los acuíferos ya están regenerados? ¿Por qué, a todo esto, pagamos el agua mucho más cara? Podemos hablar de muchos y muchos ejemplos de la gestión del agua en Tarragona, pero eso ya será tema de otro artículo. Mientras tanto, el reloj sigue corriendo hacia el desastre.

Ángel JUÁREZ
Presidente De Mare Terra Fundació Mediterrània
Red de Escritores por la Tierra – Coordinadora d’Entitats de Tarragona

 


REDACCIÓ12 Setembre, 2019
AngelArticles-2-1280x1558.jpg

 Un programa de las fiestas de cualquier barrio de Tarragona nos muestra la curiosa evolución que ha tenido la figura del pregonero. Antiguamente, solían ser políticos que daban su pregón y allí acababa su pena y su gloria. Muchos vecinos ni siquiera sabían quién era el pregonero. Su función era dar paso a las fiestas y ya. Una figura casi de trámite que aparecía- si lo hacía- como de paso en el programa. Los créditos y ya.

Sin embargo, hoy esta figura ha cobrado una especial relevancia y en el programa, se le dedica una página entera como si fuera una autoridad más. Tampoco son ya políticos, sino personas del propio barrio o del tejido asociativo y sí que son conocidas por los vecinos, gracias a la labor que hacen. Son pregoneros mucho más implicados porque saben de lo que hablan y conectan con el barrio porque o forman parte de él o se hacen querer. Son, por tanto, pregoneros más aplaudidos porque, sobre todo, tienen algo que decir.

En esta época nuestra en que lo digital ya se ha mezclado con lo analógico, también vemos como en cada pregón, las redes sociales se inundan con la ¿humilde? figura del pregonero. Ahora bien, también vemos un fenómeno curioso, el de las formaciones políticas que lo sienten más o menos suyo. A veces, porque efectivamente es militante o simpatizante, otras, porque a algunos, les gustaría que lo fuera; otras porque simplemente hay afinidades personales.

Ahora parece que los partidos compitan entre ellos a ver quién suma más pregones en la órbita de su formación.
Cuando les toca este honor, cierran filas en primera línea de claca. Así, solo se ve gente de un partido determinado, pero escasamente del resto. Si el pregonero es de la esfera X, todos son X y se ve alguna Y, alguna Z suelta….pero si es de Y, todos son Y. Al menos, lo que vemos últimamente.

En cualquier caso, ser pregonero de las fiestas es todo un honor y es una alegría que se distinga a personas anónimas fuera de ese día que batallan a favor de su barrio y de su ciudad. Creo que hay que reivindicar la labor callada, esforzada y más que valiosa de estos líderes sociales que, pasito a pasito, ayudan a transformar la sociedad. También de empresarios, deportistas o ciudadanos que miran por su barrio.

Tristemente, algunos de estos impagables vecinos ya han fallecido y tampoco llega el reconocimiento prometido en forma de dedicarle alguna calle de la ciudad y perpetuar así su recuerdo y buen hacer. Es el caso de Jaime Artero, uno de los fundadores de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona, organismo del que fue vicepresidente varios años y al que aportó dedicación y compromiso o al dirigente vecinal Domingo Bahíllo, en la ciudad vecina de Reus. Desde aquí, vuelvo a pedir que no se retrase lo que muchos han prometido, pero que no vemos que, de momento, se cumpla.

Tarragona ya respira Santa Tecla y el célebre Eduard Boada pregonará las fiestas desde el balcón consistorial, aunque confío que el año que viene, ya sea a pie de plaza. También hemos visto la supresión del carro de las autoridades por Sant Magí y aplaudo estos pasos de acercamiento. Uno bien dado sería extenderlo también a la agenda del equipo de Gobierno y que pusiera a los líderes sociales y vecinales antes que a los poderes fácticos de esta ciudad.

Ángel JUÁREZ
Es presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra


REDACCIÓ14 Agost, 2019
CONTENIDOR-1.jpg

Un dels punts negres a Tarragona

Res ha canviat, en matèria de neteja a la ciutat de Tarragona. Un dels cavalls de batalla més importants en aquesta campanya electoral, la brutícia evident de la ciutat, segueix sense ser resolta. I aquesta situació, segons la Coordinadora d’Entitats de Tarragona (CET), ja ha sobrepassat un límit.

És per aquest motiu que el col·lectiu demana una reunió urgent amb la direcció d’FCC, l’empresa subcontractada per a realitzar les labors de neteja municipal a Tarragona, “perquè s’han multiplicat les queixes sobre brutícia i punts negres”, asseguren des de la CET.

De fet el seu president, Ángel Juárez ha volgut exculpar als treballadors assegurant que “és injust que es culpi als treballadors, les solucions tenen una altra volada”. Per tant des de la CET creuen que “és un problema entre l’Ajuntament i l’empresa, però els veïns no podem ser els convidats de pedra en una ciutat cada cop més bruta”, com ha assenyalat Juárez.

Juárez assenyalant un punt negre

En la reunió, el president de la CET vol aclarir, sobretot, “si es tracta d’un tema de negligència o si falten efectius i cal revisar el contracte”. A més, també demanarà informació sobre què es fa per fomentar el civisme de la ciutadania. “En altres ciutats, es destina fins a un 2% del contracte en accions de sensibilització” assegura.

Segons assenyala el president de la CET, que “tots ens queixem de brutícia, però mai posem el focus en la planificació ni la gestió ni dels nombres reals del contracte ni com solucionar l’incivisme”.

“Just davant de la nostra seu hi ha contenidors i sempre hi ha brutícia fora, alguna tan curiosa com neveres, runa o mobles. Ens queixem sovint, però tot continua igual. Entenem perfectament la indignació dels veïns, que no tenen la mateixa força que nosaltres, i això s’ha d’arreglar”, ha exemplificat Juárez.

B.V.

 


REDACCIÓ9 Agost, 2019
AngelArticles-2-1280x1558.jpg

El fenómeno de las patrullas ciudadanas contra los carteristas será una novedad en Barcelona, pero en Tarragona nos acordamos muy bien cuando los payeses, hartos de que les expoliaran cosechas, maquinaria y les destrozaran sistemas de riego buscando cobre, también salieron a patrullar para protegerse.

En Lleida, los agricultores también tuvieron que organizarse en somatenes para frenar una sangría sin fin de su modo de vida. Tan bien funcionaban estas patrullas que el por aquel entonces conseller de Interior, el controvertido Felip Puig, bendijo y auspició los somatenes, como complemento – por no decir parche- de los Mossos d’Esquadra. Ahora bien, con ciertas condiciones como no ir armados –por suerte, nuestra tierra no es Texas-, no enfrentarse a los ladrones y avisar en seguida a la policía, los verdaderos profesionales de la seguridad.

Cuando Interior cambió de manos, el Parlament de Catalunya aprobó una moción para ponerles fin. Poco contaban, sin embargo, de que los somatenes se resistieron porque los robos habían disminuido.

Es totalmente lógico que las fuerzas policiales desconfíen de las patrullas ciudadanas. Ni tienen formación ni son profesionales y lo que no sucede en toda una vida, puede pasar en un minuto. Como un ladrón sorprendido por los somatenes con las manos en la masa que murió de un ataque al corazón mientras le perseguían.  La investigación no atribuyó esa muerte a las patrullas rurales, pero ahí queda.

Si una de las definiciones de estado es tener el monopolio de la violencia, hay que analizar bien qué son las patrullas ciudadanas en este contexto.

Centramos el foco en los somatenes porque son lo más llamativo, pero si lo abrimos, encontraremos muchísimos más ejemplos de que la gente toma las riendas cuando se hartan de que las autoridades y las administraciones no hagan su trabajo. Un trabajo que, no lo olvidemos, lo paga quien al final, harto de dejadeces, se arremanga y tira por la vía rápida.

Mare Terra Fundació Mediterrània, por ejemplo, hace de patrulla ciudadana de vigilancia y control del medio ambiente, al igual que un buen puñado de entidades ecologistas.

Gracias a la mensajería instantánea, han surgido grupos de voluntarios que limpian montes y playas.

Un grupo de tarraconenses, bajo el nombre de Tarragona TT, denuncia la suciedad en Tarragona y, entre muchas otras  geolocaliza contenedores desbordados o vertederos ilegales.

Un grupo de usuarios del parque de la Ciutat, hartos de tener el pipican en malas condiciones, lo arreglaron ellos mismos. La aplicación Epp del ayuntamiento de Tarragona invita al ciudadano a ser una suerte de policía cívica digital.

Pero tal como la seguridad y el monopolio de la violencia no debe dejarse en manos del ciudadano para evitar la ley del más fuerte –es decir, una jungla-la administración no puede, en ningún caso, dejar en manos de la gente el control de la seguridad ambiental.

Tampoco puede permitirse el lujo de transmitir relajación y laxitud a la hora de controlar episodios de contaminación, de fallos de seguridad o el gran error de que salga más barato pagar la multa si te pillan que no hacer las cosas bien hechas desde el principio.

Una vecina de la Part Baixa publica, cada día en sus redes sociales, los análisis de la calidad del aire de los medidores que tiene instalados en sus casas. Si dice “hoy es buena”, es más creíble que toda la administración junta. Pensemos en ello.

Y pensemos también en los recursos que tenemos, como ciudadanos obligados a patrullar, para que las administraciones hagan su trabajo y no nos obliguen a denunciarlas por prevaricación ni dejadez de funciones.

Ángel JUÁREZ
Presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra


REDACCIÓ1 Agost, 2019
AngelArticles-2-1280x1558.jpg

Parece que el nuevo equipo de Gobierno de Tarragona (ERC-ECP) quiere abrir las fiestas mayores y han empezado por eliminar el carro de las autoridades en la Portada de l’Aigua de Sant Magí –ya era hora-, sortear plazas en los balcones municipales y trasladar los pregones de las fiestas mayores de sant Magí y de Santa Tecla desde la sala de plenos al balcón de la fachada del Ayuntamiento.

En principio, encuentro estas medidas positivas porque ver siempre en los mejores sitios a los concejales y a sus amigos era una muestra más de perpetuar el sectarismo, aunque creo que puede darse todavía un paso más.

Ya puestos a introducir cambios, me permito una sugerencia para el día del pregón y es la de bajarlo directamente a la plaza, a pie de calle como hacemos en los barrios. Más próximo, imposible. Pasar del salón de plenos- un horno sin climatizar, por cierto – al balcón ya es un paso, pero no deja de ser ver el mundo desde la altura.

Croe que no sería tan complicado habilitar una tarima que sea còmoda para proclamar el pregon. Por cierto, estoy seguro de que el pregon de Eduard Boada –a quien aprovecho estas líneas para felicitarle- será tan delicioso como sus míticos bocadillos.

Ya tenemos precedentes de usar la calle en actos tan importantes como la entrega de las llaves de la Ciudad a Sus Majestades los Reyes Magos. No cuesta tanto seguir por ese camino.

Y de la calle, a los espectadores desde los balcones municipales. ¿Cuántas personas habrá que pagan religiosamente sus impuestos en la ciudad, les haría muchísima ilusión estar allí y hasta ahora, no tenían absolutamente ninguna opción a ocupar esos sitios privilegiados?   ¿Cuántas personas hay que emplean su tiempo de forma desinteresada en el tejido asociativo de la ciudad y a las que nunca han sido invitadas?

Muchas, seguro. Por ejemplo, desde la Coordinadora de Entidades de Tarragona (CET), que agrupa más de cien organismos, podemos explicar que en los Juegos del Mediterráneo, el por aquel entonces equipo de Gobierno (PSC-PP) no invitó a nadie del mundo vecinal ni asociativo. Sin embargo, hubo polémica y mucha sobre si se regalaron entradas, incluso antes de salir a la venta, a partidos de extrema derecha y asociaciones no precisamente locales. Los resultados de ese experimento ya los sabemos todos.

Podemos explicar también que Josep Poblet, el que fue alcalde imbatible de Vila-seca hasta que decidió retirarse por voluntad propia, solía salir en las fotografías rodeado de representantes de la sociedad civil. Algo parecido sucede con el alcalde de Reus, Carles Pellicer, quizás porque vieron que con el apoyo del pueblo se llega más lejos.

Este gesto del nuevo equipo de Gobierno de Tarragona de ir retirando privilegios es, pues, positivo pero queda mucho por hacer. Me pregunto quién redacta los protocolos que marcan quién asiste y quien no, quien participa y en qué sitio y quién queda excluido. Años atrás, en el barrio de Riuclar creamos un Ball de bastons y no nos dejaron participar en el Seguici Popular. Nos derivaron a otras calles. ¿Qué se hace hoy día para que los vecinos de los barrios sientan suyo el riquísimo patrimonio cultural de Tarragona? ¿Se les anima a participar, se les incentiva o simplemente se les aparta o se les ignora?

Hay que pasar de una vez por todas de fiestas mayores a fiestas populares de verdad, en la que todos los tarraconeses, sean del barrio que sean, las sientan suyas  y sean auténticos participantes en vez de invitados de piedra. La gente, ¿va a las verbenas o va a ver las verbenas? Las fiestas no se miran desde lejos o desde cerca. Sencillamente, se viven.

Ángel JUÁREZ
Es presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra

 


REDACCIÓ22 Juliol, 2019
juarez.jpg

Pocos saben que el barrio de la Albada de Tarragona es la demostración palpable que sí, que se puede, desde muchos años antes de que el partido lila proclamara ese lema. En estos últimos días, he descubierto que incluso muchos políticos locales desconocen la historia de la Albada. Casualidades de la vida, mi gran amigo y colaborador Ángel Moreno –el  “Angelillo”-es el pregonero de las fiestas del barrio, así que aprovecho este guiño del azar para reivindicar la lucha vecinal que lo hizo posible.

Situémonos casi 40 años atrás. Los hijos que habían crecido en barrio de Riuclar –aquellos barrios sociales surgidos en pleno franquismo- no querían abandonar su entorno, pero aspiraban a mejores  condiciones de vida y más dignas.

Este es el embrión de un proyecto apasionante que la Asociación de Vecinos, que por aquel entonces yo presidía coordinó y batalló hasta conseguir un barrio nuevo.

Era todo un proyecto social en régimen cooperativista, hecho a gusto de los vecinos, con amplias zonas verdes, con casas bonitas y un espacio hecho casi a medida para las familias. Incluso la rambla la pintamos de rojo para que fuera vistosa y transmitiera fuerza y energía.

Cargado de aspiraciones y con los avales de 130 vecinos interesados en comprar allí sus casas, visité personalmente promotores y constructores del cinturón rojo de Barcelona  y ladrillo a ladrillo, ilusión a ilusión y trabajo a trabajo, alzamos el nuevo barrio. Y demostramos que se podía, pese al escaso apoyo del alcalde, Joan Miquel Nadal e incluso de algunos vecinos, que lo llamaron durante un tiempo la Floresta 2.

Mediterrània también nació en Riuclar como una vocalía de Medio Ambiente de la federación vecinal. El nombre de Albada se escogió en las oficinas de Mediterrània por votación y no significa amanecer, como muchos piensan equivocadamente por analogía con alba, sino que la albada es una planta mediterránea muy típica en Tarragona.  También el escudo del barrio lo diseñamos en la sede de Mediterrània.

Muchos desconocen que la glorieta de la plaza Catalunya está inspirada en unas que fuimos a visitar a Navarra ni que la apisonadora antigua, instalada como decoración urbana, la trajimos desde Salou, donde la había abandonado una constructora, con el apoyo del concejal responsable de las brigadas municipales, Manuel del Amo.

Los vecinos la pintamos de amarillo para protegerla  y embellecerla.  Muy cerca, también luce un arado antiguo procedente de una casa vieja que derribaron y que es una donación mía para personalizar este espacio urbano.

Otra curiosidad que merece la pena explicar es que muchos de los árboles de Riuclar los plantamos los vecinos y llevan el nombre de los que entonces eran niños y hoy día, tienen sus propios hijos.

Es la historia de un barrio que, si no se cuenta, se perderá. Esto también es memoria histórica local que merece saberse. Si se olvida que sí se puede, llegará un mal día que no se podrá.

Ángel JUÁREZ
Presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra

 


REDACCIÓ9 Juliol, 2019
flames_quimica.jpg

Ángel Juárez

La Fundació Mediterrània, presidida per l’activista Ángel Juárez, lamenta la manca d’informació veraç i en temps real arran de l’incendi a l’empresa Miasa Logística ubicada al polígon Entrevies. El líder associatiu alerta pel fet a prop de la indústria química a banda dels veïns, que s’angoixen davant de la manca d’informació, hi ha les vies del tren per on circulen combois carregats de  matèries sensibles, és a dir, “tòxiques, corrosives o inflamables que haurien de passar ben lluny dels barris”.

Ángel Juárez entén que el radi de 500 metres de seguretat regulat pel Pla d’emergències químiques Plaseqcat “és insuficient perquè primer era de 2.000 metres, però com els barris de Ponent són a tocar dels polígons, la Generalitat el va reduir fa uns anys a 500 metres”.

Reclamen un estudi epidemiològic

Estudi epidemiològic
Després d’afirmar que hi ha una sensació generalitzada de “poca credibilitat de les administracions”, reclama de nou “auditories mediambientals perquè no s’entén qui autoritza aquesta proximitat” i reivindica, per enèsima vegada, “l’estudi epidemiològic per saber l’impacte de les petroquímiques en la salut pública”.

El màxim responsable de Mediterrània, recorda que l’estudi epidemiològic és una   proposta que va ser aprovada en ple municipal el 2015 i també per la Generalitat, però que, malauradament, “continua dormint en algun calaix”. No obstant això, “no ens cansarem de reclamar que es faci”.

Referint-se en concret a l’incendi del passat dissabte, on molts veïns van agafar el cotxe i abandonar casa seva davant la manca d’informació, Juárez proposa que en casos d’emergència s’activin uns vehicles amb megafonia amb informació i instruccions clares. També diu que la ràdio publica hauria de ser el mitjà de comunicació oficial, la qual tothom hauria de sintonitzar en situacions de crisi. Juárez aprofita per felicitar Tarragona Ràdio i el digital La República Checa, ja que van ser els mitjans de comunicació que van “reaccionar a l’instant”, mantenint la població informada.

A fi de millorar la informació i la comunicació en casos excepcionals, el líder associatiu recomana “copiar el model alemany, en què cada casa té un cartell penjat de què cal fer en cas d’incident químic. Allà no resen a la Verge del Polígon Petroquímic perquè no passi res”, ironitza.

Juárez vol la CET en el PLASEQCAT

CET convidada
En aquest sentit, Juárez, que també presideix la Coordinadora d’Entitats de Tarragona (CET – organisme que aglutina més d’un centenar d’entitats – reclama que les autoritats informin la CET quan hi hagi qualsevol incident que pugui alarmar la població per tal de “poder-los informar a través dels nostres canals”, perquè considera que “podem aportar credibilitat i més tranquil·litat”.

Així, per exemple, “no es repetiria el desconcert del barri de Bonavista, que va celebrar el seu mercat amb una forta pudor a plàstic i va haver d’aconseguir informació per via nostra”.

Per això, ja ha demanat al delegat de la Generalitat, el republicà Òscar Peris, que la CET formi part del PLASEQCAT i també una reunió amb l’alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, per tal de millorar els mecanismes d’informació.

Reunió dimecres, dia 10
Aquest dimecres 10 de juliol, la CET convoca una assemblea per tractar, entre altres temes que continuen encallats, la necessitat de millorar la informació i de l’estudi epidemiològic.

A més, està previst que l’incompliment d’elaborar aquest estudi arribi també al Congrés dels Diputats a través d’una pregunta del grup d’En Comú Podem i Juárez també el reivindicarà en la seva compareixença, encara sense data, a la comissió de Salut del Parlament de Catalunya.

 


REDACCIÓ7 Juliol, 2019
miasa-e1562491814978.jpg

Cabreig monumental en les xarxes a causa de l’incendi en l’empresa Miasa del polígon Entrevies que es dedica a l’emmagatzematge de productes químics. Poc abans de les tres de la matinada, es rebia l’avís de l’incendi.

Tot seguit, s’activava el PLASEQCAT, protocol de seguretat obligatori en aquestes circumstàncies. 20 dotacions dels Bombers de la Generalitat treballaven per controlar i apagar el foc. Les flames i la fumarada s’apreciaven des de diferents punts de la ciutat. Els Mossos d’Esquadra tallaven les carreteres d’accés a Salou. Protecció Civil demanava als veïns de les zones afectades que es confinessin.

Però, tot i això, els residents en aquella zona es queixen de la manca d’informació (contrastada) en temps real i es pregunten per què les alarmes no van sonar. Fonts oficials asseguren que es va donar totes les informacions possibles a través de les xarxes socials (i alguns mitjans de comunicació) i argumenten que les sirenes només sonen quan el confinament de la població és generalitzat. I no era el cas. No obstant això, les explicacions no convencen els veïns, els quals es consideren menystinguts.

Ángel Juárez

Juárez indignat
De fet, el president de la Fundació Mare Terra, Ángel Juárez, assegura que està rebent moltíssimes trucades dels veïns dels barris propers al polígon Entrevies. Els residents lamenten que, de forma oficial, ningú no s’ha posat en contacte amb ells per explicar ‘de debò’ la magnitud i la gravetat del problema. Ningú ha explicat, almenys fins ara, el grau de toxicitat de l’aire que “hem de respirar” després de l’incendi.

Juárez assegura que, fins ara, ningú no s’ha posat en contacte amb nosaltres per traslladar la informació contrastada al fòrum intern que disposa la Coordinadora d’Entitats de Tarragona (CET). És una vergonya”, titlla el president de la Fundació Mediterrània, lamentant que els mecanismes de comunicació hagin tornat a fallar. També insisteix que ha quedat demostrat que el PLASEQCAT no funciona ni funcionarà mentre no es tingui en compte les entitats.

Ángel Juárez apel·la a la valentia dels polítics i reclama “d’una punyetera vegada”, l’estudi epidemiològic. Exigeix també informació “veraç i ràpida” per part d’algun portaveu del govern municipal, de l’alcalde de Tarragona, de Protecció Civil o “d’algú creïble”. Juárez reclama transparència informativa. I assegura que no es tracta d’un caprici sinó “d’un dret ciutadà”.

Els Bombers de la Generalitat ja han donat per controlat l’incendi i han posat terme al confinament.




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter