Arxius de OPINIO | Diari La República Checa

REDACCIÓ4 Juliol, 2020
IMG_20190427_091149-1280x1626.jpg

Temps… temps difícils i complicats aquests que ens han tocat viure, situacions, circumstàncies que mai ens podríem haver imaginat i que ens han de fer tocar a tots plegats de peus a terra, prioritzar el que és necessari, adonar-nos d’allò imprescindible, del que tenim i posar-ho en valor.

Primer les persones, les persones i el seu dia a dia, les persones i els seus éssers estimats, les seves necessitats diàries per esdevenir just això: persones i cal que les ajudem al màxim, que la solidaritat torni a ser un dels imprescindibles i que siguem més humans, més sincers, amb un cor més net, sense foscors…

El coronavirus, aquesta crisi per la pandèmia del COVID-19 ens ha de fer adonar de tot això, de la nostra fragilitat, fer-nos valorar el nostre dia a dia i anar endavant i és per això que nosaltres, el Grup Socialista, vam tenir molt clar l’impuls a donar, malgrat estar nosaltres a l’oposició, dotar-nos d’eines per ajudar a les famílies més vulnerables del nostre municipi que ho són encara més en aquests moments.

Per això vam elaborar i consensuar, junt amb tots els partits del consistori, una sèrie de bases amb ajuts que puguin arribar a cobrir totes les necessitats vitals de les persones més desprotegides de casa nostra.

Respostes… calen respostes, la gent necessita ser escoltada i necessita veure que les coses funcionen, que van endavant, que hi ha llum més enllà de la foscor i que pot anar confiant en aquells que estan al capdavant del seu municipi.

I això no els ho estem donant ara mateix, on cal seguretat l’equip de govern transmet inseguretat i dubtes, sense respostes convincents per a la població i a sobre ara en minoria. No volem una fugida endavant, no volem més dubtes ni indecisions, el poble es mereix un equip de govern fort i unit que treballi per la ciutadania, per les seves necessitats, el poble es mereix que gent preparada i amb ganes de treballar pel municipi puguin fer-ho, la gent no ha de veure colors polítics, ha de veure voluntats, treball i esforç i més en aquets complicats moments.

Seguirà tres anys en minoria l’actual equip de govern anant trampejant obstacles com pugui? o serà valent d’adonar-se que el que cal és un govern fort i preparat, un govern de tots i sense fissures pel bé de les catllarenques i dels catllarencs i amb la gent que vol treballar pel poble i amb el poble. Nosaltres estem preparats per assumir el repte i ser forts tots plegats. Aquí estem a punt per anar endavant i construir tots junts un Catllar millor. Serem valents i ho farem? Per part nostra sí. Endavant!

Josep PLANA i MONNÉ
Regidor a l’oposició del Grup del PSC del Catllar

 


REDACCIÓ29 Juny, 2020
WhatsApp-Image-2020-06-27-at-20.42.52.jpeg

El mes del Orgullo no sería tal sin un espacio para la reflexión, para valorar lo conseguido hasta ahora y repensar los retos que todavía tenemos por delante. Si miramos los últimos datos de la ILGA, España vuelve a estar entre los diez primeros países de Europa en protección de los derechos del colectivo LGTBI. Sin duda, el el último año se han dado pasos significativos, como la sentencia del Tribunal Supremo reconociendo el derecho de los y las menores trans a cambiar su género en el Registro para adecuarlo a su identidad real. No obstante, España sigue teniendo una gran asignatura pendiente en cuanto a la protección de la diversidad sexual y de género. Dos proposiciones de ley siguen, a día de hoy, atascadas en la maquinaria del Congreso: se trata de la Ley de igualdad LGTBI y la Ley Trans.

Toni Mansilla

La Proposición de Ley de Igualdad LGTBI fue presentada por Unidas Podemos en 2017, tras un trabajo incansable de las principales entidades y activistas de todo el Estado para impulsarla. Una ley necesaria para extender la protección de los derechos este colectivo a todo el territorio estatal: la diversidad de leyes autonómicas aprobadas en esta materia ha creado una situación de ‘asimetría de derechos’, en que las personas LGTBI tienen más o menos protección en función de la Comunidad Autónoma donde se encuentren. La Ley responde a reivindicaciones del colectivo como la prohibición en todo el Estado de conductas tan aberrantes como las llamadas ‘terapias de conversión’ a la heterosexualidad. La norma, de carácter transversal, pretende garantizar los derechos de las personas LGTBI en todos los ámbitos y en todas las etapas de la vida, estableciendo así medidas en el ámbito educativo, sanitario, laboral o de vivienda.

Por su parte, la Proposición de Ley Trans se presentó de forma autónoma a la Ley LGTBI en 2018, fruto de una demanda histórica de las entidades ante la invisibilización crónica del colectivo trans en la sociedad. La ley toma la despatologización de la transexualidad como punto de partida, eliminando la consideración de las identidades trans como ‘trastornos mentales’, y acabando con la necesidad de que un equipo médico y psicológico tenga que juzgar y aprobar algo tan intrínsecamente personal como es la identidad de género. Se trata de una protección integral en ámbitos tan diversos como la salud, el empleo, la educación, la privación de libertad o la participación política. Contextos, todos ellos, en los que las personas trans han sufrido una discriminación histórica, cuando no directamente una situación de violencia estructural.

España sigue teniendo una gran asignatura pendiente en cuanto a la protección de la diversidad sexual y de género

Unas leyes que, a fin de cuentas, no hacen sino proteger uno de los derechos fundamentales más básicos de una sociedad democrática: el derecho al libre desarrollo de la personalidad. El derecho a elegir, de manera autónoma y sin imposiciones, sobre la propia existencia y la forma de vivir. Un derecho que, según la propia Constitución española, constituye uno de los fundamentos del orden político y de la paz social, y resulta indisociable de la dignidad de la persona. Las leyes LGTBI y trans suponen un modesto pero imprescindible paso en la protección de ese derecho: no hay libre desarrollo de la personalidad si no se combate la discriminación contra las minorías sociales.

El avance de dichas leyes ha topado con férreas oposiciones, principalmente de la extrema derecha, pero no solamente. No son pocas las voces que consideran que la protección de los derechos de las personas trans puede ir en detrimento de los derechos de las mujeres. Un discurso basado en falacias como convertir las excepciones en motivos de alarma, obviando que el machismo no necesita camuflarse en identidades falsas para ejercer sus violencias. Lejos de ser novedoso, este discurso no deja de ser una nueva manifestación de una vieja cultura del miedo, aquella que nos presenta el avance de los derechos de una minoría como un retroceso para otro colectivo oprimido. Un discurso que pasa por alto algo fundamental, y es que ambas opresiones beben del mismo sistema cisheteropatriarcal. El mismo sistema que, por su parte, observa con beneplácito como sus víctimas se disputan entre ellas en vez de unir fuerzas para plantarle cara.

Tom MANSILLA
Advocat y Coordinador de l’oficina de denúncies de l’Observatori Contra l’Homofòbia (OCH) de Catalunya

 


REDACCIÓ22 Juny, 2020
Foto-1-e1559211607962-1280x1405.jpg

 Por fin después del parón por el covid-19 empieza la actividad en las paradas y parece que Espimsa ha iniciado también la regulación del mercadillo, después de que los anteriores dirigentes políticos en especial el sr. Ballesteros, para que solo era un “problema ficticio inventado por mí” y doña Elvira Ferrando que para ella todo estaba regulado, la verdad es que no creo que lo dijera por mala fe, solo creo que por sus limitaciones no puede dar más de sí, y como personaje principal, el nefasto ex gerente de Espimsa el Isidro Prunor y Torres, que “ha dejado a Espimsa en la ruina” por cierto un sujeto muy singular.

¿Y por qué ahora han despejado las fachadas?, podrían haberlo hecho antes, pero supongo que por intereses oscuros no lo hicieron. Si para todos los sujetos antes mencionados el mercadillo ya estaba bien, entonces ¿por qué lo cambian ahora?, han permitido que hasta ahora haya estado funcionando de una forma irregular, desconozco si realmente había un proyecto de la actividad donde se supone deberían estar recogidos los requisitos mínimos para el desarrollo de la actividad, como son las medidas medioambientales e higiénicas, como los suministros de agua potable y electricidad, aseos, viales, autoprotección, etc.

Actualmente aún sigo a la espera que se me entregue el proyecto técnico de la actividad del mercadillo, que un juez en sentencia firme les ha ordenado que se me entregue, pero siguen los responsables haciéndose los ‘longuis’ y no parecen interesados en que disponga de ese preciado proyecto de la actividad, espero que desde el Ayuntamiento y Espimsa los actuales responsables practiquen la transparencia, que los anteriores mandatarios carecían.

Mención especial a la asociación de vecinos que se ha esforzado muchísimo para solucionar un problema particular, como era la liberación de las fachadas de los edificios y la regulación del mercadillo, y espero que no desfallezcan para pedir alumbrado y el adecentamiento de la zona de implantación del actual mercadillo, ya que la previsión del futuro POUM presumiblemente en mi opinión no llegue nunca a ejecutarse.

Aprovecho para denunciar públicamente la ausencia de fuentes donde lavarse las manos como indican los protocolos de medidas preventivas y recomendada ante el covid-19

Juan Antonio Heredia
Hostaler del barri de Bonavista

 


REDACCIÓ4 Juny, 2020
laia-estrada.jpg

 La setmana passada coneixíem que l’exalcalde Ballesteros, finalment, anirà a judici pel Cas Inipro. I sí, ho vam celebrar, perquè no és precisament que tinguem massa confiança en l’aparell judicial espanyol, i el fet que Ballesteros s’hagi d’asseure al banc dels acusats per aquest cas de corrupció és una alenada d’aire pur enmig de tanta putrefacció.

No té res a veure amb el que afirmava qui el defensa, els honoraris dels quals probablement es troben entre els més de 60.000 euros sufragats a costa de l’erari públic, quan assegurava que la CUP busquem “un rèdit polític als jutjats en lloc de buscar-lo a les urnes”. De fet, aquesta afirmació és una autèntica ximpleria, doncs la nostra experiència amb la (in)justícia espanyola és sobradament coneguda per tots els casos repressius que acumulem la militància de l’esquerra independentista, fins i tot des de molt abans de l’abominable procés contra el referèndum de l’1 d’octubre.

El 2013, sense representació a l’Ajuntament de Tarragona, la CUP recollíem la denúncia feta pel comitè d’empresa de l’Institut Municipal de Serveis Socials de Tarragona (IMSST) i la dúiem a la fiscalia davant la passivitat i connivència de les forces polítiques presents a l’Ajuntament en aquell moment, que clarament van preferir mirar cap a una altra banda. Així s’iniciava el Cas Inipro.

Sense cap mena de dubte, no estem davant del cas de corrupció més important de l’ajuntament tarragoní. Només el cas del pàrquing Jaume I multiplica per 100 la xifra presumptament malversada. La realitat, però, és que tota la interlocutòria posa al descobert unes pràctiques vergonyoses en favor del PSC, a costa de diners que s’havien de destinar a les persones més vulnerables i vulnerades de la ciutat, per les quals l’exalcalde s’enfronta fins a vuit delictes.

Sempre hem denunciat que el Cas Inipro, i res més, és la justificació de tot el procés engegat per fer-me fora de l’Ajuntament de Tarragona a principis del 2018. Una vendetta política barroerament disfressada d’imperatiu legal que va ser aturada gràcies a la implicació de totes les persones que van denunciar-ho com a tal, moltes de les quals ni tan sols eren cupaires. “Que caiguin les màscares!”, vam clamar llavors. I les màscares comencen a caure i, per descomptat, ho celebrem.

Diuen que la CUP sabem “que l’exalcalde és innocent”. No. La CUP el que sempre hem sabut és que, qui ridículament assegurava patir “una persecució política”, té una responsabilitat en el fet que es destinessin uns diners públics a fer feina propagandística per al seu partit. Si n’estava al cas, com pensem, perquè en seria coautor; i si es demostra que no n’estava al cas, perquè evidenciaria una vergonyosa negligència i una inutilitat galdosa.

El Cas Inipro s’ha tractat de minimitzar, s’ha volgut reduir a una mera “mala praxi de gestió” i, encara avui, algú pot pensar que és una minúcia. No ho és. Recordem que hi ha una peça sota secret de sumari que va molt més enllà del PSC tarragoní, que implica tota l’estructura del partit al conegut com a “cinturó roig” dels voltants de Barcelona.

Així doncs, és clar que celebrem que l’exalcalde, juntament amb bona part de la plana major del PSC tarragoní, s’asseuran a la banqueta dels acusats i hauran de donar resposta per la totalitat dels delictes que se’ls imputen pel Cas Inipro. Tanmateix, que ningú no s’equivoqui. Això és tan sols la punta de l’iceberg de la corrupció que ha campat lliurement per l’Ajuntament de la nostra ciutat les darreres dècades. I cal fer net d’una vegada.

Respecte a tots els casos que hi ha ara mateix als jutjats, i tant, perquè això és el mínim, però també respecte de la resta d’activitats, contractes, gestions… Que resten impunes, pendents que algú encengui el llum de forma valenta i decidida i acabi, per fi, amb l’opacitat i faci caure totes les màscares. Identificar i denunciar totes les pràctiques delictives que s’han dut a terme els darrers anys al consistori tarragoní no sols és un deure legal, sinó un primer pas imprescindible per canviar la forma de forma real la mena de governar la ciutat. El silenci també és complicitat.

Laia Estrada
Portaveu i regidora de la CUP Tarragona


REDACCIÓ1 Juny, 2020
jordi_marti-1.jpg

«La premsa és lliure, no hi ha manipulació i qui ho digui està en contra de la llibertat d’expressió» cantava el Titot quan xafava l’escenari en nom dels Brams. I mentre els grups mediàtics s’unien i creaven grandíssims monopolis manipuladors, falsejadors i mentiders per adoctrinar els «ciutadans», els «bons ciutadans» que cada dia es lleven i fan el cafè llegint les maldats dels antisistema de torn.

Els qui cada dia es treuen les lleganyes de la son mentre el locutor els diu «bon dia, Catalunya» i els mostra les dolenteries dels dolents.  Les qui al migdia dinen amb el tancament d’una altra fàbrica que deixa mil persones més al carrer i el millor que s’hi pot fer és no queixar-se. Les qui miren el Telenotícies i badallen de son mentre un analista en mig minut certifica la impossibilitat de baixar els preus dels habitatges i es plany dels pobres empresaris del totxo que, ves per on, són tan bona gent que els hem d’agrair la possibilitat de tenir pis de trenta metres a preu de torrons.

Crear mitjans contrainformatius és la nostra tasca, fer-los creïbles i possibilitat d’alternativa, que s’aguantin i convertir-los en referents informatius de qui està per la transformació social, de qui pateix les conseqüències del sistema econòmic actual i, finalment, de la major part de la societat. Perquè si la mentida no deixa d’estendre’s, si no n’aturem la proliferació, els qui manen mai no seran vistos com el que són: una autèntica colla de lladres.

VÍDEO >  https://www.youtube.com/watch?v=sfOZE4oTuWQ

 


REDACCIÓ29 Maig, 2020
laia_estrada.jpg

Avui fa just un any que la CUP vam obtenir per segona vegada representació a l’Ajuntament de Tarragona. Està clar que esperàvem obtenir major representació com a resposta a la feinada feta durant l’anterior mandat, no ho hem ocultat mai, però no va ser així. Vam consolidar la nostra presència mantenint els dos càrrecs electes, que en el context generalitzat dels malaurats resultats obtinguts per la CUP les darreres eleccions municipals als municipis grans, va ser tot un èxit.

Així, la nit del passat 26 de maig va acabar amb un gust agredolç, barreja de satisfacció en veure la tangibilitat de la fi de l’era ballesteril, havent-t’hi desenvolupat un paper essencial, i de certa tristor per no poder incorporar més companyes de gran vàlua al grup municipal.

Des d’aquesta lògica de posar fi a tres mandats consecutius de caciquisme que substituí a l’anterior, no vam dubtar en facilitar la investidura de Pau Ricomà. La raó és senzilla: amb ERC i ECP no teníem la certesa de la transformació real que necessitava, i necessita, Tarragona, però s’obria una possibilitat que amb Ballesteros era impossible. De fet, vam ser l’única formació que va prendre aquesta decisió pensant exclusivament en el bé de la ciutat, sense avantposar interessos de partit ni de de cadires. Vam donar la investidura a canvi de 5 punts que eren claus per conformar la base d’un canvi a la ciutat, i que enteníem que compartíem amb el nou govern de la ciutat. Ni més càrrecs de confiança, ni millors remuneracions, ni més representació, ni presidències,… només compromís polític de canvi i de transformació.

Ningú no pot negar que el darrer any han tingut lloc fets realment excepcionals a la nostra ciutat i arreu del país. Començant per la resposta a l’abominable sentència del procés, i la brutalitat policial amb la que va ser reprimida, i acabant amb la pandèmia del coronavirus, passant per l’explosió a IQOXE i el temporal Glòria. Aquest cúmul de situacions extremes, juntament amb el fet que el nou govern municipal hagi comptat amb poques mans, moltes dels quals no tenen una trajectòria d’implicació profunda en la ciutat (no cal ser càrrec electe per tenir-la), amb l’afegit d’una actitud conservadora en alguns casos, ha jugat un còctel fatal pel que fa a les expectatives de canvi generades arran dels darrers resultats electorals municipals.

Tanmateix, i més enllà de l’activitat institucional a la nostra ciutat, tots els fets excepcionals, polítics, ambientals i socials, que s’han succeït al llarg d’aquest any evidencien una realitat amarga:  la nostra societat convulsiona davant una crisi climàtica cada cop més irreversible, unes elits extractives que engrandeixen la bretxa entre rics i pobres, una política autoritària i militarista que redueix els drets i les llibertats a la mínima expressió,… I tot això a les portes d’una nova crisi econòmica fruït de la recessió que s’esperava i accelerada per la Covid-19, que aplanarà encara més el camí per a l’auge del feixisme i el masclisme.

Davant de tot plegat, després de fregar la distopia, els propers anys no seran en absolut plàcids. La qüestió és si es té la capacitat i la valentia per transformar l’adversitat en oportunitat. Oportunitat per acabar amb privilegis i injustícies i construir una alternativa real al servei de la majoria, capaç de preservar el planeta i repartir la riquesa.

Laia ESTRADA
Regidora de la CUP a l’Ajuntament de Tarragona

 


REDACCIÓ29 Maig, 2020
Xavier_Sabaté_opinió.jpg

M’encanta la reivindicació de les llibertats per part de la dreta aquests dies. Em poso catxondo veient-los desfilar amb tanta bandera, tan engalanats i mudats com si anessin a la missa del diumenge cridant llibertat. Crec que és històric i no sé si dir-ho perquè em fa una mica de vergonya, però estic amb els ulls humits d’emoció. Per fi, les meves parpelles no es clouran definitivament sense haver vist com la dreta s’incorpora a la petició per abolir l’esclavatge i sumar-se a la causa de la llibertat.

No sé ara, vist el que està passant, si trucar el President del Govern de les Espanyes per agrair-li molt sincerament que hagi aconseguit sumar el fatxerio a la majoria del poble que hem cridat llibertat tota la vida. Un servidor no va votar Pedro Sànchez a les primeres primàries del PSOE sinó que es va inclinar per Fernández Tapia. Ell ho sap perquè li he dit un parell de cops quan encara no era presidente del gobierno d’Espanya que diria el Conseller Buch. Després ja el vaig votar perquè em semblava la millor opció però no m’hauria cregut mai ni en somnis que a més de ser president del Govern aconseguís fer sortir de les cavernes el fatxerio i incorporar-lo a la causa de la llibertat.

Quan Iceta li va dir a Gavà allò de “Pedro, líbranos de Rajoy “, segur que no pensava que a més de deslliurar-nos de Rajoy faria entrar en raó la dreta d’aquest país després de segles instal·lada en la carcúndia i la faria cridar llibertat pels nostres carrers i places tot corrent el risc d’encomanar-se mútuament el Covid-19.

Vinga, ja els falta menys. Perquè ara criden llibertat però… veig que només parlen de la llibertat de moure’s amb aquests vehicles tan macos que desfilen. Vull dir que em temo que no tenen en compte demanar deslliurar-nos de l’esclavatge dels salaris baixos, de la precarietat laboral, de les retallades del sistema sanitari, de l’atenció a la nostra gent gran, de la disminució de recursos per l’escola i la universitat quan ells governen, de la llibertat de les dones, altre cop en aquesta crisi de la Covid19 més perjudicades i maltractades. Totes aquestes llibertats no les ha assumit encara la dreta. Només volen moure’s més i prou.

Però no perdem l’esperança que sempre és l’últim que es perd. Una mica més i reclamaran igualtat i justícia i els tenim en la lluita, braç a braç, per una societat més justa.

Pedro, no te vayas todavía aunque quieran echarte. La historia puede ser tuya.

Xavier SABATÉ
Polític

 


REDACCIÓ26 Maig, 2020
joanruiz3-1280x853.jpg

 “No voy a polemizar con ningún presidente autonómico. Estoy plenamente centrado en superar la crisis provocada por la pandemia. Tengo la convicción que todos los presidentes autonómicos trabajan conjunta y lealmente conmigo para salvar vidas, recuperar el pulso económico y social del país, y derrotar al virus.” Esta es la respuesta del presidente del gobierno, Pedro Sánchez, al ser preguntado por los periodistas sobre la última y diaria andanada de críticas estériles tanto de la señora Ayuso como del señor Torra a la acción del ejecutivo.

Chapeau. No es momento de inventarse agravios que nos distraigan de lo importante ni de pelearse con nadie, sino de superar la tempestad cuanto antes mejor. Tampoco es momento de engaños, ni de edulcorar la realidad. Un presidente tiene la obligación de presentar los hechos y la gravedad del momento, por desagradable que esta sea. Afrontar la realidad no significa gritar a la desesperación.

Ni el virus nos ha derrotado, ni nos va a derrotar. El esfuerzo y el comportamiento ejemplar del conjunto de la ciudadanía estas últimas semanas (en Tarragona, en Catalunya y en el conjunto de España) debe ser un factor de inspiración para todos. Hay que ponerlo en valor. Gracias a vuestra determinación se han salvado miles de vidas, así de claro. Nos hemos enfrentado a una situación extrema y hemos sabido salir adelante.

Pero el desafío sigue vigente. El virus está ahí. No podemos bajar la guardia porque nos jugamos perder todo lo que hemos avanzado estas últimas semanas. Por eso el presidente Pedro Sánchez pide, por un lado, mantener el estricto cumplimiento de las medidas higiénicas y sanitarias establecidas por las autoridades y, por otro, perseverar en la unidad de acción que sí existe en la calle, en los hospitales y en la acción valiente del conjunto de la ciudadanía.

Hemos evitado el hundimiento pero no basta con sacar la cabeza por encima del agua y flotar. Tenemos que nadar, y nadar bien, contra la fortísima corriente que provoca la pandemia. Si nos relajamos ni que sea un momento el virus puede volver a sumergirnos. Mantenerlo a raya depende, también, de la actitud responsable de cada uno de nosotros en nuestra vida diaria.

Segunda convicción subrayada por el presidente: la crisis no es una excusa para que nadie quede abandonado en la cuneta. Lo que paso en el 2008 no puede volver a repetirse. Por eso, por primera vez en nuestra historia, el gobierno de progreso ha impulsado medidas de emergencia para establecer moratorias de hipotecas y alquileres, bonos sociales y prestaciones económicas para trabajadores y autónomos que se han visto perjudicados por el parón brusco de su actividad profesional.

La crisis no es una excusa para que nadie quede abandonado en la cuneta. Lo que paso en el 2008 no puede volver a repetirse.

Solo en la provincia de Tarragona más de 90.000 trabajadores (unos 20.000 de los cuales profesionales autónomos) perciben estas prestaciones. El virus no puede ser una excusa para profundizar en las desigualdades, al contrario, la experiencia nos demuestra que todos juntos y unidos como sociedad luchamos mejor y superamos incluso los desafíos más temibles.

No podemos seguir siendo uno de los países europeos que menos invierte en investigación. Tenemos que lograr un gran acuerdo entre todas las fuerzas políticas

Pero la pandemia también debe servirnos para rectificar todo aquello que se ha hecho mal en los últimos años. No podemos volver a permitir los recortes millonarios en la sanidad pública que aplicaron los gobiernos conservadores, tanto en Madrid como en Barcelona. No podemos seguir siendo uno de los países europeos que menos invierte en investigación. Tenemos que lograr un gran acuerdo entre todas las fuerzas políticas (y espero que así lo entienda también tanto la derecha como el independentismo) para reforzar el crecimiento económico y la creación de empleo una vez hayamos derrotado definitivamente al virus.

Impulsando, así mismo, las transformaciones necesarias que nos permitan elevarnos por encima de cualquier tempestad que nuevamente pretenda sumergirnos. En contra de lo que afirman los profetas políticos del apocalipsis la gran manifestación de dignidad colectiva que todos hemos presenciado y protagonizado estas últimas semanas demuestra que este país tiene mucho futuro si sabemos superar definitivamente la lamentable y atávica tendencia a pelearnos entre nosotros.

Joan Ruiz
Diputat del PSC al Congrés per Tarragona 

 


REDACCIÓ23 Maig, 2020
NACHO.jpeg

«Estos dos años se han caracterizado por la represión feroz que ha sufrido el pueblo de Catalunya.» Represión feroz… ¿Quién dice estas cosas? El señor Quim Torra, actual president de la Generalitat con los votos de Junts per Catalunya, ERC y la CUP. Vaya, vivimos en un régimen de «represión feroz» y usted, amable lector, no se había enterado.

Qué cosas, ¿no?  Si escuchara estas fascinantes declaraciones alguien ajeno al discurso independentista que tenemos que soportar todos los días pensaría, ipso facto, que quien hace tan contundentes valoraciones (vivimos en un régimen de terror que aplica una represión feroz) está en la clandestinidad y emite estas sosegadas reflexiones desde las montañas de tora-bora llamando a la desobediencia y a la insurrección. Pues no. Quien dice sentirse oprimido por un sistema que «niega derechos y libertades» es miembro y representante de las instituciones de este sistema y cobra de él (por cierto, bastante más que el presidente del Gobierno de España). Dice que no reconoce la Constitución democrática… a pesar de que el propio autogobierno de Catalunya emana de ella. Afirma no reconocer las decisiones judiciales… pero los denominados por presos polítics cumplen condena en prisiones catalanas gestionadas por la Generalitat.

Hay que desobedecer, sí, pero el mismo es presidente elegido por un Parlament constituido de acuerdo a la convocatoria de unas elecciones en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Es presidente de un gobierno que aprueba medidas legislativas, tiene un presupuesto, recauda impuestos e implementa y hace cumplir normas de todo tipo…pero confiesa sentir empatía hacía los grupos radicales que cortan carreteras y los anima a «apretar».

Fascinante, realmente fascinante…

Solo alguien a quien un dogmatismo cerril haya anulado su escaso sentido del ridículo, unido a una inclinación no consciente hacía la paradoja, puede defender una cosa y aplicar exactamente la contraria.

No creo que haya que ahondar demasiado en el Gobierno presidido por Quim Torra. Las mismas encuestas de la Generalitat (en concreto, del centre d’estudis d’opinió) constatan que tenemos el gobierno catalán que más desconfianza genera entre los catalanes (independentistas incluidos) desde que se llevan a cabo estudios sociológicos. Hace unos meses el mismo Torra anunció la convocatoria inminente de nuevas elecciones después de acusar a sus socios de ERC de ser «desleales» (lo que serían las quintas elecciones al Parlament en los últimos 10 años). Ahora parece que ha vuelto a cambiar de opinión.

Los y las socialistas creamos que es el momento de pasar página de una estrategia política que ha llevado a Catalunya al desastre. Nosotros no vamos a mentir a los catalanes y catalanas y a decirles que tenemos un plan secreto de jugades mestre con un calendario cerrado de 18 meses.

Pero, cuidado, estos mismos que ahora se acusan mutuamente de deslealtad –los incondicionales del señor Puigdemont y ERC– el día siguiente de las elecciones, si vuelven a sumar, se pondrán de acuerdo no para implementar ninguna República independiente sino para repartirse el poder en Catalunya, lo que incluye un presupuesto superior a los 41.000 millones de euros y centenares de altos cargos de designación política de la estructura de la Generalitat…y seguir todos los catalanes y catalanas atrapados en la noria del despropósito en la que estamos desde 2012 cuando el señor Mas puso, según dijo el mismo, «rumbo de colisión».

Y ya estamos hartos de colisiones, de confrontaciones y de sus consecuencias catastróficas por todos conocidas. Los y las socialistas creamos que es el momento de pasar página de una estrategia política que ha llevado a Catalunya al desastre. Nosotros no vamos a mentir a los catalanes y catalanas y a decirles que tenemos un plan secreto de jugades mestre con un calendario cerrado de 18 meses. No, no lo tenemos. Lo que si ofrecemos es que después de muchos años la Generalitat vuelva a ser un Gobierno, un buen Gobierno, que ayude a resolver los problemas reales de la gente a pie de calle. Un Gobierno que asuma como propios a los más de 7,5 millones de catalanes y catalanas, y no tan solo a menos de 2 millones. Todos somos el pueblo de Catalunya. La calle no es de ningún grupo ideológico concreto, es el espacio público por excelencia y debe ser de todos y todas, sin exclusiones. No queremos una Catalunya dividida en bloques identitarios que se den la espalda mutuamente, la queremos unida entorno a unos objetivos de excelencia social. Si estás de acuerdo con la necesidad de superar la confrontación y de lograr en Catalunya el cambio que ha cristalizado el gobierno liderado por Pedro Sánchez en el conjunto de España, el PSC es tu opción en las próximas elecciones al Parlament. Si «pasas» de ir a votar o tu voto se pierde en opciones minoritarias el señor Puigdemont y ERC volverán a ponerse de acuerdo para decirnos que vivimos en un régimen de «represión feroz»… claro, claro. Tan «feroz» que quienes dicen estas cosas ocupan los poderes públicos, recaudan impuestos y son los titulares de cuerpos policiales y de los servicios penitenciarios.

Sí, es urgente pasar página…

Nacho GARCÍA
Primer Secretari de la JSC Comarques Tarragonines

 


REDACCIÓ22 Maig, 2020
Maialen-Fernández-diputada-Cs.jpeg

El mundo está viviendo una situación desconocida, inmerso en una pandemia provocada por un virus del que todavía se desconocen realmente sus dimensiones, pero que ya ha provocado consecuencias dramáticas tanto en vidas humanas, como económicas y sociales. Y es aquí, en lo económico, en el que quiero centrar mi artículo.

En un momento de crecimiento económico cada vez más moderado como el que tenía España y sin obviar una deuda que superaba ya el 100 % del PIB, nos ha atrapado con un Gobierno formado por verdaderos ilustres de las matemáticas ficticias, de los cuentos de lechera y de promesas de dinero público cuyas mermadas arcas, no sostienen ya el elevado gasto público que estos dirigentes derrochadores pretenden que paguen nuestras quintas generaciones de tataranietos. Eso sí, mientras tanto, dilapidan el dinero de todos, ese dinero de todos los contribuyentes, pero que como dijo la Sra. Calvo: “El dinero público, no es de nadie”.

De momento, la liquidez no llega con suficiente fuerza a los autónomos, a las Pymes y al resto de empresas que son los verdaderos motores de la economía. Mientras muchos trabajadores que están en ERTE todavía no han podido cobrar su sueldo procedente del trabajo, el esfuerzo y la cotización, ahora el Gobierno les anuncia que, por falta de dinero, no se cobrarán hasta el 10 de junio y sin embargo, al mismo tiempo, el Sr. Iglesias se dedica a vender humo. ¿Y con qué dinero lo va a pagar?

El Gobierno ha incrementado el gasto público en altos cargos y asesores en un 46 % desde que está en la Moncloa

Conviene tener presente que estos cálculos son cuentos de lechera que no habrá quien pueda sufragar, puesto que la crisis arroja ya unas cifras de caída del PIB nunca vistas, destrucción masiva de puestos de trabajo y una recuperación en ¨L¨ que será larga y muy dura, mucho más que la crisis vivida desde el 2008 y con un alto coste social y económico.

Eso sí, en nuestro país tenemos al Sr. Garzón, Ministro de Consumo, diciendo que el Turismo es un sector de “bajo valor añadido”, sector que supone el 13% aproximadamente de nuestro PIB y por tanto, fundamental en la generación de riqueza y puestos de trabajo, algo que desgraciadamente muchos dirigentes hoy al frente de este Gobierno no saben ni por asomo, ni han experimentado lo que supone crear un negocio, ni por supuesto, el enorme esfuerzo que ello conlleva.

A su vez la Ministra de Trabajo, la Sra. Díaz, también de Podemos, sacando pecho de la cantidad de prestaciones sociales, más de 5 millones, que ha afrontado el SEPE (Servicio Público Estatal de Empleo) este mes de abril. Enorgullecerse de la cantidad de parados que tenemos en España, es burlarse de la sociedad. Los españoles agradeceríamos cifras de empleo, reducidos porcentajes de desempleo y aumento de cotizaciones sociales. ¿Hay una medida más social que tener a sus ciudadanos rozando el pleno empleo? ¡Qué falta nos harían los casi 700 millones de euros de los ERE de Andalucía!

 ¿Hay una medida más social que tener a sus ciudadanos rozando el pleno empleo? ¡Qué falta nos harían los casi 700 millones de euros de los ERE de Andalucía!

Mientras tanto, el Gobierno ha incrementado el gasto público en altos cargos y asesores en un 46 % desde que está en la Moncloa. Esto supone a las arcas públicas 75 millones de euros, sin contar las cotizaciones a la Seguridad Social. Pasamos de 13 ministerios con el anterior ejecutivo, a uno de coalición PSOE-Podemos de 23. Y a pesar de no poder dormir tranquilos, se crean a dedo, 26 Direcciones Grales, en medio de una debacle económica estratosférica.

A estas alturas, todavía hay que esperar de unos gobernantes como Podemos, que apoyen a nuestras empresas y que sepan que aplicar una fiscalidad basada en la bajada de impuestos, incentiva el consumo. La liquidez en el mercado atrae empresas y negocio extranjero y no todo lo contrario, pretendiendo ser el yugo de los que crean trabajo y generan riqueza.

Nuestros mayores nos enseñaron con su ejemplo el significado del esfuerzo y de ellos aprendimos el espíritu del sacrificio. Sin embargo, con la llegada de Podemos al panorama político y mucho más desde su entrada en las Instituciones, toda esta cultura del esfuerzo se ha roto en pedazos, queriendo imponer su ideología, a través de la inyección masiva de subvenciones con el dinero de todos solo para sus amiguetes, muchas de ellas opacas ó difícilmente controlables.

Maialen FERNÁNDEZ
Diputada de Ciutadans en el Parlament de Catalunya

PUBLICITAT




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES


Newsletter