Arxius de JAMES FONT | Diari La República Checa

REDACCIÓ18 Abril, 2019
CASADO_SANCHEZTGN-1280x960.jpg

Llegó Pablo Casado a Tarragona para operar de sexo político a Pedro Sánchez, que ha pasado del naranja al azul en menos tiempo que Kiko Rivera cambia de novia. Este Pedro Sánchez –planta digna del ya marchito jardín vertical de la ciudad –, no ha digerido nada bien la decisión de Rubén Viñuales de apartarle de la lista electoral de Ciutadans, de la nómina municipal, de las paguillas de organismos varios y del barniz purpúreo de concejal.

Pedro Sánchez, l’exregidor taronja fotografiant-se amb Casado

Y es que tiene razón Pedro Sánchez al indignarse por su condición de defenestrado después de haberse costeado una buena colección de trajes y corbatas para actos varios. ¿Cómo va a amortizar la inversión fuera del salón de Plenos?

Pero ahí entra el valor seguro no cotizable, Pablo Casado, para hacer economía de escala y dejarse “robar” un selfie por Pedro Sánchez, ese líder vecinal del submundo. ¿Se imaginan el morbo de Casado viendo a un “pedrosánchez” entregado a su imagen y semejanza?

¿Se imaginan el morbo de Casado viendo a un “pedrosánchez” entregado a su imagen y semejanza?

Mientras la derechita se intercambia saltimbanquis, a la izquierdorra se le viene abajo la erección electoral de las municipales, que anunciaba un orgasmo de los de enmarcar. Puede que sea por ese exceso de testosterona que Colau tantas veces repudia, o bien se debería a la incapacidad para tener sexo político sano, que tan habitualmente muestran los podemitas -salvo su pareja de referencia de Madrid- la cuestión es que, en Tarragona, en esta nueva ocasión electoral, tampoco van a dar la talla. Y aunque el tamaño no importa, fertilizar con suficientes votos la urna sí.

Tampoco pierden comba los hijos no reconocidos de lo que fue Convergencia. Por un lado, aparece “Centrats per Tarragona”: zurcido de retales de UDC y retales de Ara Tarragona, donde la aguja la pone Convergentes de Gordó y el hilo, Lliures de Fernández Teixidor. De todo eso sale un Prometeo electoral pírrico y pitorréico que encabeza un críptico Carlos Calderón.

David Varona és el cap de llista d”Ara Tarraco 5 estrelles’

Por otro lado, ‘Ara Tàrraco 5 Estrelles’: mezcolanza alquímica de las siglas Ara Tarragona con un grupo de jóvenes arribistas capitaneados por el joven arquitecto David Varona, independiente y libre de ligaduras… si exceptuamos que trabaja para el despacho Milá. Qué cosas, ¿eh?

Este grupo repentino y rocambolesco de 5 Estrellas más bien parece un sospechoso vientre de alquiler

Ara Reus es una formación municipalista de cierto éxito en Reus que, legítimamente, intentó clonarse en Tarragona mediante reproducción asistida y con un donante voluntario como fue Emili Rivelles. Sin embargo, lo de este grupo repentino y rocambolesco de 5 Estrellas más bien parece un sospechoso vientre de alquiler. Salir de la nada… o de un tentacular despacho de arquitectos con intereses tan privados como inescrutables, poco parece que tenga que ver con la preocupación por la ciudad y mucho con la de sus proyectos urbanísticos más libidinosos.

Me genera un serio desasosiego observar que las novedades de la semana surgen de las cloacas de la política, de sus tanatorios y de sus laboratorios más siniestros. No obstante, no duden que ahí estaré yo, James Font, para descubrirles la cara oculta de las cosas.

James FONT

 


REDACCIÓ8 Abril, 2019
en-tu-casa.jpg

Ver a Bertín Osborne recibiendo a políticos en su casa y haciendo cocinillas es una ventana perfecta para visualizar aquello que la calle percibe de su ‘casta política’. Pero vamos a situarnos en la hipótesis de que Bertín va invitando, sucesivamente, a nuestros alcaldables. ¿Cuál sería el resultado?

Descartados como invitados Laia Estrada (CUP) por razones obvias y Jose Luis Martin (PP) por soporífero, nos quedan los tres nombres que dan título a esta entrega de James Font.

Pau Ricomà, portaveu d’ERC

Pau Ricomà, de entrada, podría ser que rechazase la invitación por temor de ser contaminado de españolismo, carpetovetonismo, cutrismo, o cualquier otro ismo que no rime ideológicamente con independentismo. Sin embargo, si Ricomà no es un déspota, arrogante e insufrible intelectualoide besaesteladas, entonces sí aceptaría la invitación que el bueno de Bertín le cursase. Claro que en la mente del anfitrión osbornita no habría otra cosa que curiosidad frenológica como único motivo de recibir en su chalé al republicano, pero eso ya nos vale para la simulación.

Ricomà y Bertín no tendrían ninguna química entre ellos. Pero no por razones ideológicas -que también-, si no por una cuestión de empatía personal: ¿se imaginan a Ricomà explicando un chiste, o una anécdota graciosa o compadreando con su anfitrión? No. Todo en Ricomà es lacónico, grave y circunspecto. Sin duda, los televidentes llegarían a la conclusión de que el republicano sería el alcalde más aburrido que pudiese gobernar la ciudad. Un alcalde que no es simpático parece sospechoso de que no le gusta la gente y por eso no conecta con ella.

Dídac Nadal, portaveu del PDeCAT a Tarragona

Luego estaría Dídac Nadal. Sinceramente, no lo veo en el papel. A su padre sí, por descontado. El alcaldable hijo debería echar mano de alguna argucia para colar a su padre en la fiesta y, entonces sí, Bertin y Joan Miquel nos ofrecerían un capítulo de dos machotes que se las saben todas y tienen un punto en común, como que al vacileo no les gana nadie. Y allí, en medio de la cocina, haciendo de galopillo, andaría Nadal jr. Mal asunto para el “hereu”.

Rubén Viñuales, portaveu de Ciutadans a Tgna

El tercero en discordia sería Rubén Viñuales. Sin duda que se encontraría como pez en el agua, escuchando anécdotas de Bertín en sus encuentros con Rivera o Arrimadas, o exponiendo ambos su incompetencia en la cocina. Rubén sacaría mucho partido a su vocación paternal, compartida a la vez con su anfitrión, al mismo tiempo que se manejarían con habilidad poniendo distancia sobre la política sanchista, esa que tontorronea con el independentismo.

¡Ay! Pero Bertín es un veterano curtido en sacar más jugo que nadie de su casa-plató y le guardaría una sorpresa a Viñuales. De repente, sonaría el timbre de la puerta y aparecería un deslumbrante Ballesteros, con vestimenta casual, sonriente, chartreuse en mano y abrazo efusivo a Bertín. Ahí es donde Viñuales pondría cara de circunstancias mientras le endosa, como no, otro abrazo a Ballesteros. Y Bertín los masajearía televisivamente en la cocina, para acabar preguntándoles: ¿Y el pacto “pa” cuando? Y Viñuales se vería atrapado entre un Bertín gigante, las virutas de jamón ibérico y un Ballesteros maliciosamente regocijado. Un momento de toma pan y moja.

James FONT

 


REDACCIÓ26 Març, 2019
debat.jpg

Este lunes se produjo el primer debate de candidatos a la alcaldía de Tarragona, convocado por RNE y para toda la audiencia catalana. Sin duda, una buena gestión de los compañeros y compañeras de RNE en Tarragona por ser los primeros en conseguir un encuentro de este tipo.

Sin embargo, no estuvieron todos los que son. Faltaron Josep Félix Ballesteros, Losé Luís Martín y Pau Ricomà. En su lugar acudieron, respectivamente, Begoña Floria (PSC), Josep Acero (PP) i Jordi Fortuny (ERC).
En cambio, si estuvieron Rubén Viñuales (Cs), Dídac Nadal (Junts x Tarragona) y Laia Estrada (CUP). Con su asistencia en primera persona, los tres demostraron respeto por los electores y los oyentes.
Por lo que hace el debate en sí, ninguna gran sorpresa, pero sí algún detalle a comentar.

Rubén Viñuales, Ciutadans

RUBÉN VIÑUALES
Más contenido que en otras ocasiones e intentando abrirse paso entre las diferentes peleas de patio de colegio de primaria que protagonizaron algunos de los debatientes. Este formato a 6 no le beneficia, por cuanto parece que él sí ha hecho los deberes como candidato y tiene propuestas que presentar a la ciudad.
Viñuales intentó centrar sus intervenciones en el proyecto naranja para Tarragona y el desgaste, cansancio y desorientación del actual equipo de gobierno, pero no le acompañaron sus vecinos de oposición, que optaron por otros registros. Al final, acusó su soledad.

Dídac Nadal, candidat de Junts per Tarragona

DÍDAC NADAL
Todavía muy verde en esto del oficio del debate, no entró en juego en ningún momento y se fue empequeñeciendo a medida que avanzaba el tiempo microfónico.
Cuando anunció su candidatura a la alcaldía de Tarragona, algunos pudieron pensar que sería un Joan Miquel Nadal tuneado, pero no, él es auténtico. Lo malo es que su autenticidad no va aparejada a una brillantez y agilidad políticas, que se quedaron en la urna paterna.

Laia Estrada, CUP

LAIA ESTRADA
Intentó mostrar la hoja afilada de la CUP, pero no lo consiguió. Es más, Josep Acero la arrinconó en un momento del debate cuando le afeó que judicializasen la política a pesar del daño colateral que pudiesen causar a las familias de los afectados.
Da la impresión de que Estrada se crece cuando tiene delante al alcalde y se desdibuja cuando lo que le toca es marcar perfil propio. Le valdría aquello de que “contra Ballesteros vivo mejor”.

Bego Floria, PSC

BEGOÑA FLORIA

En estos menesteres del rifirrafe se encuentra en su salsa. Maneja bien los tiempos y sabe repartir juego y collejas a partes iguales. Sin embargo, no fue capaz de proyectar una imagen de Ballesteros aportando un proyecto renovado para Tarragona. Floria hizo lo que sabe hacer, pero evidenció una triste realidad: estaba más que justificada la ausencia del alcalde en el debate, pero Floria no pudo justificar la ausencia de un proyecto de ciudad. el de Ballesteros, que ya acumula más pasado que futuro.

Josep Acero

JOSEP ACERO
Acero es un duro contrincante y, con el tiempo, ha ganado en tablas y recursos dialécticos. Acorraló a Estrada y no se precipitó en su ataque/defensa, aunque abusa demasiado de un tono perdonavidas en su estilema.
José Luis Martín ya es el segundo embate que rehúye. Declinó acudir a enfrentarse a Ricomà en la cena que organiza Mediterránea y, ahora, tampoco acude al primer debate de alcance. Es la antítesis de Alejandro Fernández. Algunos en el PP se preguntarán si, de cara a estas próximas elecciones municipales, no hubiese sido mejor apostar por un candidato con más garra, como, por ejemplo, el mismo Acero.

Jordi Fortuny, ERC

JORDI FORTUNY
ERC, además de no llevar a su candidato Ricomà, optó por un discurso fofo y simplista en boca de un Fortuny muy desangelado. En ocasiones, parecía que estaba suplicando un pacto de gobierno con Ballesteros tras los próximos comicios municipales, otras, que lo suyo era la lírica.
En ningún momento dio sensación de situar a ERC como alternativa real de gobierno. Anduvo metiéndose en charcos durante, prácticamente, toda la tertulia y si dio algún pellizquito, fue para Nadal.

De este primer debate saldrían con aprobado alto: Viñuales y Acero. Aprobado raspado: Floria. Suspenso: Estrada y Nadal. Cero patatero: Fortuny.
Esto no ha sido todo, vendrá más.

James FONT

 


REDACCIÓ17 Març, 2019
ballesteros_3-1280x960.jpg

La lista electoral surgida de la operación triunfo de Ramón y Cajal es “ballesterismo” en crudo. Analicemos la nomenclatura electoral del alcalde para entender por qué son los que están y están los que son.

Sandra Ramos, Ballesteros i Pau Pérez

Sandra Ramos: la apuesta sucesoria del Partido
Curtida en cien contubernios internos del Partido, Ramos es nomenclatura pura y dura. Según su perfil público, trabaja en la URV, pero su sombra profesional es más alargada: Dieselr Tech S.L. de Lleida (empresa propiedad de la familia Griñó).  Sin embargo, tanta ocupación profesional no le ha impedido trepar en la organización hasta conseguir el favor de la asamblea local de un PSC trufado de militantes del “qué hay de lo mío”.

Bego al costat de Ivana i Nacho

Pau Pérez y Begoña Floria: funcionarios de la política
Pau Pérez es ya un clásico de Ballesteros. Traicionó a su amigo alcalde en plena crisis del caso Inipro, pero tiene demasiada “nitroglicerina” de trastienda municipal como para andar zarandeándole: “meillor non meneallo”, habrá pensado el alcalde.

Floria, en cambio, es quizás la mayor decepción de la política tarraconense en lo que llevamos de siglo XXI. Su cubicaje intelectual, su capacidad de trabajo y su instinto depredador la hacían una de las políticas llamadas a alcanzar altas cotas, pero su carácter borrascoso y su petulancia la han lastrado irremediablemente. Floria, tras jurar ante propios y extraños -y ante miembros de la oposición-, que no repetiría en la lista de Ballesteros porque ella debía ser la próxima cabeza de lista, ahí la vemos conformándose con un papel de reparto.

Berni Álvarez és un dels fitxatges estrella de Ballesteros

Berni Álvarez: ya era suficiente con Pepu Hernández
Cuando, desde el gobierno municipal, nos vendían que los Juegos Mediterráneos dejarían un legado intangible más allá de la Anilla, es porque ya pensaban en Berni Álvarez. Entrenador a ratos libres y excelente jugador de básquet, ya supo incrustarse a machamartillo en la nómina de los Juegos Mediterráneos, y ahora ha dado el siguiente paso lógico, pues todo el mundo sabe que Berni Álvarez nunca ha escondido sus firmes convicciones socialistas… aunque durante toda su vida las ha disimulado muy bien. Así es él de discreto.

El que lleva un cabreo “quepaqué” es Robert Hernández, que a pesar de correrse la cancha por Ballesteros de canasta a canasta, no le han dado ni las gracias.

Francesc Roca

Ana Santos y Francesc Roca: le cogieron el gusto al cargo
Roca ha sido el concejal al que le han allanado más el camino durante toda la legislatura. A pesar de que el mapa de calidad de los centros educativos de la ciudad es bastante mejorable y cada escuela e instituto se buscan la vida como pueden, este hombre ha caído de pie en el consistorio. Repite, principalmente, porque le ha pillado el gustillo a la poltrona, no porque su experiencia consistorial le haya aportado nada interesante más allá de la nómina municipal.

Santos, en cambio, le ha tocado un área muy compleja y que acostumbra a quemar a sus responsables políticos, como la de servicios sociales. Si ha salido indemne del trance no ha sido por su gestión, si no, más bien, por la incomprensible incompetencia política de la oposición en cuanto tal oposición y, además, por tener “padrinos” importantes dentro del PSC de Tarragona, a los que les interesa posicionar una persona que les tenga al corriente de los asuntos de la Plaça de la Font.

En cambio, la que se queda fuera de la lista y habría que preguntarse el porqué, es Rocío León. Vale que es de izquierdas hasta las trancas, pero… uy, sí claro, es eso… es de izquierdas y peleona y contestataria y no es amiga del Sr. Arzobispo. Mala cosa.

Cristina Berrio, presidenta de la FAVT

Cristina Berrio: los malditos ocho
Buen fichaje para ganar votos. Mal negocio para el movimiento vecinal. Pero lo más interesante de la posición de Berrio es que el que ocupa el número 9 en la lista, Nacho García, no pierde nada si se queda fuera del salón de plenos, pues volvería a ejercer de chambelán. Por lo tanto, la inclusión de la líder vecinal en el puesto 8 indica el pronóstico con el que trabaja Ballesteros: obtener ocho concejales. Nadie puede ser tan ingenuo para pensar que Berrio aceptaría un puesto para no salir elegida, pero, en cambio, el siguiente en la lista, es de usar y tirar, electoralmente hablando.

Esto no ha hecho más que empezar…

James FONT

 


REDACCIÓ20 Febrer, 2019
BALLESTEROS_POBÑETS-e1550699829147.jpg

Puede que las fiebres electorales generen alucinaciones políticas, puede que las ansias de ganar votos lleven a niveles insospechados de ingeniería propagandística, puede que alguien haya pensado que una mentira táctica era una buena estrategia, el caso es que esta semana ha empezado a circular el rumor de que el futuro ex alcalde de Vila-seca y también futuro ex presidente de la Diputación de Tarragona podía ser el fichaje estrella de Ballesteros para las próximas elecciones municipales.

L’alcalde Ballesteros i Josep Poblet

La noticia, dicha así de golpe, parece una fake news. Coja por donde se coja, la información no merece ninguna credibilidad. Pero alguien ha querido ponerla en circulación. Y no es lo mismo que se trate de una elucubración, que hablemos de una especulación. Sobre lo primero no hay más que dar carpetazo al asunto, pero lo segundo, la especulación acerca de una hipotética incorporación de Josep Poblet a la lista de Ballesteros a las municipales, abre algunas incógnitas, más allá de la veracidad real del rumor.

Que Poblet hace años acumula una lista inacabable de agravios hacia su formación política de origen es algo tan sabido como bien llevado por ambas partes. Que Poblet no le debe nada al clan Nadal, también es bien cierto. Que Poblet se siente muy lejano del actual relato de los herederos de Convergencia, ya se llamen éstos Pdecat, La Crida, Junts per Catalunya o como sea, lo compramos sin regateos. Que Poblet y Ballesteros comparten grandes espacios ideológicos y de escuela política, pues va a ser que sí. Que Poblet vaya a hacer tándem abracadabrante con Ballesteros, lo vemos inverosímil. Entonces, ¿por qué poner en circulación el rumor? Y todavía más inquietante, ¿a quién se pretende beneficiar o perjudicar con dicho rumor?

Señoras y señores, esto no ha hecho más que empezar…

James FONT

 


REDACCIÓ4 Febrer, 2019
didac2-e1549279865793.jpg

Hay que felicitar a Ángel Juárez i a ‘Paquito’ Ferreras por la cena que organizaron en el restaurante Sol Ric: fue un fiel reflejo de lo que es hoy la ciudad de Tarragona. Dos de los candidatos a la alcaldía estrenaban el serial de política de mantel blanco: Rubén Viñuales y Dídac Nadal.

Entre los asistentes, casi los mismos de siempre. Compañeros de viaje de ambos candidatos, colegas de Juárez, comisarios políticos de Ballesteros (Josep Maria Bonet y Santi Castellá), merodeadores como Josep Bertrán de Repsol, conspiradores como Mario Rigau o Ángel Martín de Sande y periodistas sospechosos habituales como Ricard Checa y Oliver Márquez. No sigo que me aburro.

Dídac Nadal i Rubén Viñuales sota l’atenta mirada de Castellà

Lo mejor de la noche lo obsequió Dídac Nadal. Seguramente, se ve tan perdedor en las próximas elecciones municipales, que no le importa soltar sus demonios personales más íntimos y quedarse a gusto. Algunas cosas de las que dijo no tienen desperdicio:

–          Lanzó un mensaje a los asistentes, la mayoría de ellos en fase “jubilata” o acercándose a ella, diciéndoles que lo que tienen que hacer es no ir a más cenas ni actos políticos porque las personas mayores deben dejar paso a los de su generación, esa generación de “mi papá lo arregla todo”. Por ello, recomiendo a Juárez que el próximo evento con los candidatos no sea una cena a 20 euros (cava incluido), si no un botellón.

–          Aseguró y confirmó que por encima de ideologías y de programas, su objetivo real, íntimo e intransferible, es desalojar a Ballesteros del sillón consistorial y que, si para ello debe facilitarle apoyo a un cientocincuentaycincoman como Viñuales, pues se hace y ya está.

–          Y soltó que el alcalde de Tarragona debería “apatrullar” la ciudad junto con la policía, para dar ejemplo. Si es que Ballesteros es un blandengue. Yo propondría que el próximo alcalde no solo “apatrulle” la ciudad, si no que sea un verdadero Marshall de Tarragona. Cuanto más grande la pistola, mejor. Y si se llama Chuck Norris, ya sería de lujo.

Els amfitrions amb els dos alcaldables

La verdad es que Nadal Jr. demostró que no tiene proyecto, ni programa, ni eso le importa un bledo… porque tiene apellido. El problema es que su padre fue, a la política municipal, una especie de huevo de Fabergé, mientras que Dídac “a prou feines” llega a huevo Kinder.

Rubén Viñuales se mostró bastante suelto durante casi todas sus intervenciones, pero una vez más le traicionó su bisoñez, cuando ya en los cafés e infusiones, se hizo el graciosillo imitando al alcalde. No tengo claro si para él la política es un compromiso en el tiempo o en el pasatiempo. También sacó a relucir Viñuales su cara más ácida y desafiante, encarándose con el Ricard Checa por una pregunta bastante tontorrona del periodista -todo sea dicho de paso-.

En definitiva, los dos candidatos se mostraron excesivamente acaramelados entre ellos y a los asistentes solamente les faltó pedir aquello de que se besen, que se besen…

James FONT

 

 


REDACCIÓ26 Desembre, 2018
ballesteros_castillo.jpg

Las quinielas sobre las próximas elecciones municipales ya se han puesto en marcha y los bolis no dan abasto para saber si será 1X2. No obstante, en los despachos del PSC ya se escucha ruido de sables. Lo que sabemos es lo que os explicamos.

Ballesteros y su guardia pretoriana, formada por Bonet, Bonet y Bonet – jefe de gabinete, confidente y ayuda de cámara –, trabajan sobre la hipótesis de que obtendrán 8 concejales en las próximas municipales. O sea, Ballesteros y siete más, como el cuento de Blancanieves. Eso significa que, del octavo puesto de la lista del PSC para abajo, el abismo es negro y profundo.

De los actuales concejales y concejalas de puño, rosa y tallo (con espinas), algunos están amortizados… y no lo saben: Josep Maria Milá, Ana Santos, Ivana Martínez. Uno más ha anunciado que se va: Javier Villamayor. Otro ha anunciado que quizás se va: Francesc Roca. Por último, está Don Pablo Pérez Herrero, que no quiere irse, pero, “alomojó”, se rumorea que le cursan visado hacia un destino institucional relacionado con el mundo empresarial.

Nos quedan Begoña Floria y Elvira Ferrando, ambas con bastantes números de ser agraciadas con dos puestos en la lista de Ballesteros, pero sin demasiadas alegrías… del 4 hacia abajo.

Los nombres que suenan para ocupar las plazas vacantes en la lista de Ballesteros son muchos, pero algunos llaman la atención. De los que suenan entre perfiles claramente de partido están: Santiago Castellá, Mireia López, Rocío León y Eloi Menasanch.

De los que suenan entre perfiles claramente de partido están: Santiago Castellá, Mireia López, Rocío León y Eloi Menasanch.

De los que saldrían de la pesca de Ballesteros entre independientes estarían dos personas relacionadas con los pasados Juegos Mediterráneos: Bito Fuster y/o Berni Álvarez; del mundo de la empresa, un alto cargo del sector petroquímico. Una joven periodista también estaría bien colocada en las apuestas. Otro nombre que suena con fuerza para una reentré con honores es Xavier Tarrés. Finalmente, el que se queda fuera de todas las quinielas es Carlos Castillo.

Queridos crapulines y crapulinas, aquí lo dejo. Si vais a ir por Transilvania, no dejéis de preguntar por mí.

Hasta la próxima.

Recuerden, me voy pero estaré atento

Conde Crápula

 


REDACCIÓ19 Desembre, 2018
ballesteros_vinuales.jpg

La firma del pacto entre Ballesteros y Viñuales a cuenta de los presupuestos del próximo año, con foto incluida, es toda una declaración de intenciones, más aún si cabe por el quiebro que ambos hacen a algunos protagonistas del actual gobierno municipal.

Lo que ha trascendido hasta ahora de la ‘cocina’ del pacto es que Pau Pérez se opuso al mismo, sobre todo a la sobreactuación que supuso hacerse una foto para la firma… ¡de la abstención de Ciutadans!

Y es que al que fuera todopoderoso factótum de las finanzas municipales no le salen últimamente los números políticos hasta el punto de que se especula con su salida del gobierno antes de las próximas elecciones municipales o, como mal menor, su no inclusión en la próxima lista electoral de Ballesteros.

Ciutadans s’ha convertit parella de pressupostos de Ballesteros


La traición de Pau Pérez al alcalde, dejándose manosear políticamente por sus socios del PP como eventual recambio de Ballesteros en el caso de que este dejase la alcaldía por fuerza mayor judicial, no ha hecho otra cosa que abrir más y más la brecha entre ambos antiguos socios de fatigas, Pérez y Ballesteros.

Hasta tal punto llegó el afán de Pau Pérez por evitar la foto de cartel del pacto que acudió a su enemigo íntimo Josep Maria Bonet para convencerle de que se debía parar como fuera la dichosa “foto de la firma”. Pero Ballesteros y Viñuales ni se inmutaron, ni prestaron la menor atención a esas llamadas de aviso.

Tampoco el despechado José Luis Martín pudo hacer otra cosa que achicar agua de su barca, pues la vía que se le ha abierto es de consideración. Nadie inteligente en la ciudad le da a Martín demasiadas expectativas en las próximas elecciones municipales, que, en el mejor de los escenarios, podrán ser las de jugar el papel de comodín.

Salvo descalabro electoral monumental, Ballesteros sabe que ha firmado una póliza de seguro que le permitirá alcanzar la jubilación con cierta tranquilidad, con la venia de algún sobresalto judicial. Mientras, Viñuales, ofrece su mejor perfil político como líder responsable para con su ciudad y con capacidad de entenderse con su supuesto rival, o sea, una jugada redonda.

Crapulines y crapulinas, no se me despisten, que la próxima semana les entrego las últimas anotaciones de mi diario, pues me marcho de vacaciones una temporada a Transilvania.

¡Prepárense para el retorno del implacable James Font!!!

2019 llegará con mucha fuerza!!!

Un abrazo del…

Conde Crápula

 


REDACCIÓ28 Novembre, 2018
ballesteros-1280x960.jpg

El alcalde Ballesteros ha ido mutando su avatar con el paso de los años. Inicialmente fue un alcaldable-misionero, entre 2003 y 2007, cuando ocupó la silla de jefe de la oposición; en aquellos años estaba convencido de que había sido llamado a una misión por su ciudad y se comportó con devoción hacia sus electores.

Desde que alcanzó la alcaldía en 2007 ha sido, principalmente, un alcalde-profeta, convencido de que su sola presencia en la alcaldía producía un efecto magnético con la realidad e hipnótico con los ciudadanos, que le seguirían allá donde les dijese, como, por ejemplo, a unos desastrosos Juegos Mediterráneos anti-Tarragona.

Finalmente, la etapa actual, la de alcalde-borbón, calidad que le hace llevar muy mal la tediosa cotidianeidad municipal y las permanentes problemáticas que incomodan su vida como monarca de la ciudad, incluidas las inducidas por jueces, fiscales y cuerpos de seguridad.

L’alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros

Al Ballesteros de hoy ya no le gusta gobernar la ciudad, lo que él quiere es reinar sobre todo. Y ya se sabe que los monarcas, cualquier cosa que no sea sucesión consanguínea, lo llevan muy mal. Fatal. Sus reacciones ante asuntos verdaderamente alarmantes han sido, habitualmente, como las que tendría cualquier monarca decadente: salvar las joyas de la corona. Díganme, si lo que se cuenta es cierto, cómo puede entenderse que el día que la Guardia Civil entró en las dependencias municipales del IMSS, el primer impulso del alcalde fuese deshacerse de su colección personal de objetos valuosos: sus joias de la corona. Nosatros no hacemos caso a los chismes, però es lo que ‘van diciendo por ahí.

Carlos Castillo, Javier Tarrés, Begoña Floria, Javier Villamayor…, todos ellos han estado, en un momento u otro, ungidos con el aceite de la sucesión a Ballesteros, ante la posibilidad de que el alcalde declinase o se reinventase políticamente.

Todos los nombrados han ido sucumbiendo a la longevidad institucional de Ballesteros y, después de las próximas elecciones municipales, ante la probabilidad de que se haga necesario nombrar sucesor o sucesora, Ballesteros mueve cansinamente una mano, apoyada en el reposabrazos de su trono, para indicar que no hay ni sucesor ni sucesora que valga, pues solamente él puede sucederse a sí mismo.

Esperemos que el espíritu republicano gane el favor de los electores y, urnas mediante, la ciudad viva una nueva etapa, empezando por derrocar capellas y capelladas. Y bien digo “derrocar”.

Crapulines y crapulinas, no se me despisten.

Un saludo

Conde Crápula

 


REDACCIÓ21 Novembre, 2018
enquesta2.jpg

Las direcciones locales del Partido Popular y del PDECAT ya manejan pronósticos para las próximas elecciones municipales de Tarragona. Pudieran ser sendas encuestas electorales encargadas con la máxima discreción y sigilo, o bien, estudios de extrapolación y ponderación estadísticas, cocinados por algún grupo de expertos. El caso es que estos dos partidos disponen de una primera referencia en cuanto a pronósticos electorales propios y ajenos.

Los resultados que arrojan dichos supuestos sondeos coinciden en que en las próximas elecciones municipales no se producirían grandes subidas y bajadas de voto, pero sí ciertos movimientos que abren nuevas opciones de pactos. Recordemos que las últimas elecciones municipales de 2015 arrojaron este resultado: ICV, 1; CUP, 2; PDECAT, 3; PP, 4; ERC, 4; Cs, 4; PSC, 9.

El pronóstico del que disponen algunos dirigentes locales del PP arrojaría el siguiente resultado:

ICV+Comuns+Podem, 1; CUP, 1/2; PDECAT, 2/3; PP, 4; ERC, 4/5; Cs, 4/5; PSC, 7/8.

Con estos resultados, serían posibles varias combinaciones de pacto con mayoría absoluta:

–          Mayoría socio-indepe (PSC+ERC+PDCAT) que se movería en la horquilla de 13 a 16 concejales.

–          Mayoría constitucionalista (PSC+Cs+PP) que estaría entre 15 y 17 concejales.

–          Mayoría tripartito (PSC+ERC+ICV….) que en el mejor resultado de dichas formaciones alcanzaría los 14 concejales.

Cualquier otra mayoría por combinación de pactos sería inviable política o matemáticamente, siempre según los pronósticos del PP. De las tres opciones, parece claro que la más asequible es la que sumarían las fuerzas constitucionalistas, no obstante, la mayoría del tripartito, si suma suficientes concejales, podría tener mucha chance.

El sondeo del PDECAT ofrece una prognosis diferente:

ICV+Comuns+Podem, 0/1; CUP, 0/1; PP, 1/2; PDECAT, 4/5; ERC, 4/5; Cs, 6/7; PSC 6/7.

Con estos resultados, el abanico de opciones es menor que en el anterior del PP. Veamos qué combinaciones podrían ser las más plausibles.

–          Mayoría socio-indepe (PSC+ERC+PDECAT) que se movería entre los 14 y los 17 concejales.

–          Mayoría constitucionalista (PSC+Cs+PP) que obtendría entre 13 y 16 concejales.

En lo que coinciden las dos propuestas de resultados electorales es que, en todos los casos, serían necesarios pactos a tres bandas para alcanzar una mayoría suficiente para ser absoluta. Otra coincidencia es que parece inviable una mayoría independentista en el ayuntamiento de Tarragona. Y una tercera coincidencia, que el único partido que se convierte en eje de rotación de cualquier pacto es el PSC, que está en todas las opciones de pacto de gobierno con mayoría absoluta. Conclusión: Ballesteros es eterno.

No se me despisten y estén atentos a la próxima entrega de mi diario.

Conde Cràpula

 




RCPRESS no es fa responsable de les opinions expressades pels usuaris i col·laboradors. El contingut d’aquestes són a títol personal de l’autor

NOTA LEGAL   |   POLITICA DE PRIVACITAT I COOKIES



Newsletter